DKV presenta la 2ª edición del 'Índice de Salud de las Ciudades', el cual muestra una mejora del entorno respecto a 2021

Sevilla, Pamplona y Granada ocupan el 'top 3' en mejor atención sanitaria
Patricia Sánchez, Miguel García, Jordi Hereu, Mar Cerezo, Odile Rodríguez de la Fuente y Silvia Donoso.


24 oct 2022. 12.50H
SE LEE EN 6 minutos
POR SARA CABRERO
Sevilla, Pamplona y Granada son las ciudades que mejores servicios de salud ofrecen, según recoge la segunda edición del Índice de Salud de las Ciudades que ha presentado este lunes DKV. Como apunta este informe, estas tres poblaciones -seguidas de Madrid y Barcelona- son las que destacan a nivel nacional por sus actividades preventivas, promoción de salud y atención sanitaria. 

Con el objetivo de que las ciudades españolas puedan ser lugares más saludables, DKV ha presentado la segunda edición del Índice de Salud de las Ciudades. Un proyecto en el que se incluyen diferentes indicadores para mejorar el estado del entorno y así garantizar una mejor calidad de vida. “El estilo de vida y la calidad del entorno tienen un mayor impacto en la prevención de muertes que la asistencia médica”, ha señalado en este sentido Miguel García, director de Comunicación y Negocio Responsable de la compañía. No obstante, ha lamentado que solo el uno por ciento del presupuesto de un Gobierno se destina al cuidado del ecosistema.

“En el último siglo y medio, la esperanza de vida ha estado mejorando constantemente gracias al aumento de la capacidad económica de la sociedad y a los avances en Medicina, tecnología o higiene”, ha indicado el responsable de DKV. “No obstante, la salud de las personas, entendida no solo como la ausencia de enfermedades, sino también como un bienestar físico, emocional y social depende de cuatro factores que son: sistema sanitario, herencia genética, entorno medioambiental y estilos de vida”, ha añadido.

De hecho, ha aseverado que “el estilo de vida y la calidad del entorno tienen un mayor impacto en la prevención de muertes que la asistencia médica”. “Sin embargo, gastamos el 95 por ciento del presupuesto de los países en el sistema sanitario y solo el uno por ciento en cuidar del entorno”, ha criticado. Así, ha detallado que estas muertes se producen por la alta contaminación, que agrava enfermedades respiratorias y accidentes cardiovasculares, entre otras patologías.

Una situación que, desde su punto de vista, es preocupante porque no recibe la suficiente atención: “No hay una conciencia general de que si el planeta está enfermo, nosotros también lo estamos”, ha subrayado. “Y esto ha de cambiar”, ha expresado.


La dimensión del entorno mejora con respecto a 2021


El Índice de Salud de las Ciudades, elaborado junto a la consultora Idencity, ha analizado 53 ciudades de toda la geografía española desde cinco grandes temáticas: salud de la población (que incluye indicadores como esperanza de vida, morbilidad y conductas saludables), entorno (medio ambiente, movilidad y vivienda y equipamientos), condiciones socioeconómicas y laborales (seguridad socioeconómica y calidad de empleo), comunidad (seguridad y redes familiares y comunitarias) y servicios de salud (actividades preventivas y promoción de salud y atención sanitaria).

Según los índices globales de esta última edición, ha habido una mejora generalizada frente a los resultados de 2021. Así, las grandes ciudades de España han obtenido una puntuación media del 72,2 por ciento, siendo cada vez más poblaciones las que se han situado por encima del 70 por ciento. “Mientras que el año pasado solo 27 ciudades se situaban por encima de este porcentaje, en esta edición la cifra ha crecido hasta 43 de las 53 evaluadas”, ha destacado Mar Cerezo, responsable de proyecto de Idencity.

Además, ha sido la dimensión del entorno la que ha experimentado un mayor incremento, pasando del 61,96 por ciento al 67,56 por ciento en un año. “Son buenas noticias porque el entorno era una de las dimensiones que puntuaban más bajo en 2021”, ha celebrado.

Concretamente, Vitoria-Gasteiz, Salamanca, Barcelona, Cádiz y Madrid son las ciudades que se encuentran en este ‘top 5’. Mientras, en el campo de servicios de salud, se sitúan Sevilla, Pamplona/Iruña y Granada, seguidas de Madrid y Barcelona. Por otro lado, Málaga, Guadalajara, Jaén, Almería y Granada son las urbes que sobresalen en salud de la población; en condiciones socioeconómicas y laborales se hallan Barcelona, Ceuta, Pamplona/Iruña, Soria y Melilla. Y, por último, Zaragoza, Huesca, Teruel, Madrid y Alcobendas destacan en el apartado de comunidad.

“Este índice sirve para diagnosticar la situación de las ciudades y perseverar si se está fuerte o cambiar cuando se está débil”, ha explicado Jordi Hereu, presidente de Idencity y exalcalde de Barcelona, quien ha recordado que “todos los agentes” están implicados en la construcción de una sociedad más saludable. De este modo, ha trasladado que este informe ayuda a ver de “manera homogénea” el estado de las ciudades y tomar decisiones de política pública o privada, así como empresarial o social, en función de los resultados que arrojen los datos. “Es un índice importante para el presente y el futuro de los ciudadano”, ha recalcado.

“Es una herramienta de suma utilidad porque nos permite asomarnos al estado de salud de las ciudades”, ha coincidido Odile Rodríguez de la Fuente, divulgadora científica. Y, en este punto, ha manifestado que existen tres ámbitos fundamentales a los que hay que prestar especial atención. Uno de ellos es la electrificación del parque urbano para disminuir los ruidos y buscar la eficiencia energética. El segundo punto es la educación, la cual ha dicho que hay que reforzar también en la edad adulta. Y el tercer ámbito es la naturalización del entorno, donde ha reclamado que hay qur “ir más allá” de la construcción de parques y, en consecuencia, impulsar la creación de huertos urbanos o jardines verticales, así como la participación en actividades al aire libre o el teletrabajo. “Esto tendrá un impacto claro sobre el bienestar individual y colectivo”, ha confesado.

Silvia Donoso, antropóloga y experta en género, ha profundizado precisamente en estos aspectos en los que es especialista y ha defendido que, para alcanzar la equidad en salud, hay que garantizar que “las políticas públicas deberían permitir desarrollar a cualquier individuo todo su potencial de salud, independientemente de su género o estatus social”.
Las informaciones publicadas en Redacción Médica contienen afirmaciones, datos y declaraciones procedentes de instituciones oficiales y profesionales sanitarios. No obstante, ante cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su especialista sanitario correspondiente.