Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 11:15

La AECC solicita al servicio de salud que adelante a los 45 años las mamografías

La asociación afirma que 23% de las mujeres que lo padecen tienen entre 40 y 50 años

Lunes, 19 de octubre de 2015, a las 15:43
Redacción. Mérida
La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de Cáceres ha celebrado este lunes del Día contra el Cáncer de Mama en el que ha pedido que el programa de mamografías para la detección precoz de la enfermedad, que habitualmente lleva a cabo el Servicio Extremeño de Salud (SES) a mujeres con más de 50 años, se haga a partir de los 45 años.

Se trata de una consideración que ya se ha hecho llegar desde las asociaciones oncológicas a la Administración regional ya que, los últimos datos sobre la incidencia de este cáncer, apuntan a que el 23 por ciento de las mujeres que lo padecen tienen entre 40 y 50 años, por lo que la presidenta de la AECC de Cáceres, Carmen Romero, considera que es “una cifra importante” que debe llevar al estudio de rebajar la edad para entrar en el programa de detección precoz.

Romero, en un encuentro con medios de comunicación previo al acto institucional que ha tenido lugar en el Quiosco de la Música del Paseo de Cánovas de Cáceres, también ha hecho un llamamiento a las propias mujeres, ya que el año pasado el 29 por ciento de las extremeñas que fueron citadas para hacerse la mamografía preventiva no acudió a la cita.

No obstante, esto no quiere decir que ese porcentaje se quedara sin hacerse la prueba, ya que muchas de ellas podrían haber acudido a un servicio sanitario privado que no queda registrado en las cifra oficiales de la sanidad regional.

Lo que sí se sabe es que en 2014 en la provincia de Cáceres un total de 13.369 mujeres se sometieron al Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama (PDPCM), de las que 4.819 pertenecían al ámbito rural y 8.550 al urbano. Así, la participación conseguida fue del 71 por ciento con un total de 9.463 mamografías realizadas.

De esta cifra, a 334 mujeres, lo que supone el 3,6 por ciento, se les sometió a otro tipo de prueba complementaria y 55 de ellas fueron excluidas del programa por presentar patología mamaria que debía ser controlada por un especialista.