14 nov 2018 | Actualizado: 17:00

Hepatitis C: aprobado en terapias, suspenso en diagnósticos

Ya han sido tratados 40.000 pacientes de los 53.000 previstos para el primer trienio

Martes, 05 de abril de 2016, a las 18:29
Sandra Melgarejo. Madrid
Un año después de la puesta en marcha del Plan Estratégico para el abordaje de la hepatitis C en el Sistema Nacional de Salud (SNS), su comisión de seguimiento considera que el grado de cumplimiento es satisfactorio en cuanto a número de tratamientos, pero no tanto en otras líneas estratégicas, como diagnóstico y prevención. “En el primer año se han tratado 40.000 pacientes de los 53.000 previstos para el primer trienio, pero hay mucho por hacer respecto al control epidemiológico, la coordinación con Atención Primaria (AP) y la detección”, ha comentado Javier García Samaniego, hepatólogo del Hospital Carlos III de Madrid, durante una jornada formativa sobre la enfermedad organizada por Gilead.
 

Juan José Sánchez Ruano, Javier García Samaniego y Francisco Gea.

En este sentido, Juan José Sánchez Ruano, del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Virgen de la Salud de Toledo, ha indicado que la tasa de infradiagnóstico en nuestro país asciende a entre el 65 y el 75 por ciento. Así, una de las líneas estratégicas del plan es promover el diagnóstico en AP en todas las poblaciones de riesgo.
 
“La terapia con los nuevos antivirales de acción directa (AAD) en fases tempranas de la enfermedad obtiene unas tasas de curación de entre el 95 y el 100 por ciento. El tratamiento de la hepatitis C es una inversión para el sistema sanitario porque implica que no se incurre en costes futuros generados por complicaciones hepáticas”, ha afirmado Francisco Gea, del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid.  
 
13.000 euros por paciente tratado
 
Los especialistas han coincidido en que el tratamiento es “coste-beneficioso”. Como ha señalado Gea, “desde el punto de vista individual, la curación aumenta la calidad de vida y disminuye la mortalidad y la estigmatización del paciente, pero, además, desde una perspectiva colectiva, reduce el riesgo de diseminación de la enfermedad y los costes”.
 
Según García Samaniego, el tratamiento en España cuesta una media de 13.000 euros por paciente. “Es el más barato de Europa”, ha afirmado el hepatólogo, quien confía en que se universalice el acceso en 2017: “Estamos muy cerca de alcanzar la perfección terapéutica y parece posible tener un escenario libre de hepatitis C dentro de 10 o 15 años”.