21 nov 2018 | Actualizado: 19:20

Diego destaca la importancia de la formación continuada de los médicos cántabros

Buruaga subraya la “implicación y dedicación” de sus profesionales y el “sello de calidad” que lleva implícito su servicio

Lunes, 14 de mayo de 2012, a las 18:41

Redacción. Santander
El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ha inaugurado el XXXIV Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica (SEEP), que se ha desarrollado estos días en el Paraninfo de La Magdalena de Santander con la participación de cerca de medio centenar de especialistas en la materia.

Diego y Buruaga junto a los responsables de la SEEP.

Diego ha asegurado en su intervención que la Endocrinología Pediátrica, y en general todo aquello que afecta a los niños, es una especialidad de "alta sensibilidad social", al tiempo que ha destacado la importancia de organizar congresos como éste para que los profesionales compartan experiencias y conocimiento con el fin último de mejorar la prestación del servicio sanitario.

Asimismo, ha felicitado la decisión de la SEEP de organizar por segunda vez este congreso en Santander y ha agradecido especialmente el trabajo realizado para ello por parte de la directora de la Unidad de Endocrinología Pediátrica del Hospital Valdecilla, Cristina Luzuriaga.

Finalmente, ha deseado a los participantes una grata estancia en la región y les ha instado a que pongan en conocimiento de las administraciones las conclusiones que se extraigan de este foro para, entre todos, mejorar la sanidad cántabra y española.

Diego ha estado acompañado en el acto inaugural por la vicepresidenta y consejera de Sanidad y Servicios Sociales, María José Sáenz de Buruaga; el concejal de Familia del Ayuntamiento de Santander, Antonio González; el director del Hospital Valdecilla, César Pascual, y el presidente de la SEEP, Juan Pedro López, entre otros.

Por su parte, Sáenz de Buruaga ha valorado la trayectoria de la Unidad de Endocrinología Pediátrica de Valdecilla, que se caracteriza -ha dicho- por la "implicación y dedicación" de sus profesionales, y por el "sello de calidad" que lleva implícito su servicio. Para la consejera de Sanidad, "curar, cuidad, acompañar, educar e implicar" son los valores que deben primar en la práctica de esta especialización pediátrica y que en Cantabria están todos ellos garantizados.

Por último, y al igual que el presidente Diego, ha puesto el acento en la importancia de la formación continua de los profesionales sanitarios para mantener los niveles de calidad asistencial que en estos momentos se dan en Cantabria y en el conjunto de España en general, para lo cual congresos de este tipo son especialmente pertinentes.