Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 17:00

La OMC insta a las administraciones a incluir el Paime en sus planes de seguridad del paciente

Entre el 10% y el 12% de los facultativos lo utiliza al menos una vez a lo largo de su vida

Viernes, 31 de octubre de 2014, a las 12:02
Redacción. Salamanca
El vicepresidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Serafín Romero, ha defendido la inclusión del Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (Paime) en la cartera de servicios sanitarios públicos y en las estrategias autonómicas dirigidas a la seguridad del paciente, según han informado fuentes de la institución.

El vicepresidente de la OMC.

Su reclamo ha tenido lugar durante una jornada celebrada en el Colegio de Médicos de Salamanca a partir del título Programa de Actualización en Medicina y Novedades Terapéuticas en nuestro medio sanitario.

La sesión, presentada por el presidente de la corporación salmantina, Manuel Gómez Benito, despertó interés entre los asistentes por su importancia para la salud del colectivo médico, como lo prueba que entre el 10 y el 12 por ciento de los médicos en ejercicio corran el riesgo de sufrir, a lo largo de su vida profesional, un trastorno mental o una adicción al alcohol y a otras drogas, como recordó el vicepresidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM).

De ahí la importancia de este programa asistencial, como recordó, “para superar, entre otros aspectos, las barreras que impiden al médico verse como paciente, facilitando el acceso a una atención sanitaria de calidad, específica y especializada”.

Romero centró la conferencia en las principales características del Paime, que, desde su creación en 1998, ha atendido cerca de 3.000 casos y que, como expuso, “representa uno de los ejemplos más claros del compromiso de una organización profesional con la profesión”, al mismo tiempo que lleva parejo un “importante componente de responsabilidad hacia la sociedad al asegurar la buena praxis profesional, la calidad y la seguridad en la asistencia”.

El Paime, gratuito para los médicos colegiados en ejercicio, “representa –añadió– una específica respuesta asistencial que no rompe la integridad del sistema sanitario”; es por ello que instó a que dicho programa sea entendido por todas las administraciones autonómicas “como algo suyo, independientemente del apoyo presupuestario al mismo que como administraciones les corresponde junto con el liderazgo de los colegios de médicos en su abordaje integral y gestión plena”.

Romero habló de la necesidad, en este sentido, de una actitud proactiva y de colaboración entre las administraciones sanitarias y los paimes colegiales, fundamental –como dijo– “tanto para la detección, diagnóstico, tratamiento y posterior seguimiento a la reincorporación laboral, una vez se produzca”. “El compromiso –remarcó– ha de ser pleno y transparente para que sea eficaz”. El Paime, recordó, “se financia por medio de los colegios de médicos, la Fundación para la Protección Social de la OMC y las administraciones sanitarias”.

Como indicó durante su intervención, “la experiencia de los colegios de médicos demuestra que una intervención a tiempo puede facilitar que el médico siga ejerciendo mientras recibe un tratamiento de estas características; de lo contrario, ante un problema de esta magnitud y sin la adecuada asistencia de especialistas en este terreno, la situación puede complicarse tanto para el profesional afectado como para los pacientes a los que atiende”.

Acuden por voluntad propia y espontánea

Con respecto a la vía de acceso al programa, explicó que la forma más usual de recurrir a este tipo de programas es de manera voluntaria espontánea, como así lo hicieron en 2012 el 65,9 de los afectados, mientras que el 27,1 por ciento lo hizo de forma voluntaria inducida, el 5,5 de manera confidencial, y el 1,5, tras una denuncia formal.

La salud mental deteriorada suele ser el motivo más frecuente por el que se ingresa en un programa de estas características, seguido de problemas de alcoholismo, drogas y patología dual. En este sentido, los especialistas que más han recurrido a este tipo de ayuda han sido los médicos de familia, seguidos de pediatras y anestesistas, según datos también correspondientes a 2012. Aunque en un principio abundaban más los varones como demandantes de estos servicios, el porcentaje de mujeres ha aumentado de forma paulatina.

ENLACES RELACIONADOS:

La presión asistencial lleva a 3.000 facultativos a pedir ayuda médica (2/05/2013)