La receta electrónica española se conectará con Europa a partir de 2021

Un informe del Tribunal de Cuentas europeo asegura que el historial clínico interoperable sí estará efectivo en 2020

El organismo europeo asegura que la Comisión ejecutó la mayoría de las medidas previstas pero no las recomendaciones realizadas en 2014.
La receta electrónica española se conectará con Europa a partir de 2021
lun 10 junio 2019. 16.50H
La interoperabilidad total de historia clínica y receta digital española tendrán que esperar hasta 2021. Así lo confirma el último informe público del Tribunal de Cuentas de la Unión Europea que afirma que, aunque los plazos avanzados por el Ministerio de Sanidad sobre el funcionamiento de los historiales en toda la comunidad europea sí se van a cumplir, la dispensación de medicamentos en farmacias de fuera de España tendrá que esperar a 2021.

Según el gráfico adjunto en el análisis, el intercambio de recetas electrónicas, tanto del país de origen como del de acogida, estarán disponibles para los españoles y en España en 2021. Mientras, los historiales, tanto de los locales que acudan a centros de fuera del país, como de comunitarios en el Sistema Nacional de Salud (SNS) estarán activos en 2020.

Así, el informe del Tibunal de Cuentas retrasa el anuncio realizado por el subsecretario general del Ministerio, Alfredo González, en sede parlamentaria en la que aseguró que el Ministerio de Sanidad va a interconectar la historia clínica interoperable y la receta electrónica entre España y los diferentes países del entorno europeo. En su intervención, González afirmó que "es intención" del organismo que preside María Luisa Carcedo que el proyecto esté activo en 2020.

De esta forma, España está a la cola de Europa junto a países como Eslovenia, Lituania o Países Bajos siendo los últimos sistemas sanitarios en los que se va a desplegar el intercambio de datos clínicos. Por el contrario, Finlandia, Estonia y Chequia han sido los más ‘rápidos’. Durante el próximo año 2020, el Tribunal de Cuentas asegura que los españoles podrán acceder a sus historiales clínicos y a sus recetas fuera de la frontera en Austria, Italia, Hungría, Irlanda, Polonia, Alemania y Francia.


"Insuficiencias y recomendaciones"


Además de hacer una revisión del funcionamiento del proyecto, el Tribunal de Cuentas ‘tira de las orejas’ a Europa por no haber seguido sus recomendaciones a la hora de la puesta en marcha de este proyecto que lleva activo desde 2008. Explican que en 2014, la Comisión publicó una evaluación intermedia del plan de acción en materia de sanidad electrónica en el que, aunque en líneas generales la evaluación era positiva, señaló algunas "insuficiencias y recomendaciones".

Aseguran que la Comisión ejecutó la mayoría de las medidas previstas en el plan de acción de sanidad electrónica pero “no ha seguido la recomendación de la evaluación de 2014 de actualizar su plan de acción, ni lo ha revisado para reflejar la estrategia de sanidad electrónica de 2018”. “La Comisión tampoco ha determinado las responsabilidades en la aplicación del plan”, apunta el Tribunal de Cuentas que asegura que, además de estas deficiencias, la estrategia tiene nuevos retos como la introducción del Reglamento General de Protección de Datos y las amenazas de ciberseguridad.

 Intercambio transfronterizo de una receta electrónica.


De esta forma, el Tribunal de Cuentas denuncia que la Comisión Europea “subestimó” las dificultades que supone el despliegue de una infraestructura de sanidad electrónica de toda la Unión Europea. “La comprobación de la viabilidad de la solución propuesta consistió en 43 transferencias de datos de pacientes. Esto quiere decir que el proyecto ofreció una demostración práctica limitada de la solución propuesta. En la revisión final del proyecto, los evaluadores externos llegaron a la conclusión de que el número de historiales de pacientes y recetas electrónicas reales era demasiado reducido para considerar que los servicios del proyecto epSOS son operativos y sólidos”, denuncian.

La infraestructura de servicios digitales de sanidad electrónica (eHDSI), que es como se llama el proyecto, cuenta con la colaboración de 22 Estados miembros y tendrá un portal específico conocido como el punto nacional de contacto para la sanidad. La UE financia esta infraestructura a través del Mecanismo ‘Conectar Europa’ sobre la base de un proyecto piloto para los intercambios transfronterizos de datos sanitarios.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.