El Hospital de Lugo aspira a ser un referente y pionero europeo en el uso de energía fotovoltaica y eólica

Las renovables reducen en más de un 20% la demanda energética hospitalaria
José Luis López, ingeniero del HULA y miembro de la AEIH.


24 ago 2022. 15.00H
SE LEE EN 4 minutos
La demanda de energía de una instalación como lo es un hospital es enorme. Y lo es de manera constante durante todo el año debido a los servicios sanitarios que prestan sin descansos ni interrupciones. Este año el consumo energético se ha vuelto aún más relevante que nunca, no solo por la necesidad de reducir la huella medioambiental, sino también por el encarecimiento de los precios.

En este contexto, el Hospital Universitario Lucus Augusti (HULA), situado en la provincia gallega de Lugo, podría acabar el año que viene siendo uno de los centros sanitarios españoles con mayor autoproducción de energía fotovoltaica, un tipo de fuente renovable. Esto es algo que viene contemplado en el Plan de Eficiencia Energética que el centró diseñó en el último trimestre del año 2021 debido al incremento del coste de la energía y que, en la actualidad. Gracias a él, a día de hoy, este centro que aspira a ser pionero en materia de producción de energías verdes ha logrado reducir el consumo acumulado a lo largo de este año del 29,7 por ciento en gas natural y del 6,5 por ciento en energía eléctrica. Un porcentaje, este último, que se prevé incrementar hasta el 20 por ciento en 2023.


El Hula reduce un 29,7% el consumo de gas y un 6,5 por ciento el de electricidad



Todo ello es posible, entre otras cosas, a que el hospital cuenta con el desarrollo de dos proyectos paralelos. Gracias a ellos se prevé colocar hasta 2023 paneles solares con una capacidad de generar 2 megavatios, mientras que en muchos otros hospitales que cuentan con placas solares la producción no llega a un megavatio. Gracias a esta hazaña, el hospital logrará, según las previsiones, “reducir la demanda de energía eléctrica en un 14 por ciento”, tal y como explica a Redacción Médica el ingeniero del Hula y miembro de la Asociación Española de Ingeniería Hospitalaria (AEIH), José Luis López.

Los dos proyectos de colocación de placas fotovoltaicas lograrán instalar un total de casi dos hectáreas de paneles, de los cuales, “el 80 por ciento se situarán en la cubierta del hospital y un 20 por ciento en el aparcamiento al aire libre del centro”, gracias a la instalación de marquesinas. Si bien ambos proyectos son similares (cada uno prevé la instalar en torno al megavatio de potencia), el primero está desarrollado por el Gobierno de España y el segundo de ellos por la Xunta de Galicia, si bien ambos cuentan con el apoyo de fondos europeos.


El HULA, pionero en Europa


No obstante, el Hula tiene sobre la mesa más proyectos relacionados con las energías y las fuentes renovables. Si bien se cuentan aún en una fase muy preliminar, el hospital ya estudia el uso de energía eólica y de la geotérmica. La primera de ellas aún está en fase de estudio de su rentabilidad técnico económica. Además, “hay que resolver ciertas incertidumbres de materia urbanística, como el impacto ambiental o el ruido”, indica López. De materializarse, el Hula sería pionero en Europa en el uso de energía eólica. Mientras, la geotérmica está algo más avanzada y ya se están haciendo estudios preliminares con bombas de calor.

En cualquier caso, entre la energía fotovoltaica, con un 14 por ciento y la eólica, con un 7 por ciento, lograrían reducir la demanda actual de energía eléctrica del hospital en un 20 por ciento en los próximos años.


Plan de Eficiencia Energética


En cualquier caso, es el gerente del Area Sanitaria de Lugo, Ramón Ares, quien, ante la escalada de precios de la energía, plantea la necesidad de elaborar e implantar un Plan de Eficiencia Energética que reduzca el consumo de energía y por tanto minore el impacto económico que supone dicho incremento.

De este modo, en el último trimestre de 2021 se elabora el plan cuyo objetivo es la reducción de la demanda energética y emisiones de gases de efecto invernadero manteniendo las condiciones de confort y seguridad ambiental del Hospital y cumpliendo la normas en vigor y las directivas europeas.

Las medidas se basan fundamentalmente en la mejora del rendimiento de las instalaciones y equipamiento, ajuste de consignas y horarios, optimización de la ventilación en base a criterios objetivos de calidad de aire y seguridad ambiental y el diseño de un plan de sensibilización dirigido a trabajadores y usuarios sobre consumo sostenible de energía; así como los ya mencionados proyectos de energías renovables.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.