La Revista

El psicólogo Pablo del Río explica cómo se pueden entrenar las emociones antes, durante y después de las competiciones

"Hay que paliar los efectos de los JJOO en la salud mental del deportista"
El medallista olímpico, Ray Zapata junto al psicólogo deportivo, Pablo del Río.


20 ago 2021. 16.55H
SE LEE EN 4 minutos
"Hay que incorporar el entrenamiento psicológico en el entrenamiento general, esto es, a la formación integral del deportista. Al deportista se le prepara estratégicamente de forma técnica y física, pero también hay que formarle, cuanto antes, en la parte psicológica", afirma Pablo del Río, psicólogo de la Unidad de Psicología de la Agencia Española de Protección de la Salud. Del Río trabaja en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Madrid, en el se encuentran los deportistas de alto nivel y rendimiento. Entre ellos, el gimnasta Ray Zapata, que ganó una medalla de plata en los pasados Juegos Olímpicos o la médica y atleta Marta Pérez, quien también ha participado en Tokio 2020. En total, Del Río sigue a 60 atletas de 13 disciplinas distintas.

Tal y como explica Del Río a Redacción Médica, los deportistas pueden solicitar acceder a los servicios de Psicología directamente o hacer la petición a través de un formulario.


Asesoramiento psicológico directo 


"Los servicios de Psicología del Deporte prestan atención al margen de lo que se haga bajo la institución pública" apunta Del Río. Al centro tan solo pueden acceder aquellos deportistas que cumplan ciertos requisitos, como ser deportistas de alto rendimiento. Además, el psicólogo atiende a todo tipo de deportistas a nivel privado o particular en su consulta. 

El entrenamiento psicológico se basa en enseñar a los deportista a controlar sus pensamientos, emociones y conductas; antes, durante y después del entrenamiento. "El primer paso para entrenar es incorporar al entrenamiento aquellas habilidades psicológicas que luego se deben de transferir a la competición", afirma Del Río.

El mismo señala que un programa de entrenamiento psicológico abarca aspectos desde el punto de vista formativo, orientativo y a efectos de evaluación, hasta un entrenamiento psicológico más específico de preparación. "Nosotros lo que tenemos que hacer con el deportista es formarle e informarle para que sepa e identifique la importancia de entrenamiento psicológico", expecifica.


Prepararación psicológica de un deportista profesional


La preparación de un deportista para la competición "no se hace en un año ni una temporada, sino que es una acumulación de horas de trabajo y de entrenamiento continuo; es un proceso largo y constante" señala Del Río. Antes de comenzar una temporada, se realiza una evaluación de la anterior para planificar una serie de objetivos tanto de forma física como psicológica.

El programa trata de reincorporar habitualmente la figura del entrenador y los objetivos, dentro de un programa de metas donde el deportista y el entrenador participan de forma directa. "En este punto de partida se comienzan con técnicas básicas, como la toma de conciencia, para que el deportista se conozca y tenga una idea de quién, cómo se comporta, como piensa, cómo maneja la información y cómo resuelve los problemas. "La preparación de la competición es un trabajo ya específico y al deportista se le enseñar a competir, a saber manejar la derrota y la victoria, y a sacar conclusiones que le permitan mejorar cada día". 


Presión por el deporte de alto nivel


La presión a la que están sometidos los deportistas durante una competición como los JJOO o un deporte de alto rendimiento es muy elevada. Además, esto aumenta "cuando un deportista tiene expectativas externas y está pensando en la prensa, en los demás o en lo que los demás piensan de él". También en "las expectativas de conseguir medallas", apunta Del Río. Además, explica que las redes sociales están haciendo un flaco a los psicólogos del deporte, puesto que los deportistas reciben información contradictoria.

Por último, Del Río puntualiza que hay que dar importancia a todo lo que esté relacionado con la salud, no solo al deportista sino a la persona. "Hay muchos casos en los que el deporte de alto nivel no es bueno para la salud. Por eso, nosotros tenemos que intentar paliar los efectos que tenga el deporte sobre la salud mental del deportista", añade. Es importante que el deportista tenga recursos desde el punto de vista psicológico "para enfrentarse a una competición y disminuir los efectos negativos que esta pueda tener sobre la salud mental", sentencia.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.