14 nov 2018 | Actualizado: 21:20

"Aplicar tecnología a los tratamientos renales es vital para los pacientes"

Un estudio elaborado por Fenin pone en valor a los 4 actores del SNS: pacientes, gestores, profesionales e industria

Juan Carlos Alcolea, presidente del Sector de Nefrología de Fenin y Director de Ventas de Fresenius Medical Care.
"Aplicar tecnología a los tratamientos renales es vital para los pacientes"
mar 10 abril 2018. 12.20H
Redacción
Este lunes tuvo lugar la presentación del estudio “Impacto de las Tecnologías Sanitarias Aplicadas a los Tratamientos de Diálisis en el SNS”, el cual “ha conseguido alinear transversalmente a los cuatro actores principales del sistema: pacientes, profesionales de la salud, gestores sanitarios y a la industria”. Este proyecto elaborado por Fenin ha contado además con la colaboración de la Sociedad Española de Nefrología (SEN); la Federación Nacional de Asociaciones para la lucha contra las Enfermedades del Riñón (Alcer); la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa); la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (Seden) y Ernst & Young. El mismo, según explica Juan Carlos Alcolea, presidente del  Sector de Nefrología de Fenin y Director de Ventas en Fresenius Medical Care, servirá para “incorporar las últimas tecnologías a los tratamientos de diálisis, mejorando así la calidad de vida de los pacientes renales, permitiéndoles poder dializarse en sus domicilios u hospitales”.

¿Por qué decidieron desde el Sector de Nefrología de Fenin iniciar el proyecto de impacto de las tecnologías sanitarias aplicadas a los tratamientos de diálisis en el Sistema Nacional de Salud?

Casualmente, la semana pasada, el pasado día 2 de abril se han cumplido 75 años desde que se hizo el primer tratamiento de hemodiálisis. Actualmente, en el mundo se dializan más de dos millones de pacientes, y en España, cerca de 30.000 reciben tratamiento de diálisis. Desde aquella primera diálisis hace ahora 75 años, afortunadamente y gracias a la investigación, se han desarrollado nuevos fármacos que han contribuido de una forma notable a la mejoría clínica de los pacientes. Pero donde sin ninguna duda ha habido una evolución constante ha sido en el campo tecnológico, donde con la aplicación de la última tecnología llevada a los tratamientos de diálisis, se ha permitido la incorporación de nuevas técnicas, como la hemodiafiltración en línea que reducen riesgos y mejoran la efectividad del tratamiento, lo que ha supuesto una mejora significativa del estado clínico del paciente, aumentando su calidad de vida y disminuyendo la mortalidad. Y no olvidemos que un paciente en ERC estadio 5 para mantenerse vivo sólo tiene dos posibilidades, la diálisis o el trasplante.

¿Existen cifras actuales del número de trasplantes renales que se han efectuado en los últimos tiempos? 

Año tras año, España lidera el ranking como el país que más trasplantes realiza del mundo. El pasado año, fueron más 5.200 trasplantes, de los que aproximadamente el 60 por ciento fueron renales. Tengamos en cuenta que en la mayoría de los casos, estos pacientes previamente estaban en tratamiento de diálisis. En función de la calidad de los tratamientos recibidos, los pacientes llegarán al trasplante en mejores o peores condiciones, de lo que en parte podría depender el éxito tras la intervención. Por todos estos motivos, decidimos trabajar en éste informe, con el objetivo de poner en valor las ventajas que aportan las últimas tecnologías a los tratamientos de diálisis.

"El proyecto es un ejemplo de colaboración que pocas veces estamos acostumbrados a encontrarnos"



¿Quiénes han sido los principales actores y artifices del estudio? 

Hemos decidido ser más ambiciosos e intentar incorporar al proyecto a la Sociedad Española de Nefrología (SEN), a la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) y a la Federación Nacional de Pacientes Renales (Alcer), además de contar con la participación de la Sociedad de Enfermería Nefrológica (Seden). Tengo que decir que desde que les contamos en qué consistía el proyecto y cuál era el objetivo marcado, de todas ellas recibimos un gran entusiasmo y desinteresada colaboración, lo que nos ha permitido superar el objetivo inicial.

¿Por qué es tan importante este proyecto? 

Creo que este proyecto es un ejemplo de colaboración que pocas veces estamos acostumbrados a encontramos, y que sin embargo, en mi opinión resulta imprescindible para asegurar el éxito. Además, es de destacar que este proyecto ha conseguido alinear transversalmente a los cuatro actores principales: pacientes, profesionales de la salud, gestores sanitarios y a la industria.

¿Cuáles serían las conclusiones del estudio?

Las conclusiones a las que todos hemos llegado, es que la incorporación de las últimas tecnologías a los tratamientos de diálisis, mejoran la calidad de vida de los pacientes renales, permitiéndoles poder dializarse en sus domicilios u hospitales, y sobre todo, mejorar su situación clínica, ya sea de forma indefinida o a la espera de un trasplante renal.

¿Qué ventajas aporta este estudio a los profesionales de la salud, así como a la administración? 

A los profesionales de la salud les permite aplicar el desarrollo de nuevos monitores de hemodiálisis, biosensores y software específicos. De este modo, pueden aplicar nuevas y personalizadas técnicas, así como individualizar y hacer los necesarios seguimientos y adecuaciones de los tratamientos, dentro de un marco seguro y de garantía. A los gestores y a la administración, disminuir costes directos e indirectos, al evitar o reducir el uso de determinados fármacos, o costes derivados del menor número de ingresos hospitalarios.

¿Qué destacaría de los últimos avances en la tecnología de estos tratamientos?

Me resulta difícil decir cuál destacaría, pero si tuviese que elegir uno, quizás por lo novedoso, por ser el último en incorporarse, destacaría los softwares que se están diseñando para Nefrología, totalmente integrados en el HIS del hospital, con los monitores de hemodiálisis y con los biosensores, lo que permite fácilmente gestionar gran cantidad de datos y hacer el seguimiento de los tratamientos de los pacientes, ya sea dentro del hospital o incluso en redes que conectan todos los hospitales integrados en el sistema de salud de una comunidad autónoma. Además, de las ventajas que aporta a la explotación de datos para la investigación, no nos olvidemos que ese almacenamiento de datos, será imprescindible dentro de pocos años para gestionarlo como Big Data, que por supuesto también ha llegado al campo de la Medicina.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.