Segunda ola de coronavirus en China: no hay inmunidad de grupo

Un estudio publicado en The Lancet alerta de la posible "reintroducción viral” debido a los casos importados

La relajación de las medidas restrictivas podría reactivar el brote.
Segunda ola de coronavirus en China: no hay inmunidad de grupo
mar 14 abril 2020. 12.40H
En un momento en el que ya se comienza a hablar del proceso de desescalada del Covid-19 para volver progresivamente a la normalidad y en que la curva de contagios en muchos países, incluido España, comienza a estabilizarse, un estudio advierte sobre el riesgo de un posible rebrote del coronavirus en China.

La investigación, desarrollada por investigadores del gigante asiático y apoyada por la Fundación de Investigación en Salud y Medicina de China y publicada en The Lancet, reconoce que las contramedidas “agresivas” llevadas a cabo por el Gobierno parecen haber logrado reducir el número de contagios registrados, “la ausencia de inmunidad colectiva contra Covid-19 sugiere que los recuentos podrían rebotar fácilmente” cuando estas se relajen y a medida que se reanuden las actividades comerciales, industriales y educativas.

--- Acceda aquí al estudio completo ---

El número diario de casos locales de coronavirus se ha reducido sustancialmente a casi cero en áreas fuera de Hubei, epicentro de la pandemia, desde finales de febrero; sin embargo, es posible una segunda ola de transmisión debido “a la reintroducción viral” a través de casos importados (principalmente de ciudadanos que han estado en Europa, Estados Unidos o Irán).

No obstante, el estudio reconoce los esfuerzos de vigilancia estrecha de la epidemia que se están llevando a cabo actualmente “para garantizar una segunda ola manejable” en caso de que se produjera para así contenerla lo antes posible.


Coronavirus: China realiza 320.000 PCR en 30 días


En cualquier caso, la detección temprana de casos es “esencial” y, en este sentido, el estudio pone como ejemplo el caso de la provincia de Guangdong, en donde en un plazo de 30 días se realizaron un total de 320.000 pruebas PCR. Esto supuso multiplicar por 10 la capacidad de hacer test habitual para la vigilancia de enfermedades similares pero sobre las que ya se tiene un control epidemiológico.

La investigación recomienda que China adopte un “enfoque de aprendizaje” de su experiencia frente al Covid-19 para pensar en el proceso de desescalada y reapertura de actividades socioeconómicas. Para ello, vigilar de cerca la transmisibilidad en tiempo real también “ayudará a garantizar que la prevalencia de la infección no exceda la capacidad de sobretensión del sistema de salud” y con el objetivo siempre en mente de “mantener la transmisibilidad por debajo del umbral autosuficiente de 1" y planificando los servicios de salud para “optimizarse para minimizar la mortalidad relacionada con el Covid-19”.


Recursos limitados contra el coronavirus en China



La prevalencia de la infección no debe exceder la capacidad de sobretensión del sistema de salud


Vigilar de cerca la transmisibilidad en tiempo real también “ayudará a garantizar que la prevalencia de la infección no exceda la capacidad de sobretensión del sistema de salud”. Incluso en las “megaciudades” más prósperas y con más recursos, como es el caso de Pekín, que dispone de entre 5 y 7 camas por cada 1.000 habitantes, “los recursos sanitarios son limitados”.

Con estas cifras, si el 20 por ciento de los casos de Covid-19 requirieran ingreso hospitalario y la prevalencia de infección fuese del 0 al 5 por ciento, una ciudad como Shenzen, que cuenta con de 3 a 7 camas por cada 1.000 habitantes, debería desplegar el 27 por ciento de su número total de número de camas.

La investigación insiste en que la atención sanitaria en China depende demasiado de los hospitales, estando su Atención Primaria poco desarrollada, lo que puede provocar una afluencia masiva de pacientes de Covid-19 en los hospitales y desplazando así a otros enfermos no contagios por el coronavirus de recibir las prestaciones adecuadas.


Coronavirus: su letalidad es mayor en zonas con menos recursos


Otra de las conclusiones de este estudio es que el riesgo confirmado de letalidad (cCFR, por sus siglas en inglés), varía según cada región de China y guarda una correlación con el Producto Interior Bruto de cada provincia. Así, aquellas con mayores niveles de prosperidad, como Jiangsu y Zhejiang, presentan cCFR más bajos.

Sin embargo, también hay que tener en cuenta la presión demográfica, porque, por ejemplo, en Pekín, que concentra los mejores recursos del país, se encuentra en la parte media de la tabla respecto al nivel de cCFR, pues es un gran receptor de una gran cantidad de trabajadores y estudiantes de todas las partes del país.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.