Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 17:20

El HUC realiza el primer implante para reparar lesiones de cartílago en la rodilla

Se trata de una técnica en la que se utiliza el cartílago sano del paciente

Lunes, 28 de enero de 2013, a las 18:54

Redacción. Tenerife
Traumatólogos del Complejo Hospitalario Universitario de Canarias (HUC) realizaron el primer implante en Canarias de condrocitos autólogos caracterizados, ya que hasta la fecha los pacientes que lo precisaban eran trasladados a hospitales de referencia en territorio peninsular.

Ignacio López Puech, gerente del HUC.

El injerto de condrocitos autólogos fue presentado en 1994 en Suecia y desde entonces se ha convertido en una técnica reconocida y aceptada para el tratamiento y reparación de lesiones del cartílago en la rodilla, informa la Consejería de Sanidad en una nota.

Se trata de una técnica en la que se utiliza el cartílago sano del paciente para reparar el daño de las lesiones de cartílago en la rodilla, permitiendo una mejora sustancial de la movilidad y reduciendo el dolor

El tratamiento con condrocitos autólogos consiste en un procedimiento quirúrgico realizado en dos fases. El primer paso es obtener una biopsia de cartílago articular sano por medio de una artroscopia de rodilla nueve semanas antes del implante.

Esta biopsia se remite a un laboratorio localizado en Bélgica y mediante digestión enzimática se aíslan los condrocitos, se expanden en un cultivo 'in vitro', se caracterizan las células y posteriormente se formulan en una suspensión que puede llegar a contener unas 10.000 células por microlitro preparados ya para el implante.

En el segundo paso del procedimiento, los condrocitos cultivados se implantan por cirugía abierta en el paciente con el objetivo de que estas células sean capaces de reparar la lesión en el cartílago a través de la formación de cartílago funcional y duradero.

Lesiones graves

La indicación fundamental es en pacientes con edades inferiores a los 50 años y en lesiones grandes, que no se pueden tratar con la mosaicoplastia, con una superficie superior a los dos centímetros cuadrados y que no han mejorado con otras terapias clásicas.

Este primer paciente, operado por el equipo de Traumatología del HUC, ha evolucionado con éxito hasta el momento actual y sigue un programa personalizado de tratamiento rehabilitador.

Con la introducción de esta técnica, los pacientes canarios que lo necesiten disponen ya de un centro hospitalario donde se realiza esta técnica englobada en lo que se denomina terapia celular avanzada, no viéndose obligados en aquellos casos indicados a trasladarse fuera de la Comunidad Autónoma.