Unai Sordo: "No deben referirse a Sanidad como un 'Ministerio María'"

El secretario general de CCOO concede una entrevista a Redacción Médica donde detalla las reivindicaciones del sindicato

Unai Sordo, secretario general de CCOO
Unai Sordo: "No deben referirse a Sanidad como un 'Ministerio María'"
jue 14 noviembre 2019. 18.40H
El secretario general de Comisiones Obreras (CCOO), Unai Sordo Calvo, concede una entrevista a Redacción Médica donde reivindica que "hace falta recuperar los niveles de inversión que necesita nuestra sanidad" y "reducir el gasto farmacéutico sin deteriorar el acceso a la salud de la ciudadanía". Como prioridad para los profesionales sanitarios a los que defiende, establece la recuperación del poder adquisitivo así como una reclasificación y recualificación profesional. 

Además, considera que los líderes políticos deberían tratar con un mayor respeto la gestión del Ministerio de Sanidad durante las negociaciones para conformar un gobierno de coalición. "Sería bueno pedir a los políticos que nunca se refieran a un Ministerio, y menos al de Sanidad, como un 'Ministerio María' a la hora de establecer las negociaciones porque genera esa sensación de malestar entre los profesionales del sector", argumenta. 

En su opinión, ¿cuál es la situación actual de la sanidad española?

Tenemos una sanidad que, pese al efecto de los recortes que ha habido en la gestión que se hizo de la crisis económica, es un buen sistema sanitario, muy valorado por la ciudadanía. Somos el segundo país del mundo con mayor esperanza de vida y, con toda seguridad, la sanidad pública tiene mucho que ver en eso, pese a que la reducción del gasto en sanidad ha bajado al 5,9 por ciento del PIB. Tenemos una sanidad con una cartera de servicios que, prácticamente, afecta al conjunto de la población.

Comentaba usted esa posición favorable del país en distintas clasificaciones mundiales, ¿en qué se podría mejorar?

Hace falta recuperar los niveles de inversión que necesita nuestra sanidad. Comisiones Obreras ha valorado que tendríamos que subir de ese 5,9 por ciento al 7,2 por ciento del PIB, mejorando el conjunto de nuestro sistema sanitario y, de una forma especial, la Atención Primaria.

Una de las mejoras que necesitamos es de la de Atención Primaria, de todo lo relacionado con la cultura de la salud, la educación para la salud. Tenemos un sistema muy hospitalcentrista, por decirlo de alguna manera. Hay también cuestiones de eficacia que se podrían mejorar, tenemos demasiado gasto farmacéutico y seguro que se pueden tomar medidas para reducirlo sin deteriorar el acceso a la salud de la ciudadanía.

Por último, creo que es necesario el reconocimiento y la actualización de las competencias, que están anquilosadas en el tiempo y es necesario para mejorar nuestro sistema de sanidad.

Unai Sordo,  secretario general de CCOO, considera una "prioridad" que los profesionales sanitarios recuperen su poder adquisitivo

¿Cree que los profesionales sanitarios se han podido sentir maltratados al sentirse 'moneda de cambio' en las negociaciones para conformar un gobierno?

Han podido sentir que, en general, la sanidad no era una prioridad política en el país desde hace bastantes legislaturas.

Los propios Ministerios de Sanidad, muchas veces, no han estado muy dotados económicamente, ha habido cambios recurrentes a la cabeza de los mismos y rotación de ministros y ministras. Sería bueno pedir a los políticos que nunca se refieran a un Ministerio, y menos al de Sanidad, como un "Ministerio María" a la hora de establecer las negociaciones porque genera esa sensación de malestar entre los profesionales del sector.

Los médicos se han manifestado en numerosas ocasiones en los últimos años, ¿considera que la política española está reconociendo su labor?

Las médicas y los médicos españoles, si me apuras, son más reconocidos fuera de España que en nuestro propio país. Hay un desempeño muy profesional y muy cualificado de la Medicina en España, es una de las grandes explicaciones a por qué con una reducción tan importante del gasto público en sanidad el servicio ha seguido. Se ha deteriorado, pero se ha mantenido en unos índices muy aceptados por la ciudadanía y creo que es necesario reconocer a los profesionales de la salud, sí.

Una de sus principales reivindicaciones es recuperar los salarios que perdieron durante la crisis. ¿Cree que están bien retribuidos los profesionales de la sanidad española?

Los profesionales de la sanidad todavía no han recuperado lo que les fue arrebatado en la crisis y, por tanto, esa es la prioridad ahora mismo. Recuperar esos incrementos salariales, que además en sectores con unos niveles retributivos altos porcentualmente supuso una merma
importante en sus salarios líquidos a fin de mes.

Por otro lado, junto con la recuperación salarial, es necesario el proceso de reconocimiento de las competencias y las cualificaciones porque los profesionales sanitarios tienen unos niveles de formación permanente muy importantes en nuestro país. Son reivindicaciones laborales de primer orden, la salarial y la autonomía para poder realizar un trabajo en función de unas competencias adquiridas en procesos de formación permanentes.

Los médicos piden un sueldo base de 4.500 euros y en Enfermería asciende a 2.500En su opinión, ¿cuánto deberían cobrar estos profesionales para que su nivel de responsabilidad estuviese acorde con sus salarios?

Lo que deben cobrar es lo que marcan los acuerdos que hemos suscrito y que terminan en el año 2020. Debería suponer la recuperación de lo que les fue arrebatado en la crisis. Son profesiones altamente cualificadas, de muchísimo impacto y de muchísima importancia social; por tanto, tienen que estar bien retribuidas.

¿Cree que hay buen diálogo entre los sindicatos que representan a los profesionales sanitarios y el Gobierno?

Ha sido escaso. La verdad es que, últimamente, los gobiernos -y este no ha sido una excepción-, se han caracterizado más que por dialogar por monologar en el ámbito sanitario, no ha habido un buen nivel de diálogo permanente con el Ministerio de Sanidad.

El máximo representante de CCOO considera "escaso" el diálogo que ha tenido el Ministerio de Sanidad con los sindicatos


Entre los propios sindicatos que conforman las negociaciones con el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, así como con el Ministerio de Función Pública, ¿cuál es la relación entre los distintos sindicatos?

La relación es la normal dentro de un sistema democrático donde hay un nivel de corporativización importante en estos sectores. Para Comisiones Obreras es muy importante la defensa de las condiciones laborales de todos los profesionales de la salud, pero esta defensa de sus condiciones laborales debe ser compatible con la defensa sin ambages de un sistema público de sanidad de cobertura universal. Este ámbito sociopolítico junto con el laboral es una forma inherente de Comisiones Obreras de entender nuestra acción en la sanidad.

Sé que es un sector con amplias partes corporativizadas y, lógicamente, en función de cómo votan los trabajadores y de las decisiones democráticas, tenemos las relaciones más cordiales y más normalizadas que podemos, a veces con acuerdos, a veces con menos acuerdos. En todo caso, estamos intentando dignificar la profesión, recuperar los derechos arrebatados y fortalecer una pata esencial del modelo de bienestar.

Me comenta que existe un nivel de corporatividad bastante importante dentro del sector. ¿Es más difícil llegar a acuerdos con sindicatos profesionales como CESM o Satse?

El problema es que la corporativización en sectores tan importantes como la sanidad puede acabar derivando en que se pierda la perspectiva de la importancia social que tiene el sistema público de salud y que se puedan acabar formulando reivindicaciones que casi compitan entre sí.

Lo que corresponde es poner en valor el conjunto de las profesiones del ámbito sanitario, hacer compatibles las reivindicaciones, y procesos de deliberación en las plantillas y entre los sindicatos. La corporativización es un riesgo en el futuro porque conlleva que, muchas veces, puede establecerse una competencia entre colectivos por acceder a recursos finitos en vez de tratar de hacer un proceso de deliberación de los planteamientos reivindicativos del conjunto de las plantillas, teniendo en cuenta la enorme diversidad de profesiones que hay en el ámbito sanitario. 

Hay absoluta compatibilidad entre la defensa profesional, de los derechos laborales de los trabajadores y de las trabajadoras con la defensa incondicional del sistema público de salud.

Los acuerdos que se firmaron con el Gobierno contemplan una subida salarial a partir del 1 de enero que, de momento, está en el aire. ¿Confían en que se va a cumplir ese acuerdo y se van a hacer efectivos los incrementos previstos para el 2020?

Esa es la exigencia de Comisiones Obreras. Es verdad que en esta situación política hacer afirmaciones categóricas es un riesgo, pero desde luego, la voluntad de Comisiones Obreras es que se cumpla lo pactado, que se abra a partir del año que viene una nueva mesa porque habrá que abordar y afinar algunas de las cuestiones que han quedado pendientes en las negociaciones.

Para CCOO, ese "recuperar lo arrebatado" que hemos situado de eslogan es una condición absolutamente prioritaria. Esperemos que, más allá de las condicionalidades que había sobre la evolución del propio PIB, en el caso de que no se cumpliera alguno de esos requisitos, se establezca un nuevo marco de negociación para recuperar esos salarios y esos derechos arrebatados. Insisto, en esta situación de interinidad política es difícil afirmar nada pero lo que sí se puede afirmar es que Comisiones Obreras va a ser categórica en la reivindicación.

Comisiones Obreras ha puesto sobre la mesa la necesidad de una nueva reclasificación y recualificación profesional en sanidad, ¿a qué se debe esa necesidad? 

Hay categorías que están desfasadas, tiene que ver con la persistencia de una disposición transitoria tercera del Estatuto Básico del Empleado Público. Hay disfunciones con las tareas que hoy se realizan en una sanidad moderna como la española y habría que adecuar una serie de grupos profesionales.

Una de las mayores lacras que tiene la sanidad es el aumento de las agresiones contra los profesionales durante los últimos años. Desde los distintos colectivos proponen medidas como endurecer las penas contra los agresores o incluso un carné por puntos para los reincidentes. ¿Qué medidas plantean desde el sindicato para combatir esta lacra?

Se está realizando un estudio bastante exhaustivo en todas las comunidades para que se tenga que informar de cualquier tipo de agresión o de problema, no solo los que se comunican a la policía, sino dentro de los propios centros de salud. Creo que hace falta educación cívica con estas cuestiones.

Hay que tratar de reducir de una forma importante las listas de espera porque en parte tienen que ver con algunas de las peores reacciones de los pacientes. Evidentemente no tiene disculpa ningún tipo de comportamiento así, pero a veces se dan en ese marco de las listas de espera y de pérdida de paciencia.

De alguna manera hay que consolidar que cualquier atentado contra los profesionales de la sanidad debe equipararse a un atentado contra la autoridad y no a un juicio de faltas o de agresiones leves, sino darle importancia porque son sectores muy expuestos a posibles altercados.

"Hay que reducir de una forma importante las listas de espera porque tienen que ver con algunas de las peores reacciones de los pacientes"



Otro de los problemas graves que tiene el Sistema Nacional de Salud es la fuga de batas blancas, ¿qué proponen para frenar este éxodo de profesionales?

Por un lado, a partir de la recuperación salarial. Por otro, consolidar el desarrollo de carreras profesionales, el reconocimiento y actualización de las competencias, con los muchísimos espacios de formación a los que acceden los profesionales de la salud.

También mediante un nivel de autonomía en su trabajo, que motiva para tratar de hacer mejor las cosas y para que ese gran valor de nuestro país, las profesiones sanitarias, no tengan que buscarse la vida fuera de España o solo lo hagan cuando lo deseen por cuestiones de índole personal, pero no que se vean forzados a emigrar de nuestro país.

En algunas comunidades autónomas todavía no se han recuperado las jornadas laborales de 35 horas para los profesionales sanitarios. ¿Cómo van a seguir peleando por la recuperación de ese derecho?

Trataremos de que esto sea un uniforme en todo el país y se recuperen las jornadas pactadas. Tendría mucho que ver con la necesidad de consolidar más empleo y de rebajar los altísimos niveles de interinaje que hemos tenido.

Recientemente han presentado su Plan Integral para la reforma de la Atención Primaria, rechazando las medidas propuestas por el Ministerio. En él se plantea, entre otras cosas, que se destine al SNS un 7,2 por ciento del PIB y, de ahí, un 25 por ciento para AP. ¿De dónde se recortaría ese presupuesto extra que se destinaría a sanidad?

Evidentemente de los Presupuestos Generales del Estado y, por tanto, de mejorar la recaudación fiscal de España, de la elusión fiscal y del fraude fiscal. Hay que reducirlo porque es alto en nuestro país. Además, España tiene un sistema fiscal que permite tener mil artilugios y formas de deducirse cotizaciones o impuestos, sobre todo a las grandes rentas y a las que provienen de fuentes distintas al trabajo.

El impuesto de sociedades que en España pagan las empresas está en el 10,4 de sus beneficios, lo que es menos de lo que paga una nómina media de este país. Es decir, -ese dinero - vendría de reducir la brecha fiscal que tenemos con los países de la Unión Europea. Si España recaudara lo mismo que los países de la UE en términos de PIB, estaríamos ingresando unos 90.000 millones de euros más al año. Entre cero y 90.000, hay recorrido para tener una recaudación fiscal mucha más justa y poder reinvertir.

En la presentación de este plan se pedía la convocatoria de Ofertas Públicas de Empleo (OPE) cada dos años, igual que en los concursos de traslados. ¿Es un mínimo del que partir para conseguir que se llegasen a hacer anualmente como ya hay profesionales que reclaman?

De lo que se trata, básicamente, es de incrementar los ratios, reducir el interinaje y rejuvenecer unas plantillas que, lógicamente, se han ido haciendo mayores a medida que no se han ido renovando. No estoy en disposición de decir si tiene que ser una OPE cada año.

Nosotros planteamos la idea de convocar OPE cada dos años. Creo que es una secuencia suficiente si las OPE tienen una dimensión adecuada, para ir mejorando los servicios.

CCOO propone OPE cada dos años para ncrementar los ratios, de reducir el interinaje y de rejuvenecer unas plantillas.


Para acabar, ¿qué va a ser lo primero que le van a plantear al nuevo Gobierno en materia sanitaria?

En materia sanitaria pedimos un compromiso presupuestario, un refuerzo de las OPE, el cumplimiento de los acuerdos tal como los fijamos y el incremento en las dotaciones para la Atención Primaria que tienen que ver con un cierto cambio cultural sobre cómo abordar la atención a la salud, no tan centrado sólo en la atención hospitalaria, sino en esa Atención Primaria con conceptos de prevención, promoción y educación en salud.

Son necesarios en una población que envejece, que va a tener unos usos recurrentes de los sistemas públicos de salud y que, por tanto, requieren de esa capilaridad de la Atención Primaria para poder mantener niveles óptimos de salud en una población que necesita una cercanía.

La España rural necesita un mantenimiento de la inversión en Atención Primaria porque, si no, va a haber una parte de la población española que no va a tener un acceso inmediato a los centros de salud y esto es muy grave.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.