24 de junio de 2017 | Actualizado: Sábado a las 14:50
Empresas > Tecnología

Índice IFR, o cómo desterrar la adenosina y los 'stent' innecesarios

La nueva técnica, ya implantada en España, mejora costes y eficacia respecto a la más extendida, la FFR

Julio Mayol, Justin Davies, Javier Escaned, Carlos Macaya y Antonio Fernández Ortiz.
Índice IFR, o cómo desterrar la adenosina y los 'stent' innecesarios
Laura Díez
Joana Huertas
Jueves, 23 de marzo de 2017, a las 13:00
El Hospital Clínico San Carlos de Madrid ha presentado el estudio que ha llevado a cabo parte de su equipo de Cardiología para desvelar las ventajas de usar el índice IFR para medir las complicaciones que puede presentar un paciente con un estrechamiento en la aorta coronaria. 

Javier Escaned, jefe de Sección de Cardiología Intervencionista del Hospital Clínico San Carlos, ha presentado, junto al investigador de Cardiología del Imperial College de Londres, Justin Davies, los resultados del estudio de 2012 publicados en New England Journal of Medicine. En él, analizando el resultado en más de 4.000 pacientes de todo el mundo -49 centros de 19 países-, se ha constatado que el uso del índice IFR -traducido como cociente instantáneo de presión libre de ondas- logra reducir los costes de atención a un paciente y aumenta la eficacia de los tratamientos al afinar más aún cuál es el más conveniente. 

Los representantes del estudio y del centro hospitalario durante el acto de presentación

Los representantes del estudio y del centro hospitalario durante el acto de presentación.


Según ha explicado Escaned, la principal novedad de esta medición es que no necesita el uso de adenosina, el fármaco que hasta ahora sí se debe aplicar para hacer la medición a través del índice FFR -de flujo coronacio fraccional-. Esta sustancia en ocasiones está contraindicada y puede tener efectos secundarios, como presión en el pecho, asma o vómitos. De ahí que Davies se planteara cómo se podría lograr la medición de la presión arterial sin necesidad de administrar fármacos. 

Tan segura como la FFR

Los resultados, que coinciden con otro estudio similar realizado en Suecia, destacan que el índice IFR -medición que facilita Philips Volcano- ahorra tiempo -casi cinco minutos en la realización de la prueba, además delahorro en la elección del tratamiento o tecnología adecuada- y dinero, pues se puede valorar con mayor exactitud si la implantación de un stent es realmente necesaria o no. 

"La valoración con IFR es tan segura como con FFR, pero no necesita adenosina, lo que reduce efectos secundarios y también costes, por usar sólo los stents necesarios. Son técnicas que están cambiando el modo de valoración de las necesidades de los pacientes ante un estrechamiento arterial", ha asegurado Escaned. 
Julio Mayol y Carlos Macaya, director médico y Jefe de Cardiología del Hospital Clínico San Carlos

Julio Mayol y Carlos Macaya, director médico y Jefe de Cardiología del Hospital Clínico San Carlos. 


La importancia del estudio presentado radica en que forma parte de tres oleadas, pero mientras que antes se basaban en comparar datos y eran investigaciones previas, en este ha habido eventos clínicos, valorando los resultados en los pacientes, según ha recalcado Julio Mayol, director médico del centro. 

Su aplicación en España

Según ha explicado Carlos Macaya, jefe de Servicio de Cardiología del Hospital Clínico San Carlos, en España el uso de la técnica con FFR ha ido en aumento en los últimos años, de manera que se han contabilizado unas 3.000 al año.

La IFR, por su parte, se aplica en España desde 2013 en cerca de 80 centros diferentes. De hecho, este mismo jueves se ha hecho una demostración en el Clínico San Carlos de la mano de Philips, retransmitida a nivel mundial, sobre cómo se lleva a cabo la medición, una prueba en directo en la que se ha demostrado lo escasamente invasiva que resulta. 

Vista general de la sala desde donde se ha retransmitido la prueba realizada en directo a un paciente

Vista general de la sala desde donde se ha retransmitido la prueba realizada en directo a un paciente.