Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05

El Ramón y Cajal incorpora un TAC de última generación para el Servicio de Urgencias

La reducción de contraste intravenoso también es un 40 por ciento menor

Sábado, 28 de noviembre de 2015, a las 16:45
Redacción. Madrid
El Hospital Universitario Ramón y Cajal acaba de incorporar a su cartera de servicios un TAC de 640 multicortes, que es el primero de estas características en las Urgencias de la red sanitaria pública española. Además, ha incorporado el primer mamógrafo digital 3D que utiliza la técnica de la tomosíntesis en la Comunidad de Madrid.

Equiza, gerente del hospital.

Ambos son equipos de última generación que suponen una gran revolución diagnóstica y terapéutica, pudiendo detectar lesiones en estudios muy tempranos con dosis de radiación más bajas. El TAC de 640 cortes por rotación ofrece los avances tecnológicos más nuevos, así como numerosas ventajas y beneficios, tanto para los profesionales como para los pacientes. La dosis de radiación es menor, se estima que más de un 85 por ciento, similar a la de una radiografía simple. Asimismo, la reducción de contraste intravenoso también es menor (un 40 por ciento).

Los diagnósticos se realizan más rápido y con mayor calidad en patologías urgentes como: traumatismos, hemorragias o dolencias cardiacas, pulmonares o neurológicas pudiendo detectar lesiones de muy pequeño tamaño y reduciendo el tiempo de estancia en las urgencias del hospital.

En el dolor torácico agudo permite descartar en muy pocos segundos patología cardiaca, tromboembolismos pulmonares y disecciones de aorta, reduciendo drásticamente el número de exploraciones invasivas como cateterismos cardiacos y vasculares con fines diagnósticos. Asimismo, permite realizar perfusiones cerebrales del órgano completo sin desplazar la camilla con la mínima dosis de contraste intravenoso y de radiación ionizante, lo que se traduce en una mejor calidad asistencial trasladada al paciente.

La tomosíntesis de mama es una nueva tecnología, basada en la mamografía digital, pero superior a ésta, que adquiere imágenes en los diferentes planos de la glándula mamaria y posteriormente los muestra en cortes de 1 milímetro. En la mamografía digital convencional -2D-, es difícil visualizar las lesiones debido a la superposición de tejidos y por la imposibilidad de distinguir entre el tejido mamario en los diferentes planos dentro de la mama. Por tanto, las imágenes 2D aparentemente normales pueden ocultar cánceres -falsos negativos-, o hacer que, las imágenes de tejido normal, puedan parecer patológicas, es decir, falsos positivos.

El tubo de rayos X se mueve en arco, adquiriendo una serie de imágenes en diferentes ángulos, abarcando todo el tejido mamario. Posteriormente se reconstruyen las imágenes en cortes de 1 milímetro. Dichos cortes de imagen son adquiridos en alta resolución y tienen una calidad algo inferior a la mamografía digital convencional, pero mejora la detección de lesiones en el interior del tejido mamario, de modo que haciendo uso de esta técnica junto con la proyección 2D, se obtienen mejores resultados.

Ventajas de la tomosíntesis

Existen varios estudios que muestran las múltiples ventajas de utilización de equipos de tomosíntesis cuyos resultados clínicos demuestran que se produce un incremento importante de la sensibilidad diagnóstica y una reducción muy importante de la tasa de rellamadas y pruebas complementarias.

Con esta tecnología se detectan un 40 por ciento más de cánceres de mama invasivos y se reducen los falsos positivos en un 15 por ciento. Asimismo, la localización de las lesiones mamarias en 3D facilitan la visión quirúrgica del equipo médico. También aumenta la tasa detección cáncer de mama, sobre todo en nódulos y distorsiones arquitecturales en un 35 por ciento. El paciente también sufre menos ansiedad y se disminuyen las ecografías de reevaluación siendo de gran utilidad en los Programas de cribado