Tanto Enfermería como Familia están de acuerdo en replantear el modelo organizativo de las urgencias

Unión sanitaria para conseguir más RRHH en las urgencias 24 h de Madrid
Jorge Andrada, presidente del Colegio Oficial de Enfermería de Madrid, y Jesús Alonso Fernández, presidente de SEMG Madrid.


03 nov 2022. 18.50H
SE LEE EN 5 minutos
La apertura de los 80 Puntos de Atención Continuada (PAC) por parte de la Comunidad de Madrid ha dejado la misma sensación entre los profesionales de Enfermería y Medicina de Familia. Desde las organizaciones médicas y enfermeras han calificado de "debacle" esta reapertura de las urgencias extrahospitalarias sin un aumento de los recursos humanos "necesarios". Además, ambos colectivos los consideran "un riesgo para el paciente y el profesional". Por ello, reclaman una "paralización" de la reapertura, analizar con qué recursos se cuenta e ir "abriéndolos poco a poco" en base al número de profesionales disponibles.

 "La desorganización y el caos organizativo está teniendo una gran repercusión tanto para los profesionales sanitarios como para los usuarios", sostiene el Colegio Oficial de Enfermería de Madrid (Codem), quien califica de "desastre la puesta en marcha de los PAC sin un refuerzo en el número de profesionales que deben atender a la población". Según apuntan, ante la falta de voluntarios para cubrir todos los turnos y en todos los centros, "se está produciendo un acoso a las enfermeras para que acudan a prestar servicio".

Una situación que también comparten desde la filial madrileña de la Sociedad Española de Médicos Generales (SEMG Madrid). "Ahora mismo la sensación es preocupante, creemos que se han tomado decisiones precipitadas. Se ha puesto en marcha los PAC sin contar con los recursos adecuados y sin contar con los trabajadores. Algunos llevan muchos años trabajando en el mismo puesto y se les ha desplazado de forma repentina y, además, sin tener en cuenta las particularidades de cada jornada", detalla Jesús Alonso Fernández, presidente de SEMG Madrid. 

Para el facultativo, esto redunda en una peor la calidad asistencial: "Hay un riesgo para los pacientes porque no se sabe en qué PAC va a haber dotación completa de médico, enfermera y celador, y también es un riesgo para los sanitarios porque los pacientes pueden reaccionar mal contra ellos ante esta situación".

Por todo ello, las tres sociedades de Familia en Madrid (SEMG Madrid; la Sociedad Madrileña de Médicos de Atención Primaria, Semergen Madrid; y la Sociedad Madrileña de Medicina Familiar y Comunitaria, SoMaMFyC), han emitido un comunicado conjunto sobre las urgencias extrahospitalarias de Madrid donde exigen tener la titulación de la especialidad de Medicina de Familia y Comunitaria para poder pasar consulta junto con una paralización de la reapertura de los PAC hasta que se cuenten con los recursos necesarios. 

"Hay que ver qué recursos se disponen e ir abriendo los PAC de forma escalonada", detalla Alonso Fernández, quien augura nuevos comunicados conjuntos con un "tono más elevado" si la situación se sigue complicando: "Las tres sociedades debemos ir de la mano en esto, ya que perseguimos lo mismo: el bienestar de los profesionales".


Planificación escasa y acelerada

Mientras, el presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) en Madrid, David Palacios, ha recalcado que "las sociedades científicas estamos muy alineadas" en todo este tema. "Nos preocupa la escasa planificación y la ejecución acelerada de la reorganización de las urgencias extrahospitalarias", ha indicado en palabras a este diario.

"Esto afecta a los propios profesionales sanitarios, por las condiciones en las que tienen que ejercer, y a los pacientes, porque se ve mermada la calidad asistencial", sostiene. Además, asegura que desde Semergen echan en falta un "mayor consenso" en un asunto tan relevante como este, al mismo tiempo que ha recordado el objetivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de destinar el 25 por ciento del gasto sanitario a la Atención Primaria para dotarla de recursos, algo que, tal y como ha recalcado, "no sucede en ninguna comunidad científica".

Sin continuidad asistencial 


Por su parte, el Codem alerta a través de un comunicado que "no existe una continuidad asistencial de la atención sanitaria, y no se puede ofrecer a la población una atención de 24 horas sin aumento del número de enfermeras, pretendiendo utilizar solamente los recursos existentes en los SAR, a cuyos profesionales se les ha modificado radicalmente las condiciones laborales. Esta situación está teniendo múltiples consecuencias negativas (ansiedad, estrés…) por el empecinamiento político de abrir “a toda costa” los centros de 24 horas".

Según la organización enfermera, si bien los servicios de urgencias tienen como misión la prestación de la atención sanitaria urgente a las personas que la demanden, esta debe realizarse en el tiempo adecuado y con los recursos técnicos y humanos adecuados a la población asignada en aras de satisfacer las necesidades de los ciudadanos; cuestiones que actualmente "no están presentes, dado lo vivido estos días atrás en varios de los centros reabiertos, como así nos lo han trasladado un gran número de colegiados afectados".

Desde el Codem reclaman que se den todas las garantías para prestar una atención de calidad y en condiciones de seguridad para los profesionales y los ciudadanos, si no se quiere seguir asistiendo a situaciones que ya han desembocado en agresiones a quienes trabajan sin las condiciones adecuadas. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.