Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 18:30

María Escario: “Estoy en el lado bueno de la estadística”

La SEN entrega sus premios e impulsa una red de puntos informativos en 32 hospitales

Lunes, 29 de octubre de 2012, a las 18:34

Sandra Melgarejo / Imagen: Adrián Conde. Madrid
El 29 de octubre ha sido el Día Mundial de Ictus, una fecha elegida por el Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología (SEN) para entregar los Premios Ictus Social 2012 y hacer “un homenaje a los enfermos, a sus familias y a los especialistas, que han avanzado muchísimo para que el ictus no sea sinónimo de mortalidad porque cada vez hay más personas curadas”, tal y como ha destacado el periodista Antonio San José, presentador del acto.

Los galardones de esta edición han recaído en la periodista María Escario, “por su valentía y fuerza frente a la enfermedad”, y en la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), “por la labor de difusión que realiza el colectivo periodístico y la rigurosidad e interés con el que realizan su trabajo, contribuyendo a mejorar la información que recibe la sociedad y ayudando a disminuir las consecuencias de esta enfermedad”.

 Antonio San José, María Escario, Jaime Masjuan, Elsa González, Javier Maldonado, Carmen Aleix y Ervigio Corral.

Tras recoger el premio, María Escario ha declarado que está “en el lado bueno de la estadística de esta patología” y que haber sufrido un ictus la “compromete mucho más con la sociedad”. “Si gracias a mi caso la gente puede desdramatizar la patología y puedo sensibilizar acerca de que el ictus se puede prevenir, ha valido la pena. Este es el premio más inesperado, pero el más bonito de mi vida”.

Por su parte, Elsa González, presidenta de FAPE, ha comentado que el galardón llega en “un momento difícil para el periodismo, en el que el paro y la precariedad dificultan el desarrollo profesional”, pero que es un reconocimiento que invita a los profesionales de la comunicación ha “superarse en el tono ético”.

A la izquierda, María Escario agradece el Premio Ictus Social 2012, junto a Antonio San José. A la derecha, Elsa González recoge el premio otorgado a la FAPE, al lado de Jaime Masjuan. Todos ellos llevan el lazo naranja, símbolo de la lucha contra el ictus que se ha empezado a utilizar por primera vez en el Día Mundial del Ictus de 2012.

La rapidez, clave para la atención al ictus

El principal objetivo del Día del Ictus ha sido incidir en la necesidad de llevar a cabo actividades preventivas, así como reconocer las señales de aviso de un posible ictus y la forma de actuar para evitarlo, una iniciativa especialmente relevante si se tiene en cuenta que uno de cada seis españoles sufrirá un ictus a lo largo de su vida, como ha recordado Jaime Masjuan, coordinador del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la SEN. El ictus es la segunda causa de muerte (primera entre las mujeres) y afecta cada año a entre 120.000 y 130.000 personas.

“Si un paciente que ha sufrido un ictus es atendido por un neurólogo en las primeras horas, la probabilidad de fallecer o quedar con una discapacidad grave se reduce a la mitad”, ha afirmado el coordinador del Grupo de Enfermedades Cerebrovasculares de la SEN. Masjuan ha lamentado que, aunque se ha aumentado el número de unidades de ictus en nuestro país de 30 en 2005 a las 46 que están funcionando en la actualidad, “todavía hay muchas zonas en las que no podemos ofrecer esta atención de excelencia”.

No obstante, Javier Maldonado, director gerente del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, ha asegurado que hay “fundadas razones para el optimismo, por los avances que ha habido en el tratamiento y en la prevención del ictus”. En concreto, la implantación del Código Ictus y del Plan Integral de Atención al Ictus de la Comunidad de Madrid ha favorecido que los pacientes tarden una media de 55 minutos en llegar al hospital desde que se inician los síntomas, según ha afirmado Ervigio Corral, subdirector general del Samur.

 El  Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid ha sido uno de los 32 centros que han participado en la red de puntos informativos de la SEN con motivo del Día del Ictus. Su personal ha realizado pruebas preventivas a las personas interesadas en conocer su salud cerebral, como el control de la presión arterial y de glucemia, y eco-doppler.

Por otro lado, Carmen Aleix, presidenta de la Federación Española de Pacientes y Familiares de Pacientes de Ictus, ha denunciado que, por causa de la crisis, “se han cerrado unidades de ictus y se ha dejado de proveer rehabilitación a los pacientes”. “Invertir en rehabilitación es mejorar la calidad de vida y disminuir el número de personas con discapacidad”, ha reivindicado.

Red de puntos informativos en 32 hospitales

Coincidiendo con este día conmemorativo, el Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la SEN también ha impulsado una red de puntos informativos en 32 hospitales de todo el territorio nacional, en los que se han realizado pruebas preventivas de ictus (presión arterial, glucemia y eco-Doppler) a unas 6.000 personas.

“Diversos estudios han demostrado que el exceso de glucosa en sangre conlleva un mayor riesgo de ictus. Además, el 70 por ciento de los casos de ictus se producen en pacientes con hipertensión arterial”, ha detallado Masjuan. El neurólogo ha indicado que casi el 10 por ciento de los ictus ocurren en personas de entre 30 y 55 años, porque “no son conscientes del estado de su salud cerebrovascular porque nunca se han tomado la tensión”.