Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00
Martes, 11 de septiembre de 2012, a las 01:02
LA MODIFICACIÓN DE LA DIRECTIVA DIVIDE A CONSERVADORES Y SOCIALISTAS
El Parlamento busca cómo evitar los trasplantes no altruistas
Los grupos mayoritarios están a favor de la donación voluntaria y no remunerada, aunque difieren en la fórmula para garantizarla en Europa

Javier Leo. Estrasburgo (Francia)
La diputada del Grupo de Conservadores y Reformistas europeos, Maria Yannakoudakis, ha presentado este martes en el Parlamento Europeo un informe acerca de la donación voluntaria, anónima y no remunerada de tejidos y células en la Unión Europea. En él, la parlamentaria británica solicita la modificación de la actual Directiva de trasplantes para que la compensación por las donaciones se limite a cubrir gastos derivados de la donación (viaje, pérdida de ingresos o costes médicos) y se eviten situaciones como la provocada en España por la empresa alemana DKMS y su “búsqueda” de donantes no altruistas en nuestro país.

El eurodiputado socialista Andrés Perelló.

El informe no tiene carácter vinculante y, tal y como comenta a Redacción Médica Andrés Perelló, eurodiputado del grupo socialista, “todavía tiene un largo recorrido por delante”. En cualquier caso, Perelló argumenta que su grupo está a favor de mantener la “gratuidad absoluta” de los trasplantes, aunque discrepa con la vía propuesta por los conservadores. “No vamos a revisar una directiva tan reciente como la de trasplantes, ya que eso conllevaría reabrir un debate ético que ya no está sobre la mesa”, sentencia Perelló.

“Creemos que, a pesar de que ahora se contemplen nuevos elementos susceptibles de trasplante como la sangre periférica, la actual directiva de trasplantes de órganos ya recoge la filosofía de gratuidad y anonimato que debe tener este acto, por lo que su modificación no es urgente. No queremos dar pábulo a nuevos debates sobre células madre”, afirma.

Mejorar la trazabilidad y la transparencia de las donaciones europeas

El informe presentado en el Parlamento Europeo también recoge otras recomendaciones a los Estados miembro, como la necesidad de un aumento del suministro de células espermáticas y de médula ósea mediante el intercambio de buenas prácticas entre países a través del proyecto Eurocet, así como la aplicación de normas comunes en los bancos públicos y privados de sangre de cordón umbilical que aseguren la máxima trazabilidad y transparencia en el sistema de donaciones.