Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 17:30

El 12 de Octubre implanta un corazón artificial permanente en un paciente de 72 años

Este equipo proporciona más información sobre el funcionamiento del corazón

Domingo, 22 de noviembre de 2015, a las 11:41
Redacción. Madrid
El servicio de Cirugía Cardiaca del Hospital Universitario 12 de Octubre ha implantado con éxito un corazón artificial definitivo en un paciente de 72 años de edad. Este mismo equipo, dirigido por José María Cortina y Enrique Pérez de la Sota, ya colocó un sistema de asistencia ventricular izquierda permanente de flujo continuo en 2011, por el que este centro sanitario se convirtió en el primero de España en colocar un dispositivo HeartMate II.

Carmen Martínez de Pancorbo, gerente del hospital.

Este segundo implante de este tipo se ha realizado en un paciente diagnosticado de miocardiopatía isquémica que evoluciona favorablemente. Esta patología era consecuencia de dos infartos sufridos en 2008 y 2010, respectivamente.

En el primero de ellos se le colocó un stent coronario para resolver el problema y, en el segundo, un desfibrilador-resincronizador para mejorar la función contráctil del corazón pero su situación derivó en una insuficiencia cardiaca severa, no siendo candidato a trasplante, por lo que se decidió optar por el corazón artificial permanente.

El aparato implantado, de 280 gramos de peso, consiste en una bomba de flujo axial accionada de forma electromagnética y compuesta por un motor-bomba, cánulas de entrada y salida, y una unidad de control que el paciente lleva en el exterior de su cuerpo. La bomba impulsa la sangre desde el ápice del ventrículo izquierdo hasta la aorta. La turbina que contiene rota a una velocidad de entre 6.000 y 15.000 revoluciones por minuto y puede proporcionar hasta 10 litros de flujo continuo también por minuto.

La novedad de este dispositivo respecto al que se implantó en 2011 está en la unidad de control. En esta ocasión es más pequeña, menos pesada y proporciona más información sobre el funcionamiento del equipo, sin necesidad de conectarse a una pantalla independiente. Este nuevo mecanismo de control ofrece datos sobre los litros de sangre que bombea por minuto -flujo-, índice de pulsatilidad -cuánto contribuye el corazón del paciente al equipo-, energía que consume el rotor y revoluciones de la turbina.