Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 17:50

La extraña gripe postorgásmica que afecta cada vez a más hombres

Un estudio determina que podrían existir muchos casos más de los que se conocen de esta enfermedad rara sin tratamiento

La enfermedad se desencadena justo después de la eyaculación.
La extraña gripe postorgásmica que afecta cada vez a más hombres
Redacción
Lunes, 04 de diciembre de 2017, a las 13:30
Desde que hace tres lustros se describiera por primera vez, el síndrome de enfermedad postorgásmica (POIS, en inglés) ha ido sumando cada vez más casos de hombres afectados por este extraño proceso gripal que se desencadena tras la eyaculación. Una cifra que va en aumento, según el último estudio publicado por la Universidad de Tulane, en Louisiana.

Entre los síntomas se incluyen la congestión nasal, la fiebre y el escozor de ojos; un cuadro similar al que presentan quienes padecen gripe, pero para el cual no se ha encontrado una relación clara con los cambios bruscos de temperatura o la humedad, sino que el único factor que parece provocar la enfermedad es la eyaculación.

Una enfermedad rara sin tratamiento

Los datos disponibles aún son tan escasos que el Instituto Nacional de Investigación de Enfermedades Raras de EEUU la incluye en su lista de patologías con poca incidencia poblacional y sin tratamiento efectivo hasta la fecha.

El problema para contabilizar realmente el número de afectados para esta institución es que el diagnóstico de esta enfermedad tradicionalmente no ha estado vinculado al sexo, sino a factores comunes para la gripe, como el frío o la humedad. Eso sí, hay casos más claros, como el de aquellos que presentan los síntomas inmediatamente después de eyacular.

Los últimos estudios sobre el POIS, que puede causar alteraciones en el estado de ánimo o irritabilidad, no son concluyentes, mientras que el único precedente es un experimento llevado a cabo en 2011 y en el que se le aplicó a 33 hombres su propio semen en el antebrazo. Y, aunque 29 de ellos manifestaron una reacción epidérmica, ni entonces ni posteriormente se ha encontrado un tratamiento efectivo contra la enfermedad.