12 nov 2018 | Actualizado: 18:50

El servicio de diálisis del Hospital de Mieres comenzará a funcionar en mayo

Han suscrito un pacto complementario al contrato de gestión

Viernes, 20 de marzo de 2015, a las 18:02
Redacción. Oviedo
El nuevo Hospital de Mieres, construido en Santullano, dispondrá del servicio de diálisis a lo largo del mes de mayo, una vez adjudicados e instalados los equipos. Previamente, a mediados de abril, comenzará la consulta de nefrología, según ha informado el gerente del Sespa, Tácito Suárez.

Suárez.

Los gerentes de las áreas sanitarias de Mieres, Ricardo Arbizu, y el valle del Nalón, Francisco del Busto, han suscrito este viernes un pacto complementario al contrato de gestión que firmaron con el Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) por el que se comprometen a cooperar en la atención nefrológica y la diálisis.

Esta puesta en marcha también supondrá el incremento de la plantilla con dos Nefrólogos, seis personas de enfermería y cuatro auxiliares, que se incorporarán al área de gestión clínica y que son necesarios para prestar el servicio de hemodiálisis.

Según han informado, la puesta en marcha de este servicio permitirá que una treintena de pacientes del área VII no tengan ya que desplazarse a Oviedo para recibir esta prestación.

Suárez ha explicado que este acuerdo complementa el firmado en julio del pasado año, que define las condiciones del trabajo en red para proporcionar a los ciudadanos las mejores prestaciones de salud, "con los recursos adecuados y en un entorno de calidad, seguridad, innovación y eficiencia". Y ha recordado que en el momento en que se firmó el convenio ya se apuntaba que la colaboración se extendería a aspectos relacionados con la urología, el servicio de prevención de riesgos laborales, la medicina preventiva y la cirugía de determinados cánceres ginecológicos y la nefrología.

Aparte del servicio de nefrología que se incorpora al acuerdo, las dos áreas sanitarias colaborarán en el campo de la endoscopia digestiva avanzada, bien a través de la formación o intercambio de conocimientos entre los profesionales, bien mediante el traslado de pacientes a una unidad concreta para realizar determinados procedimientos.

El acuerdo prevé al año en los dos hospitales unas 86 colonoscopias y 5 pruebas técnicas para eliminar divertículos, lo que supone una media de 1,75 procedimientos a la semana. En relación con la atención al paciente crítico, el pacto describe la cartera de servicios de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del área VIII (Langreo), a donde serán derivados los pacientes del área VII que, de acuerdo con el criterio médico, precisen ingresar en esta unidad y que se calcula ronden los 20 anuales.