18 dic 2018 | Actualizado: 12:30

El 12 por ciento de los enfermos coronarios tiene una oclusión crónica

El Hospital Universitario de Salamanca es pionero en incorporar las últimas técnicas

jue 16 abril 2015. 10.00H
Redacción. Madrid
La Sección de Hemodinámica del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario de Salamanca ha acogido recientemente una jornada de actualización en el tratamiento de lesiones y anatomías coronarias complejas. “En los últimos años ha habido un desarrollo muy marcado de nuevas herramientas para tratar la enfermedad coronaria compleja, situaciones que, sin esta tecnología, serían inabordables”, explica Javier Martín Moreiras, médico adjunto de la unidad y director de la reunión, organizada con la colaboración de Boston Scientific.

Javier Martín Moreiras.

Una decena de especialistas de nuestro país han analizado las técnicas que permiten recanalizar las oclusiones crónicas de las arterias coronarias. “El curso se ha dividido en tres bloques: uno sobre la situación actual y las novedades en la valoración por ecografía intracoronaria de lesiones complejas; otro sobre el estado actual de la rotaablación en las placas calcificadas; y un tercero sobre el tratamiento de las oclusiones coronarias crónicas”, detalla Martín Moreiras.

En concreto, hasta el 12 por ciento de las personas con enfermedad coronaria presenta una oclusión crónica. “Cada vez hay más evidencias de que la apertura de la arteria coronaria crónicamente ocluida es beneficiosa para el enfermo porque mejora su calidad de vida, sus síntomas, la función ventricular y su pronóstico”, indica el especialista.

Los últimos avances amplían el abanico de probabilidades de éxito en el tratamiento de estos pacientes, con distintas vías de abordaje, y consiguiendo tasas de éxito que alcanzan en manos expertas el 85 por ciento, actuando sobre casos que, en muchas ocasiones, no son solucionables de otra forma. El Servicio de Cardiología del Hospital Universitario de Salamanca es pionero en incorporar estas técnicas para el abordaje de las oclusiones coronarias coronarias, con más de 200 pacientes intervenidos, según afirma Martín Moreiras.