Vacuna Covid-19: obesos e hipertensos apuntan a casos crónicos prioritarios

Los especialistas se inclinan por vacunar primero a los grupos de riesgo incluidos en la campaña de la gripe

De izquierda de derecha: José Ignacio Peis, José Manuel Ramos, Pilar Garrido (presidenta de Facme) y Carlos Jiménez.
Vacuna Covid-19: obesos e hipertensos apuntan a casos crónicos prioritarios
sáb 14 noviembre 2020. 16.50H
A medida que las vacunas contra el Covid-19 se materializan como una realidad, la carrera por establecer una estrategia de vacunación es más apremiante. Fernando Simón explicaba esta semana que habría un documento listo a partir del 23 de noviembre, en cuya elaboración participarían las administraciones sanitarias y las sociedades científicas. Estas últimas parecen tener claro en qué población hay que centrarse en un primer momento.

Los acuerdos a los que el Gobierno ha llegado (dentro de convenios más grandes en el marco de la Comisión Europea) con distintas farmacéuticas harán posible que las primeras dosis de las distintas vacunas lleguen entre finales de este año y principios del próximo. Solo habrá que esperar al visto bueno de las autoridades europeas para comenzar a vacunar pero, al ser una cantidad limitada de dosis la que arribará primero a nuestro país, primero hay que determinar qué personas son las prioritarias a la hora de inmunizarse.

DIRECTO | Siga aquí la actualidad sobre el coronavirus

Los especialistas tienen claro que personas mayores y personal sanitario debe priorizarse y recibir la vacuna primero. No obstante, hay dos grupos poblacionales que se han visto especialmente afectados por la infección por coronavirus SARS-CoV-2 y los médicos consultados por Redacción Médica creen que también deben figurar entre los primeros: hipertensos y personas con obesidad.

“Inicialmente, mayores de 65 años y personal sanitario”, opina José Ignacio Peis, médico de Familia y coordinador del Grupo de Trabajo de Actividades Preventivas y Salud Pública de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen).

En segundo lugar, “personas de riesgo”. Y entre ellos, los hipertensos, “porque son muy susceptibles a las complicaciones del Covid”. Similar consideración hace José Manuel Ramos, coordinador del Grupo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). “El sobrepeso se ha visto que es un factor de riesgo para que el coronavirus vaya a peor”.

Vacuna del Covid: urgente en personas mayores en residencias


Ramos hace una consideración previa: la prioridad absoluta para la vacunación deben ser las personas mayores que se encuentran en instituciones sociosanitarias, ya que se encuentran en una situación epidemiológicamente más vulnerable, como se vio en la primera ola del virus y se ha comenzado a ver en esta segunda.


Facme: "Es crucial la participación precoz de las sociedades científicas en las evaluaciones y análisis que lleven a la selección de grupos prioritarios"


En cuanto al personal sanitario, el internista solo hace una consideración: que se vacunen primero aquellos que estén en contacto directo con el paciente, pero se tenga en cuenta también que el trabajador de una institución sanitaria está en riesgo por el nivel de circulación del virus.

Más allá de estas consideraciones, el siguiente personal de riesgo que debe tenerse en cuenta a la hora de priorizar coincide, indica José Ignacio Peis, con el incluido en las recomendaciones de la campaña de vacunación de la gripe de este año.

Así, se incorporarían a esta estrategia aquellos menores de 65 años con diabetes, obesidad mórbida, enfermedad renal crónica, hemoglobinopatías, hemofilia, enfermedad hepática crónica, enfermedades neuromusculares graves, inmunosupresión, cáncer, celíacos, pacientes con enfermedad inflamatoria crónica o trastornos como el síndrome de Down y demencias, embarazadas o personas institucionalizadas de manera prolongada, así como personas que conviven en el hogar con alguno de los anteriores,  trabajadores de instituciones penitenciarias, protección civil o fuerzas y cuerpos de seguridad del estado.

Por su parte Carlos A. Jiménez Ruiz, presidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), considera que una vez esté disponible la vacuna y se desmuestre su eficacia, los primeros grupos que deberían vacunarse son los profesionales sanitarios y las personas de 65 o más años de edad, así como aquellos pacientes con patologías crónicas

Todo esto "sin olvidar que hay grupos que son claves en un momento de pandemia, como las fuerzas del orden o las personas que suministran alimentos". Para ellos también pide que se valore vacunarlos. 


Estrategia de vacunación contra el Covid


En la futura estrategia de vacunación común participan no solo autoridades sanitarias, sino que el Ministerio ha querido contar con la voz de los profesionales. Así, han sido llamadas varias sociedades científicas (de Atención Primaria, Enfermedades Infecciosas, Enfermería, etc.).

La Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (Facme) valora muy positivamente que se haya incluido a los médicos dentro del grupo que estudie y valore qué grupos poblacionales serán prioritarios a la hora de administrarles la vacuna contra el coronavirus.

De hecho, tal y como pone de manifiesto la organización a este medio, Facme tiene constituidos diversos grupos de trabajo para interactuar sociedades científico-médicas y Administraciones Públicas y uno de ellos es de vacunas contra el SARS-CoV-2.

“Los grupos de trabajo de Facme están abiertos a la participación de todas las sociedades federadas aunque, lógicamente, las competencias e intereses específicos de cada sociedad llevan a que no todos los grupos tengan representación de todas las sociedades. Pero los trabajos e informaciones generadas por cada grupo son de Facme y para todas las sociedades, estén o no en el grupo”, explican a este medio.

Primaria, Pediatría e Infecciosas, ‘voces’ clave en estos trabajos


En el caso del grupo de vacunas, la participación es amplia, como especifica la organización. En él participan sociedades que se identifican directamente con el tema, como Medicina Preventiva e Infecciosas y Microbiología Clínica; o sociedades con un amplio conocimiento y experiencia en estrategias de vacunación (como Primaria o Pediatría). Asimismo, las entidades implicadas en el conocimiento científico de las vacunas en sí (como Inmunología o Farmacología Clínica) también tienen ‘voz’ en este tipo grupos de trabajos a la hora de identificar qué grupos son prioritarios para la vacunación en la organización de la estrategia.

“Para nosotros es crucial la participación precoz del conjunto de las sociedades científicas en las evaluaciones y análisis que lleven a las decisiones, como por ejemplo, la selección de grupos prioritarios para la vacunación”.

En este sentido, Facme pone en valor “la transparencia y la participación de las sociedades desde el principio” para una buena transmisión de la información puntual y correcta a los médicos de todas las especialidades, así como para facilitar la implicación de los médicos en una estrategia de vacunación y de comunicación conjunta.


Aportación valiosa de todas las sociedades científicas


Sobre la participación de las sociedades en esta estrategia, el internista José Manuel Ramos hace una puntualización: si bien su especialidad no tiene que ver con la vacunación, sí conoce bien el paciente con Covid-19, por lo que su aportación es valiosa.

Lo mismo ocurre con otras sociedades, por lo que, si bien pudiera ser “con opinión, es decir, con voz pero sin voto”, la todas deberían participar de una u otra manera en este punto.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.