21 may 2019 | Actualizado: 18:50

Los expertos recomiendan el consumo regular de lácteos, pese a los bulos

El consumo de leche ha caído un 30% en los últimos quince años pese a las evidencias científicas

Los expertos, reunidos en Toledo.
Los expertos recomiendan el consumo regular de lácteos, pese a los bulos
mié 13 febrero 2019. 18.50H
La ciudad de Toledo ha acogido hoy unos “Encuentros Saludables” centrados en el valor nutricional de la leche y otros lácteos, como los yogures o los quesos;  una iniciativa de la Organización Interprofesional Láctea (INLAC) en el contexto del “Programa de promoción de la leche y los productos lácteos en el marco de unas prácticas dietéticas adecuadas”, cofinanciado por la UE.

Expertos reunidos en la capital de Castilla-La Mancha han debatido sobre la situación del sector, sus retos y oportunidades en un contexto en el que proliferan las “bebidas vegetales” y las “fake news” sobre los lácteos que están afectando a su consumo. Así, para el representante de INLAC y director general de la Federación Nacional de Industrias Lácteas (FENIL),  Luis Calabozo, “no es razonable que el consumo de leche haya disminuido en los últimos 15 años en un 30 por ciento, situándonos ahora en 72 litros por persona y año. También vemos una tendencia decreciente, preocupante en el consumo de yogures y algo más estable en queso”.

Según ha especificado, el consumo de leche líquida per cápita en Castilla la Mancha es un 11 por ciento superior a la media nacional, lo que supone el 5 por ciento, del consumo nacional, 165.417.080 kilogramos. Mientras tanto, el consumo de derivados lácteos per cápita en esta misma comunidad es un 13 por ciento inferior a la media nacional  y supone el 4 por ciento del consumo nacional, con 65.544.470 kilogramos.


Los expertos apuntan que existen numerosos errores en relación al consumo de lácteos


Sobre la confusión en la terminología que afecta a este sector, Calabozo ha recordado que una sentencia muy reciente del Tribunal de la UE determina y aclara con contundencia que las denominaciones “leche” y “lácteo” solo se pueden utilizar en la comercialización y la publicidad para productos de origen animal, de proteína animal (secreción mamaria) y “productos lácteos” los derivados exclusivamente de la leche.


Variedad de productos lácteos


“Es importante que conozcamos la enorme variedad de productos lácteos que tenemos -como yogures o más de 300 tipos distintos de quesos-, y veamos cómo podemos incluir estos productos en nuestra dieta para hacerla rica y variada y saludable”, ha añadido.

Por su parte, la directora del departamento de Nutrición y Ciencia de los Alimentos en la Universidad Complutense de Madrid, Ana María López, ha apuntado que existen numerosos errores en relación al consumo de lácteos, como creer que no es necesario aumentar su consumo, aunque los estudios muestran que más de la mitad de la población no alcanza a tomar al menos dos raciones de lácteos.

“También es un error pensar que son fácilmente sustituibles por otros productos, porque hay pocos alimentos con un contenido y biodisponibilidad de nutrientes similar y que puedan ser consumidos en las cantidades diarias en que se consumen los lácteos”, ha subrayado. Las bebidas vegetales (como las de soja o almendras, por ejemplo) “tienen un valor nutricional interesante pero no cuentan como raciones de lácteos sino como vegetales. Tampoco hay evidencias científicas que demuestren que el consumo de leche o lácteos se asocia a una mayor producción de mocos o de asma”, ha remarcado López.

Los expertos reunidos en Toledo han recordado que los lácteos son alimentos muy valiosos desde el punto de vista  nutricional porque contienen prácticamente todos los nutrientes en cantidades relativamente elevadas.  Las recomendaciones de consumo de productos lácteos en general son entre 2 y 3 raciones, aunque para adolescentes, mujeres embarazadas y lactantes y personas mayores se recomienda tomar entre 3 y 4 porque necesitan más calcio. Se considera que una ración de lácteo es un vaso de leche (de entre 200 y 250 mililitros al menos), un yogur y medio, o una porción de queso entre 30 y 60 gramos dependiendo del grado de curación.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.