Estudio: los suplementos nutricionales no previenen la depresión

El ensayo 'MoodFood', liderado desde la UIB, tampoco encontró que las sesiones terapéuticas previnieran la enfermedad

Estudio: los suplementos nutricionales no previenen la depresión
mar 19 marzo 2019. 11.30H
La ingesta diaria de suplementos nutricionales no previene la depresión, según concluye el ensayo clínico de prevención 'MoodFood', sobre los efectos que pueden tener diferentes estrategias nutricionales en la prevención del trastorno depresivo mayor (TDM).

Los resultados de este ensayo liderado desde la Universidad de las Islas Baleares (UIB) y que forma parte de un proyecto llevado a cabo por un consorcio europeo de trece grupos de investigación de ocho países, se acaban de publicar en la revista JAMA 'The Journal of the American Medical Association'.

En este estudio han participado más de mil voluntarios con sobrepeso u obesidad en quienes se detectó riesgo de sufrir depresión, pero que no la sufrían en el momento de ser incluidos en el estudio, ha informado la UIB en un comunicado. Los participantes procedían de Holanda, Reino Unido, Alemania y España.

Toma de suplementos nutricionales durante un año 


De manera aleatoria, asignaron a los participantes la toma de suplementos nutricionales que contenían ácido fólico, vitamina D, zinc, selenio, calcio, omega-3 o bien píldoras de placebo. La mitad de los participantes, además, también recibió una intervención conductual de estilo de vida dirigida a cambiar los comportamientos y patrones alimentarios.


La terapia conductual sí indican que fue capaz de prevenir episodios depresivos cuando se asistió a un número determinado de sesiones


Según los autores del estudio, la ingesta diaria de suplementos nutricionales durante un año "no impide de manera efectiva la aparición de un episodio depresivo mayor en esta muestra", en la que los resultados de quienes tomaron complementos nutricionales no fueron mejores que los del placebo.

Las sesiones terapéuticas encaminadas a introducir cambios hacia una conducta alimentaria saludable tampoco impidieron la aparición de un episodio depresivo.

Aunque la terapia conductual para fomentar un comportamiento alimentario saludable y mejorar la dieta no fue eficaz para prevenir la depresión en general, los resultados obtenidos sí indican que fue capaz de prevenir episodios depresivos en aquellos participantes que asistieron a un número determinado de sesiones.

Tres conclusiones del estudio 


Basándose en una gran cantidad de estudios y un análisis cuidadoso de todos los trabajos publicados, los investigadores han llegado a tres conclusiones importantes. La primera es que un patrón de dieta saludable, tipificado por una dieta de estilo mediterráneo rica en frutas, verduras, harina no refinada, pescado, legumbres y aceite de oliva, bajo en carne roja y productos lácteos, puede reducir el riesgo de que el individuo presente síntomas depresivos.

La segunda es que, en personas con obesidad, perder peso puede reducir los síntomas depresivos. Y la tercera es que la evidencia actual no apoya el uso de suplementos nutricionales para prevenir la depresión.

A día de hoy, más de cuarenta millones de europeos experimentan un trastorno depresivo mayor (TDM). Uno de cada diez hombres y una de cada cinco mujeres sufren depresión clínica al menos una vez en la vida. Así, se trata de uno de los trastornos más prevalentes e incapacitantes en la Unión Europea.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.