Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05
Autonomías > Cataluña

Datos en exclusiva: Comín bate récords de derivaciones al Hospital General

Los trabajadores del centro denuncian una mayor afluencia respecto a otros años debido a las derivaciones del Parc Taulí

Antoni Comín, consejero de Salud, durante una intervención en el Parlament.
Datos en exclusiva: Comín bate récords de derivaciones al Hospital General
Redacción
Miércoles, 18 de enero de 2017, a las 09:10
El “colapso” que sufren las Urgencias del Parc Taulí de Sabadell por la epidemia de gripe ha dado lugar un incremento inusual de pacientes en las Urgencias del Hospital General de Cataluña, en comparación al año anterior coincidiendo con la aparición del brote gripal. Durante el mes de diciembre se registró en las Urgencias del General de Cataluña “una afluencia de un 5 por ciento más de pacientes provenientes del Taulí”, según afirman a Redacción Médica fuentes profesionales del hospital.

“La semana pasada nos remitieron demasiados pacientes provenientes del Parc Taulí por la epidemia de gripe, muchos más si lo comparamos con las mismas fechas del año anterior”, afirman las citadas fuentes, que denuncian: “El pasado viernes, sin ir más lejos, el hospital estaba al cien por cien de capacidad y  tuvo que anunciar que no tenía más espacio disponible para acoger urgencias”.

El pasado mes de diciembre el Parc Taulí derivó a 119 pacientes al Hospital General de Cataluña y 66 al Hospital de Tarrasa para liberar la presión de trabajo que sufren en el citado servicio. Durante las dos primeras semanas de enero, la afluencia de pacientes no disminuyó y el hospital Taulí tuvo que volver a desviar otros 56 enfermos al General de Cataluña. De este modo, la "presión" no cesa sobre las Urgencias del Parc Taulí, que ahora incluso se traslada a otros hospitales. 

"La tendencia del mes de enero está siendo similar a la del mes de diciembre, porque el hospital ha tenido que abrir más camas y contratar personal extra”, concluyen.

El incremento de las derivaciones resulta especialmente llamativo si se tiene marcada la línea ideológica de distanciamiento a todo lo que tenga que ver con la concertación marcada por el consejero de Salud, Antoni Comín, desde su acceso al cargo. En ese sentido, Comín, que presume de haber roto los lazos del sistema público con este y otros centros de gestión privada, se ve ahora en la tesitura de tener que recurrir a ellos para que le saquen 'las castañas del fuego'. Tanto es así que, acuciado por la epidemia de gripe, ha alcanzado las cifras más altas de colaboración con un centro del que parecía renegar.