Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Política Sanitaria > Sanidad hoy

España supera por primera vez la cifra de 5.000 trasplantes en un año

La Organización Nacional de Trasplantes presenta los datos de actividad de 2017 que apuntan a un nuevo récord mundial

Beatriz Domínguez-Gil, directora general de la Organización Nacional de Trasplantes.
España supera por primera vez la cifra de 5.000 trasplantes en un año
Carlos Corominas
Miguel Fernández de Vega
Jueves, 11 de enero de 2018, a las 11:50
España ha vuelto a batir un récord en la donación de órganos y consolida su liderazgo mundial en el ámbito de los trasplantes. Este jueves se ha presentado en el Ministerio de Sanidad el balance de la actividad de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) que recoge que en 2017 se han realizado 5.259 trasplantes, la primera vez que se supera la cifra de 5.000 trasplantes al año.
 
Esto ha sido posible gracias a que se ha alcanzado la cifra de 46,9 donantes por millón de personas, "más del doble que la media de los países europeos", según ha señalado la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat. Una cifra que mejora el hito ya conseguido el pasado año, cuando se llegó a 43,4 donantes por millón y 4.818 pacientes tratados. 

Domínguez-Gil. la ministra y el secretario general de Sanidad, Javier Castrodeza, posan tras la rueda de prensa.

Domínguez-Gil, la ministra Montserrat y el secretario general de Sanidad, Javier Castrodeza, posan tras la rueda de prensa.

La ministra ha puesto la vista en el año 2022 y en la estrategia denominada 50x22. Con este plan se pretende llegar a 50 donantes por millón de habitantes y a los 5.500 trasplantes en ese año. Según la ministra de Sanidad, aunque los datos son muy positivos, hay que seguir avanzando: "No nos conformamos porque queremos seguir trabajando en este buen hacer".
 
Para conseguir este objetivo, la directora  general de la ONT, Beatriz Domínguez-Gil, ha asegurado que su departamento está trabajando en consolidar estrategias de éxito como la de la donación de órganos de fallecidos por parada cardiorrespiratoria (asistolia). Un plan que se probó por primera vez como un proyecto piloto en el País Vasco en 2009 y que actualmente representa el 26 por ciento de la actividad de donación en España.
 
Otras de las estrategias que está explorando la ONT es la aplicación de nuevas técnicas de conservación de órganos para "conseguir un mayor número de órganos por donante" y lograr la donación de pacientes con hepatitis C, ha explicado Domínguez-Gil. Además, ha asegurado que ya están trabajando con los ministerios implicados en "conseguir este año la baja de donantes en vivo, equiparable a la baja por maternidad", una demanda que se ha popularizado en los últimos tiempos entre colectivos de pacientes y donantes. 

Cambios en los donantes
 
El perfil de los donantes de órganos ha dado un giro en los últimos 25 años. Si en 1992 la mayoría de los donantes (el 43 por ciento) eran víctimas de accidentes de tráfico, ahora solo representan el 4,2 por ciento. Paralelamente, ha crecido la donación de pacientes que han fallecido por un accidente cerebrovascular y ha pasado del 39 por ciento al 61,1 por ciento.
 
Además de ser una prueba de la "mejora de seguridad vial", como ha comentado Domínguez-Gil, este cambio en la tendencia también supone que se modifique el perfil de los donantes. Al reducirse los fallecidos por accidentes de tráfico también bajan las donaciones de personas jóvenes y aumentan los de las personas más mayores.

En 1992 las negativas familiares para donar eran el 27,6% y han caído hasta el 12,9% de 2017


 
Mientras que en el año 2000 los menores de 30 años representaban el 19,8 por ciento de los donantes, en 2017 apenas llegan al 4 por ciento. Paralelamente las personas entre 70 y 79 años han pasado de ser el 11,4 por ciento de los donantes al 21,9 por ciento. También se ha notado en los mayores de 80 años que a principios del milenio suponían el 0,9 por ciento del total de donantes y el 2017 eran el 8,9 por ciento.
 
Una situación que no implica que los pacientes reciban peores órganos. "Los órganos para donación están en perfectas condiciones", ha explicado Domínguez-Gil, que ha añadido: "Los pacientes más mayores reciben los órganos de los donantes más mayores".
 
Otro dato positivo que contribuye a los buenos datos es la reducción de las negativas de la familia a que un paciente recientemente fallecido done sus órganos. En 1992 estas negativas eran del 27,6 por ciento, mientras que el pasado año eran del 12,9 por ciento.
 
Toda una serie de factores que hacen de España el líder indiscutible en trasplantes en el mundo. La cifra de donantes por millón duplica a la media europea y se sitúa en 16 puntos por encima de Estados Unidos, con 30,8 donantes por millón y el segundo de la clasificación mundial. "Un paciente que necesita un trasplante tiene las mayores posibilidades del mundo para recibir el órgano que necesita", ha concluido Domínguez-Gil.

Lista de espera
 
Otro de los datos que ha mejorado este año respecto al anterior es el de la lista de espera para un trasplante. Aunque la directora de la ONT reconoce que es imposible que esta se elimine por completo, sí marca como objetivo seguir reduciéndola. El global se ha reducido de 5.480 personas a 4.896, mientras que ha aumentado ligeramente en el caso de los niños, de 58 a 74. 
  

Un momento de la rueda de prensa donde se han presentado los datos.

Un momento de la rueda de prensa donde se han presentado los datos.