16 nov 2018 | Actualizado: 00:00
Jueves, 04 de octubre de 2012, a las 18:29

Redacción. Tenerife
La consejería de Sanidad  ha afirmado que Canarias es la autonomía donde más ha descendido el gasto farmacéutico en 2012. La ha situado como la quinta comunidad con la receta más barata del país, según la nota de prensa. El gasto del Servicio Canario de la Salud (SCS) ha disminuido en los primeros ocho meses del año un 13 por ciento siendo el gasto medio por receta de 10,54 euros.

Brígida Mendoza, consejera de Sanidad.


Estos datos han situado a Canarias en la primera posición del ranking nacional en reducción del gasto en medicamentos. En el mes de agosto, la reducción del gasto farmacéutico del SCS fue el sexto mejor resultado a nivel nacional. Sin embargo, ha sido de las únicas cuatro comunidades que han conseguido situar el gasto por receta por debajo de los diez euros.

El SCS ha reducido el gasto farmacéutico durante los dos últimos años. Todo esto se debe a la aplicación de un conjunto de medidas para mejorar la calidad de preinscripción, el uso responsable de los medicamentos y la racionalización del gasto público en esta prestación. Para conseguir estos objetivos la Dirección General de Farmacia ha puesto a disposición cursos mensuales y sesiones clínicas en los centros de trabajo permitiendo a los expertos sanitarios una mejora profesional.

Además  se  ha añadido la implantación desde hace un año de la Receta Electrónica Continua Canaria (RECC) en todas las Áreas de Salud, que permite realizar planes de tratamiento para tres meses sin que caduque la prescripción. En la actualidad, el 83 por ciento de las prescripciones es a través de la receta electrónica. Este sistema evita que las personas acumulen medicamentos innecesarios en los domicilios.

Asimismo, para evitar el abandono de la medicación como consecuencia de la aplicación del copago sanitario que obliga a los pensionistas a abonar el 10% del precio de su medicación, la Consejería de Sanidad, en colaboración con los Colegios Oficiales de Farmacéuticos, está implementando un sistema que reconoce cuándo el paciente llega a su tope de aportación, en la mayoría de 8 euros, a partir del cual dejaría de abonar el porcentaje asignado en ese mes.