La información recibida se integrará en la base de datos Fedra



16 nov 2012. 11.31H
SE LEE EN 1 minuto

Redacción. Toledo
El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado la resolución de 19 de octubre, de la Secretaría General de Sanidad y Consumo, por la que se manifiesta el convenio en materia de farmacovigilancia con Castilla-La Mancha. El objetivo del documento es establecer las bases de colaboración entre la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) y la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales, a través de su centro de Farmacovigilancia.

Belén Crespo, directora de la Aemps, y el consejero José Ignacio Echániz.

De esta forma, el departamento que encabeza José Ignacio Echániz se compromete a mantener este programa de manera continuada mediante la actividad del Centro de Farmacovigilancia de la región, que se adecuará a las buenas prácticas del Sistema Español de Farmacovigilancia de medicamentos de uso humano.

La consejería distribuirá tarjetas amarillas empleadas para la notificación a los profesionales de las sospechas de reacción adversa de los medicamentos autorizados y mantendrá la confidencialidad tanto de los pacientes como de los sanitarios notificadores, garantizando la no duplicidad de las sospechas de reacciones adversas a medicamentos.
Además, el Centro de Farmacovigilancia integrará la información recibida, una vez evaluada y codificada, en la base de datos Fedra del sistema español.

Por su parte, la Aemps se compromete a coordinar la información proporcionada y a establecer las medidas tendentes a la gestión de los riesgos identificados, incluyendo la formación e información necesarias, con el fin de minimizarlos y prevenirlos.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.