Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 18:10

El Hospital de La Candelaria prepara a los enfermos renales crónicos para recibir un tratamiento sustitutivo

Este tipo de consulta especializada trabaja con pacientes que requieren una revisión frecuente

Viernes, 28 de septiembre de 2012, a las 17:12

Redacción. Santa Cruz de Tenerife
La consulta de Enfermedad Renal Crónica Avanzada (ERCA) del Hospital Nuestra Señora de Candelaria (HUNSC) promueve una mayor implicación del paciente con fallo renal en la formación y en el autocuidado para que, a la hora de iniciar los tratamientos sustitutivos renales, pueda afrontarlo adecuadamente.

El equipo ofrece un abordarje multidisciplinar.

Inaugurada hace un año, la consulta de ERCA se encarga de tratar a pacientes cuya función renal se encuentra dañada, con una patología ya cronificada, por lo que requiere cuidados y vigilancia médica a lo largo de su vida.

Hasta el momento, se han atendido a 126 pacientes nuevos cuyos perfiles presentan, en su mayoría, diabetes e hipertensión arterial. La labor es estabilizar su patología y 'entrenarles' para un futuro tratamiento renal sustitutivo (TRS) como son la hemodiálisis, la diálisis peritoneal o el trasplante.

"Este tipo de consulta especializada trabaja con pacientes que requieren una revisión frecuente de su situación dependiendo del estadio en el que se encuentre, tras ser remitidos previamente por un nefrólogo", ha explicado la doctora María Adela Getino, una de las nefróloga encargadas.

"Una vez en la consulta de ERCA, el equipo -formado por dos nefrólogas y una enfermera- se centra en ofrecer un abordaje multidisciplinar que consiste en información completa sobre su proceso actual y técnicas existentes en el tratamiento renal sustitutivo para que pueda elegir el más conveniente", ha indicado la doctora Getino.
En la consulta también los forman en autocuidados, incidiendo en sus hábitos nutricionales y en la importancia del cumplimiento terapéutico, "para que de esta manera se retrase la progresión de la enfermedad renal crónica además de reducir su riesgo cardiovascular", ha agregado.

"La experiencia con pacientes con enfermedad renal crónica avanzada en esta consulta es positiva puesto que la atención personalizada de cada caso, trabajando siempre en equipo entre los facultativos, la enfermera, el paciente y su entorno familiar, da como resultado que éstos se involucren y participen de forma activa en el proceso de la enfermedad", ha apuntado la doctora Patricia García, la otra nefróloga.

La consulta de ERCA del servicio de Nefrología también incide en otros aspectos clínicos y asistenciales como la valoración nutricional y monitorización de la tensión arterial ambulatoria, las valoraciones de los accesos vasculares, los programas de vacunación y el protocolo de trasplante renal, completan un asesoramiento global.

Enfermería

El papel de la enfermería en la consulta es fundamental, puesto que informa en positivo al paciente sobre todos los aspectos de su patología y lo forma en autocuidados, especialmente en lo relacionado con la nutrición para hacerle partícipe de su evolución.

Además, lo controla y hace seguimiento de la información que el paciente asimila durante las consultas y ayuda en la toma de decisiones y en coordinar las citas sucesivas en consulta y las previas al inicio de un tratamiento renal sustitutivo.

La enfermera de la consulta, Esther Rodríguez, ha destacado que su labor "aporta a este tipo de pacientes con ERC una mayor proximidad con un apoyo biopsicosocial que se traduce en una mayor confianza con el enfermo y su familia, y un mejor uso de los recursos sanitarios".

Asimismo, la atención telefónica es una herramienta que permite una mejor facilidad en el acceso, evitando desplazamientos constantes del usuario al centro hospitalario.

Uno de cada diez españoles

Se calcula que un 10 por ciento de la población adulta española padece enfermedad renal crónica, una cifra que se incrementa hasta el 20 por ciento a partir de los 60 años, según indica la Sociedad Española de Nefrología.
Las estimaciones apuntan que, debido al envejecimiento progresivo de la sociedad y al incremento de factores de riesgo vascular como la obesidad, la diabetes y la hipertensión arterial, el número de personas con esta patología aumentará.

Conscientes de esta situación, los hospitales públicos del Sistema Nacional de Salud han incorporado a sus servicios de Nefrología consultas subespecializadas para abordar de manera integral la Enfermedad Renal Crónica Avanzada (ERCA), como es el caso de la del HUNSC.