Coronavirus | "Hay miedo e inseguridad de cometer errores de diagnóstico"

Jacobo Cabañas explica su experiencia tras unirse a la denominada "Macrounidad de Covid-19" del Ramón y Cajal

Coronavirus | "Hay miedo e inseguridad de cometer errores de diagnóstico"
sáb 11 abril 2020. 13.50H
Muchos facultativos se han visto en la obligación de modificar totalmente su rutina de trabajo y adaptarse a las nuevas unidades creadas para tratar en exclusiva a pacientes con coronavirus. Es lo que está viviendo Jacobo Cabañas, oncólogo quirúrgico y jefe de sección en el Hospital Ramón y Cajal, desde hace apenas una semana.

Jacobo confiesa que estaba preocupado antes de formar parte de uno de los equipos que forman la "MacroUnidad de Covid", en el que  está codo con codo con una nefróloga y varios pediatras. Sin embargo, ahora se encuentra "bastante satisfecho" y asegura que es "necesario echar una mano en esta situación tan compleja". "Hay miedo, sensación de inseguridad y sobre todo temor a hacerlo mal", describe Cabañas, "a
l final y al cabo médico eres, por lo que hay que estudiar y dedicar mucho tiempo a esto, porque nos piden que tratemos una patología que realmente no conocemos ni dominamos". 

"Es cierto que una vez que te pones en ello, es menos difícil de lo que parece inicialmente y en el fondo somos capaces de sacarlo adelante", explica este facultativo, "sobrellevarlo bien te da tranquilidad, porque lo que más te preocupa es no tratar bien al enfermo". Ante esto, reconoce que los pacientes "están bien tratados" y aunque "lo ideal es que cada uno tuviera un infectólogo o un neumólogo a pie de cama, no se puede ni pintar ni comprarlos. Podemos comprar respiradores pero no podemos comprar médicos".

Hay alrededor de 3-4 médicos por cada 12 pacientes


"Lo ideal es que cada paciente tuviera un infectólogo o un neumólogo a pie de cama, pero no hay. No se pueden ni pintar ni comprarlos"



"Ojalá tuviéramos más médicos", se lamenta Pedro, "pero es lo que hay ahora mismo". No obstante, alaba la formación de equipos que se ha llevado en este hospital madrileño, todos a cargo de "un infectólogo, un internista o un neumólogo y, a su vez, divididos en equipos pequeños con varios componentes".

De esta forma, explica, hay alrededor de 3-4 médicos por cada 12 pacientes y "aunque alguien tenga guardia o el día libre, permite repartir la carga de trabajo y sobre todo tener a mucha gente pensando. Además, al tener unos referentes, cualquier duda o pregunta o necesidad de formación se habla con ellos y se resuelve".

Y es que las actividades habituales del hospital se ha ido cerrando. "En mayor parte las consultas, aunque estamos intentando pasar consulta telefónica en la medida de lo posible para intentar no perder el seguimiento de los pacientes y sobre todo para detectar pacientes que puedan ser graves y que tengan que atenderse igualmente", explica Cabañas, "por ejemplo no estamos operando casi nada, la cirugía está reducida a los enfermos oncológicos que no pueden demorarse y a las urgencias".

Además, detalla que "el servicio de Neumología, Medicina Interna e Infecciosas no podrían llevar todos los pacientes de coronavirus -una parte muy grande del hospital-, además con una parte de los facultativos que están de baja".

Ante la falta de material que muchos profesionales sanitarios han denunciado, Jacobo Cabañas especifica que no tienen todo el que les gustaría porque se "ven necesitados de reutilizar material que en condiciones óptimas no reutilizarían", sin embargo aclara que "no están abandonados" ni tampoco tapándose "con bolsas de basura". Asegura que es importante "adaptarse a lo que hay porque nada en esta situación de epidemia es perfecto".

Consejos para compañeros en su misma situación


"Lo primero es estudiar", afirma categóricamente Jacobo, " y preguntar a aquellos que haya alrededor porque hay gente que es muy buena y está muy preparada".

"Que tengan confianza, que lo van a hacer bien. Si eres médico y pones interés lo vas a hacer bien, es importante no tener miedo", explica. A su vez, este oncólogo comparte de forma frecuente desde su perfil de Twitter diferentes recomendaciones para aquellos facultativos que se encuentran o se vayan a encontrar en su misma situación, es decir, que han cambiado de servicio totalmente y se van a enfrentar al coronavirus. Una ayuda que siempre se agradece en estos momentos tan complicados de sobrellevar por parte de los facultativos.







Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.