Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45
Viernes, 08 de febrero de 2013, a las 17:36

Redacción. Santiago de Compostela
Los votos del PPdeG han servido para rechazar una iniciativa del BNG sobre la "universalidad y accesibilidad" de las prestaciones ortoprotésicas que pedía instar a la Xunta a "impugnar" el decreto que establece su copago y a impedir que los pacientes deban adelantar "el 100 por ciento" de su coste. No obstante, su portavoz en la materia, Miguel Santalices, ha asegurado que el Gobierno gallego está "trabajando" para intentar "reducir el impacto" de esta normativa estatal.

Miguel Ángel Santalices.

Su oposición a esta medida se materializó después de rechazar todas las iniciativas propuestas por PSdeG, AGE y BNG en comisión parlamentaria, cuatro de ellas relacionadas con el ámbito sanitario. Pretendían garantizar el carácter "público, universal y gratuito" de las prestaciones sanitaria y farmacéutica, a pedir la creación de un plan de atención al enfermo crónico y a dotar el Hospital de Lugo de distintos servicios.

En cuanto a las prótesis, Carlos Aymerich (BNG) ha advertido de que las familias con menos recursos sufrirán "dificultades" para hacer frente al pago de sus prótesis por adelantado, esperando "sin saber hasta cuándo" la devolución de su dinero. Con él ha coincidido Eva Solla (AGE), quien ha visto "en peligro" esta prestación y ha pedido que se "dé marcha atrás" en el cobro anticipado.

Al hilo de ello, Carmen Acuña (PSOE) ha alertado de que volverá la imagen del "mutilado en la esquina" o "con un carrito de madera", repitiendo una expresión utilizada por el nacionalista. "Su sensibilidad en este tema es la misma que tienen con los drogodependientes o el SIDA", ha espetado a los populares, y ha criticado que "la ministra confeti", Ana Mato, "entre obsequio y obsequio" de la trama Gürtel deje "sin prótesis" a quienes la necesitan.

No obstante, Santalices ha apelado a la "sensatez" de los parlamentarios para no "generar alarma", al tiempo que ha dejado claro que el citado real decreto sólo afecta a las prótesis ambulatorias y no a "marcapasos" o similares. Entre peticiones de dejar a un lado la "demagogia", Aymerich le ha advertido de que su voto en contra de esta proposición no de ley significará que apoya que la gente que necesite prótesis "no puede tener una vida normal".

Sanidad “pública, universal y gratuita”

Además, los votos del PP bastaron para rechazar otra iniciativa del diputado de la formación frentista, que contó con la adhesión del resto de fuerzas de la oposición, para reclamar que se garantice "el carácter público, también en la gestión, universal y gratuito de la prestación sanitaria" incluyendo "la prestación farmacéutica". Otro de sus objetivos era "paralizar los planes de extensión de las fórmulas de colaboración público-privada en la sanidad pública gallega".

Si bien Aymerich hizo hincapié en la importancia de lograr "unanimidad" en torno a esta propuesta para construir "un cordón sanitario" que proteja a esta comunidad de "la contagiosa ola privatizadora" de la sanidad "en beneficio de los negocietes de amigos del PP", Santalices ironizó con su pretensión de "eliminar el copago farmacéutico", vigente desde "los años 60" y al que ahora se ha añadido "un sistema solidario" para que los pensionistas paguen, pero "según su renta".

Asimismo, ha rebatido las críticas al sistema de colaboración público-privada alegando que la Ley General de Sanidad fija "la colaboración privada" y establece que la sanidad privada puede ser "complementaria" de la pública. Dicho esto, ha exigido al alcalde de Vigo, Abel Caballero, que "colabore" en vez de "entorpecer" la construcción de "la mayor infraestructura sanitaria de España", prevista bajo esta fórmula en la ciudad olívica.

Finalmente, tras escuchar al nacionalista ensalzar la sanidad pública, Santalices ha corroborado que él "sólo" puede "hablar bien" de este servicio, pero, en todo caso, ha advertido de que la deuda sanitaria "se acerca a la totalidad del PIB". "Esto merece una reflexión", ha añadido, en referencia a la "sostenibilidad" del derecho.

Ante ello, la diputada de AGE ha rechazado exponer "la sanidad y la salud de los gallegos" a "una lógica economicista". En paralelo, Carmen Acuña ha advertido de la "estrategia de trilero del PP de Galicia" para "privatizar" la sanidad de forma "sibilina". Y, sobre la deuda de la sanidad, ha replicado que se amortizaría más deprisa "si no se llevaran el dinero público corriendo a Bankia".

Enfermos crónicos

Otro punto en el que no ha habido acuerdo ha sido sobre la creación de un plan de atención al enfermo crónico, impulsado por la socialista y que contó, al igual que el resto de las iniciativas, con el respaldo de todas las fuerzas de la oposición.

Si bien Santalices y Acuña intentaron un acuerdo, finalmente éste no se produjo, según la diputada, por diferencias en "el concepto de gratuidad". En todo caso, el popular había asegurado durante el debate que la Xunta ya estaba trabajando en la redacción de este plan.

También había negado las denuncias tanto de Aymerich como de Acuña sobre pensionistas que no recogían los medicamentos por no tener dinero, a lo que Santalices pidió "ser más cautos" y calculó en poco más de tres euros el coste de los fármacos de una persona mayor polimedicada.

Al respecto, tras constatar que los crónicos son "los que más sufren el desmantelamiento" de la sanidad que está llevando a cabo el PP, debido a la retirada de diversas medicinas de la cartera pública y al "repago",  Eva Solla criticó también la "retahíla de pagos" que deben afrontar ahora los pensionistas, pese a que, en muchos casos, son "el sustento" de su familia.

Problemas con las agujas

Al hilo de la enfermedad crónica, Aymerich ha denunciado que las agujas que se facilitan a quienes padecen diabetes tienen "miles de quejas" porque provocan "dolor, hematomas y desgarros", además de que "rompen" con facilidad y liberan cantidades de insulina incorrectas.

Este extremo ha sido negado por la Xunta, que ha señalado que hay "muy pocas incidencias registradas" con estas agujas y ha apuntado que este producto se facilita en base a un procedimiento legal acompañado de un informe elaborado por profesionales del Sergas "en colaboración" con los pacientes.

Dotación del HULA

Finalmente, tampoco ha sido posible un acuerdo para dotar al HULA con una unidad de hemodinámica y servicios de radiología y medicina nuclear, como pedía la parlamentaria de AGE -con el apoyo de PSOE y BNG-, quien señaló que, pese a las "promesas" del presidente Feijóo, "no tienen dotación presupuestaria".

Amparó su petición en un informe de la Sociedad Española de Cardiología que detectó que la mortalidad en Lugo por "un infarto" es "el doble" que en otras zonas de Galicia que sí tienen unidad de hemodinámica. Y es que, como ha dicho, Lugo es la única provincia gallega que no cuenta con ese servicio, que supone un coste de "un millón de euros" que se "amortizaría" en dos años, toda vez que se destinan 500.000 euros anuales al transporte de sus usuarios.

El diputado del PP Jaime Íñiguez concordó con esta propuesta, sin embargo, un desacuerdo en torno a la denominación de la "unidad" o "sala" de hemodinámica frustró el acuerdo.

Puntos de encuentro

A mayores, en la comisión se ha debatido sobre la necesidad de que los puntos de encuentro familiares radiquen en unas dependencias adecuadas, tras denuncias de usuarios del centro ubicado en  A Coruña.
La parlamentaria del PP Marta Rodríguez Arias ha negado que no cumpla los requisitos fijados por ley y ha justificado el traslado de los usuarios durante un tiempo a otras instalaciones por la realización de "unas obras". A su juicio, esta opción era "mejor" que la de interrumpir el servicio.

Contando con el respaldo de AGE y BNG, el socialista José Luis Méndez ha cerrado el debate censurando la "nula sensibilidad social" de la Xunta, a la que "trae sin cuidado los problemas de débiles entre los débiles". "Quedan retratados", ha sentenciado.