Aspe reitera que la colaboración público-privada debe ser la tónica habitual para acabar con esta "desigualdad"

La privada se suma a solucionar las "alarmantes" listas de espera del SNS
Carlos Rus, presidente de Aspe.


18 nov 2021. 10.35H
SE LEE EN 3 minutos
La Alianza de la Sanidad Privada Española (Aspe) ha hecho hincapié este jueves en que hay que sumar toda la capacidad del sector sanitario para abordar la "problemática" de las "alarmantes" listas de espera del Sistema Nacional de Salud (SNS), que, según los últimos datos difundidos por el Ministerio de Sanidad, reflejan que el tiempo medio de espera para una intervención en España se sitúa en 121 días, siendo de más de 180 días para el 19 por ciento de estos pacientes.

Pese a la ligera reducción respecto al mismo periodo de 2020, que afectado por la paralización y reprogramación de servicios de toda actividad no relacionada con el coronavirus Covid-19 elevó el tiempo de espera a 170 días, 661.162 personas estaban pendientes de someterse a una operación hasta el pasado junio. De otro lado, el tiempo medio de espera para una cita con el especialista se sitúa en 75 días y aumenta el número de pacientes que la requieren casi un punto con respecto al periodo anterior: de 5,3 por ciento hasta el 6,2 por ciento de la población que está esperando una consulta especializada. 

Aspe ha advertido de las consecuencias a medio y largo plazo de no activar todos los mecanismos disponibles para reducir estos tiempos de demora "son clínicamente preocupantes". “Posponer consultas, pruebas diagnósticas, suspender tratamientos y el aislamiento físico y emocional ha agravado muchas patologías, por lo que ahora estamos ante un paciente crónico más complejo clínicamente”, ha subrayado el presidente de Aspe, Carlos Rus.

“La complementariedad de los recursos sanitarios públicos y privados es una herramienta clave de gestión que, gracias a la flexibilidad y naturaleza de recurso estratégico del sector de la provisión sanitaria permite avanzar hacia una operatividad eficiente para integrar toda la capacidad del país en materia de salud”, ha añadido.

Si bien las cifras generales de espera difundidas por el Ministerio de Sanidad son similares a los niveles anteriores a la pandemia, son notablemente peores si la comparativa se traslada a 2018. En junio de ese año había 584.018 pacientes esperando una operación, con lo que atendiendo a la cifra de 661.162 personas de junio de 2021 se ha experimentado un incremento del 13 por ciento; el tiempo medio de espera, que era de 93 días, ha aumentado un 30 por ciento; el 4,3 por ciento de los ciudadanos con tarjeta sanitaria que esperaba para un especialista se ha incrementado en un 44 por ciento, siendo ahora del 6,2 por ciento, y la demora media para una consulta, que era de 57 días en 2018, ha aumentado un 31,5 por ciento.


Listas de espera en sanidad por comunidades


Otra problemática de la que ha advertido Aspe es la disparidad de tiempos de espera entre regiones y que "sitúa en una injusta desigualdad a la ciudadanía española, en función de su lugar de residencia, a la hora de recibir atención sanitaria".

En este sentido, Castilla-La Mancha tiene un tiempo medio de espera para cirugía de 189 días, seguida por Aragón (166) y Cataluña (152). Al otro extremo de la estadística, el País Vasco, con 62 días de promedio de espera para una operación, es la autonomía que presenta mejores datos; seguida de Galicia (70 días) y Navarra y La Rioja (71 días).

Para Carlos Rus “tras la gestión del covid, más que nunca, la colaboración público-privada es necesaria con carácter habitual, ya que el sistema sino sería inviable, como demuestran las cifras publicadas por el Ministerio”.



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.