Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Empresas > Privada

El Hospital de La Ribera incorpora la Embolización Arterial Rectal

Es un procedimiento mínimamente invasivo que permite reducir el dolor postquirúrgico en operaciones contra hemorroides

Una imagen del equipo de La Ribera durante una intervención.
El Hospital de La Ribera incorpora la Embolización Arterial Rectal
Redacción
Lunes, 25 de diciembre de 2017, a las 11:30
El Hospital Universitario de La Ribera ha incorporado a su cartera de servicios la Embolización Arterial Rectal, la más avanzada técnica contra las hemorroides que permite la recuperación del paciente en 24 horas. 

Este procedimiento mínimamente invasivo e indoloro permite reducir sensiblemente el dolor postquirúrgico ya que seca la hemorroide en lugar de extirparla con el bisturí, lo que acorta el plazo de convalecencia y aumenta la calidad de vida del paciente.

Esta moderna técnica apuesta por cerrar el riego sanguíneo que llega hasta la hemorroide, en lugar de extirparla con el bisturí. Mediante una punción arterial en la ingle derecha radiólogo vascular intervencionista localiza por medio de un catéter las arterias que alimentan la hemorroide y la obstruye con unas espirales metálicas que reducen el flujo de sangre, lo que provoca que las hemorroides acaben secándose. 

Según los especialistas, la Embolización Arterial Rectal es actualmente la técnica más revolucionaria para el tratamiento de las hemorroides, y con su incorporación La Ribera es uno de los dos hospitales de toda España que aplica este método.

Las hemorroides son un problema de salud que, según los expertos, afecta a más del 50 por ciento de las personas mayores de 50 años, ocasionándoles malestar anal intenso –sobre todo si se está sentado-, dolor, sangrado y problemas para la defecación, etc.  

Cinco pacientes intervenidos

María Dolores Ferrer, médica del Servicio de Radiología Vascular e Intervencionista del Hospital de Alzira, asegura que "que este eficaz método permite minimizar el dolor y reducir sensiblemente las complicaciones asociadas a la cirugía (sangrado, curas diarias, etc.). Además, al realizarse con anestesia local se reduce el estrés pre y post quirúrgico del paciente". 

Asimismo, "otra de las grandes ventajas para el paciente –explica la Dra. Ferrer- es que al no haber cirugía rectal ni ningún tipo de manipulación anal se evita la posibilidad de traumatismo anorrectal, aparición de fisuras, estenosis o incontinencia posterior".

En este sentido, desde la incorporación de esta técnica a su carta de servicios La Ribera ya ha intervenido a cinco pacientes, y el 100 por cien de los casos han presentado un alto grado de resolución hemorroidal, con la ventaja añadida para el paciente de un postoperatorio mucho más cómodo y rápido.

Además del equipo del Radiología Vascular e Intervencionista, a lo largo de esta técnica es necesaria la participación de manera coordinada de todo un equipo de especialistas compuesto por cirujanos de coloproctología y personal de enfermería especializado.

Esta técnica está especialmente indicada para pacientes que presentan contraindicación o dificultades para la cirugía, como por ejemplo cierto grado de incontinencia fecal, que ya hayan sido sometidos a intervenciones anales previas o para pacientes con trastornos de la coagulación de la sangre.

La técnica de Embolización Arterial Rectal se suma a la técnica quirúrgica de Desarterialización Hemorroidal Transanal (THD) que el Hospital de La Ribera lleva practicando desde el año 2013 con éxito.