Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

Los programas de cribado, eficaces para prevenir cánceres de mama invasivos

El estudio analizó explícitamente la asociación entre el cribado de detección del carcinoma ductal in situ y la posterior incidencia del cáncer de mama invasivo

Domingo, 06 de diciembre de 2015, a las 11:44
Redacción. Madrid
La detección y el tratamiento de una forma temprana de cáncer de mama previene el cáncer invasivo posterior, según un estudio dirigido por la Universidad Queen Mary de Londres (QMUL, por sus siglas en inglés), en Reino Unido. El debate público sobre el daño que genera la mamografía de cribado a través del sobrediagnóstico ha dado lugar a controversia sobre el valor de la detección y el tratamiento del carcinoma ductal in situ.

Stephen Duffy, de QMUL.

El carcinoma ductal in situ (CDIS) se describe como una forma muy precoz del cáncer de mama, en el que células cancerosas están presentes en los conductos lácteos, pero aún no han invadido el tejido circundante del seno. Alrededor de 4.800 personas son diagnosticadas con carcinoma ductal in situ en Reino Unido cada año y la principal forma de tratamiento es la cirugía seguida de radioterapia.

Una cuestión importante ha sido la medida en que el diagnóstico y el tratamiento del carcinoma ductal in situ pueden prevenir la aparición de cáncer de mama invasivo en el futuro. Los investigadores analizaron los datos de 5.243.658 mujeres de 50 a 64 años que fueron seleccionadas durante un periodo de cuatro años a través de 84 unidades de cribado en el Programa de Cribado de Mama en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte del Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) de Reino Unido.

Estos expertos encontraron que el aumento de la detección temprana de CDIS por cribado se asoció con una reducción en los cánceres invasivos que ocurren en el intervalo subsiguiente de tres años. En el 90 por ciento de las unidades de detección, por cada tres casos detectados mediante cribado de carcinoma ductal in situ, hubo un caso menos de cáncer invasivo en los tres años siguientes. Como el estudio se basa en datos a nivel de unidad de cribado, no puede dar una prueba definitiva del potencial progresivo o no de casos de CDIS individuales.

El investigador principal, el profesor Stephen Duffy, de QMUL, subraya que "ha habido controversia sobre si el carcinoma ductal in situ se convertirá en cáncer invasivo. Éste es el primer estudio realizado sobre el programa de cribado que sugiere que una proporción sustancial de CDIS se convertirá invasivo si no se trata y por lo que debe detectarse y tratarse pronto. Las personas pueden estar seguras de que la detección de carcinoma ductal in situ en el programa de cribado de mama está beneficiando a los pacientes".

El estudio, publicado en 'The Lancet Oncology', analizó explícitamente la asociación entre el cribado de detección del carcinoma ductal in situ y la posterior incidencia del cáncer de mama invasivo en el programa de cribado mamográfico del NHS. Los resultados sugieren que, en general, la detección y el tratamiento del CDIS vale la pena para prevenir la enfermedad invasiva subsiguiente.

Sin embargo, los autores señalan que no se puede saber a ciencia cierta cuál habría sido el resultado para cualquier mujer con CDIS si no se le hubiera tratado. La tasa media de CDIS detectada en el cribado fue de 1,6 por cada 1.000 mujeres evaluadas, mientras que la tasa media de cánceres invasivos posteriores dentro de los 36 meses de su último cribado fue de 2,9 por 1.000.

ENLACES RELACIONADOS:

El aceite de oliva, el ‘freno’ del cáncer de mama (03/12/15)