Coronavirus: un estudio pronostica distanciamiento social hasta 2022

Un estudio publicado en la revista Science analiza el periodo pospandémico del Covid-19

Coronavirus: un estudio pronostica distanciamiento social hasta 2022
mié 15 abril 2020. 18.00H
El distanciamiento social para evitar la transmisión del Covid-19 puede ser necesario, de manera intermitente, hasta el 2022. Así lo recoge un estudio publicado en la revista Science, en el que se analiza el periodo pospandémico del nuevo coronavirus.

Actualmente, la industria farmacéutica está trabajando en la búsqueda de tratamientos y vacunas contra el Covid-19. Mientras tanto, las intervenciones para frenar los contagios se han centrado en el rastreo de contactos, la cuarentena y el distanciamiento social.

En este sentido y en ausencia de tratamientos, los autores de la investigación sugieren que para mitigar la posibilidad de un resurgimiento del virus, pueden requerirse métodos prolongados o intermitentes de distanciamiento social hasta 2022.

Además, los expertos inciden en la necesidad de contar con estudios serológicos longitudinales para determinar el alcance y la duración de la inmunidad al nuevo coronavirus y avisan que la vigilancia del Covid-19 debe mantenerse, “ya que un rebrote del contagio podría ser posible hasta 2024”.


Incidencia del Covid-19 durante los próximos 5 años


La investigación seña que la incidencia total de la enfermedad durante los próximos cinco años dependerá de si entra o no en circulación regular después de la pandemia inicial que, a su vez, depende de la inmunidad.

"Es posible que se requiera un distanciamiento intermitente en 2022 a menos que se disponga de un tratamiento o vacuna"



La intensidad y el momento de los brotes pandémicos y pospandémicos dependerán de la época del año en que se establezca la infección generalizada por SARS-CoV-2 y, en menor grado, de la magnitud de la variación estacional en la transmisibilidad y el nivel de inmunidad cruzada que existe entre los betacoronavirus.

Por otro lado, inciden en que las estrategias de distanciamiento social podrían reducir el grado en que las infecciones por SARS-CoV-2 tensan los sistemas de salud. El distanciamiento altamente efectivo podría reducir la incidencia lo suficiente como para hacer viable una estrategia basada en el rastreo de contactos y la cuarentena. 

Los esfuerzos menos efectivos de distanciamiento pueden dar lugar a una epidemia prolongada de un solo pico, teniendo como consecuencia  la tensión en el sistema de salud y la duración requerida del distanciamiento dependiendo de la efectividad. “Es posible que se requiera un distanciamiento intermitente en 2022 a menos que la capacidad de atención crítica se incremente sustancialmente o se disponga de un tratamiento o vacuna”, han concluido.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.