Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 18:20

La Mancha Centro se incorpora a la historia clínica electrónica

Integra todos los datos clínicos y administrativos del paciente

Martes, 16 de octubre de 2012, a las 15:44

Redacción. Ciudad Real
El Hospital General La Mancha Centro de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), dependiente del Gobierno de Castilla-La Mancha, ha culminado la primera fase de implantación de Mambrino XXI, un sistema de información hospitalario basado en la historia clínica electrónica única del paciente que el Sescam está poniendo en marcha en todos los hospitales de nuestra región.

Enfermera consulta  el programa.

Una de las principales ventajas de Mambrino XXI es que se trata de un sistema de información más ágil y más completo de atención al paciente, dado que los procesos tanto de petición de las pruebas diagnósticas, como de recepción de los resultados se consiguen en un menor plazo de tiempo.

Esta mejora de la calidad asistencial es posible gracias a que en una sola aplicación (la historia clínica digital) están integrados todos los datos clínicos y administrativos del paciente, como por ejemplo, las pruebas que se le han realizado, tanto las de Laboratorio como las imágenes digitales obtenidas en Radiología. Esto posibilita un uso de la información más fluido entre los profesionales evitando demoras burocráticas o administrativas resultantes del manejo de la historia clínica en papel.

Además, Mambrino XXI supone un gran avance porque esa información estará en un futuro disponible para cualquier especialista de la región, independientemente del hospital o centro donde trabaje, lo que posibilitará realizar un mejor diagnóstico una vez conocidos los antecedentes. Del mismo modo, Mambrino XXI forma parte de una iniciativa más global emprendida por el Ministerio de Sanidad y Consumo que, junto con Castilla-La Mancha, Cataluña y Andalucía, liderará el proyecto epSOS (european patients Smart Open Services) que permitirá compartir esas bases de datos asistenciales, dando la posibilidad de que un paciente castellano-manchego pueda ser atendido en otra comunidad o país europeo con un acceso reglado del profesional a su historia clínica.