19 nov 2018 | Actualizado: 14:30

"Cataluña es imprescindible en nuestra expansión"

Abarca explica el futuro de HM Hospitales en uno de los años con más movimientos de la sanidad privada

Juan Abarca Cidón, presidente de HM Hospitales.
"Cataluña es imprescindible en nuestra expansión"
dom 10 julio 2016. 18.00H
@cristinaalcalal
Miguel Fernández de Vega
HM Hospitales está en plena fase de crecimiento. Tanto es así, que el grupo sanitario privado cerró el año con una facturación de 277 millones de euros (un 13 por ciento más que en 2014) y con la aspiración de alcanzar los 300 millones en 2016. Estos buenos resultados animan a la entidad a continuar con su política expansiva dentro de España, lo que implica no perder de vista uno de los mercados donde la privada tiene más cabida: Cataluña (a pesar de un primer intento fallido con la Clínica Sagrada Familia). Juan Abarca Cidón, presidente de HM Hospitales, desgrana en Redacción Médica los principales objetivos de su grupo y analiza su paso por la Dirección Ejecutiva del IDIS o su candidatura al Icomen. 

Al igual que el año pasado, HM Hospitales vive una etapa expansionista también en 2016. ¿Cuál es el siguiente centro en el que están interesados?

Estamos mirando varias opciones. Lo importante es que, como grupo industrial que somos, sigamos creciendo a través de nuestro particular modelo de gestión, basado en la integración, la corporativización y la integración de los nuevos centros. El objetivo es conseguir la máxima masa crítica de pacientes y poder hacer un proyecto sanitario de calidad y con una amplia de oferta de servicios. Eso no significa que sea ni mejor ni peor que otros grupos que apuestan más por acumular volumen y crecer sin esa estrategia.

En la Comunidad de Madrid tenemos que seguir reforzando nuestra oferta e intentar, en la medida de lo posible, garantizar la actividad asistencial. Además, buscamos grandes núcleos de población donde podamos competir o aquellos sitios en los cuáles nos permita aprovechar las estructuras que ya tenemos para poder completar esos proyectos sanitarios.

HM Hospitales descarta expandirse en el extranjero.

¿Tienen nombres y apellidos los centros que ya estén estudiando incorporar en el grupo?

Estamos mirando en Barcelona porque creemos que debemos entrar en el mercado catalán. Hay un proyecto abierto en Santiago de Compostela y en la Comunidad de Madrid. Aunque hay muchas iniciativas en marcha, somos conscientes de que el sector está pasando una situación complicada y que el proceso de concentración es una realidad que hace que surjan muchas oportunidades.

¿Se plantean compras fuera de España?

No, ni mucho menos, por ahora tenemos bastante con España, ya que hace tan solo tres años que iniciamos nuestra salida de Madrid. Otra cosa es que nos hayan contactado algunas empresas para asesorarles porque tenemos un modelo que funciona y muy bien, que da calidad, es rentable, aporta valor, que apuesta por la docencia y la investigación...

El Policlínico de La Rosaleda es de los últimos centros que están tanteando adquirir. ¿Cuándo se formalizará la compra? ¿Hay fecha?

Estamos en un proceso de estudio que no puedo comentar mucho porque tenemos un compromiso de confidencialidad con los dueños de La Rosaleda y debemos de respetarlo. Esperamos, obviamente, que llegue a buen puerto, pero no puedo decir más porque incumpliría un contrato.

¿Qué pasó realmente con el intento de compra de la Clínica Sagrada Familia?

Entendemos que se han vulnerado los contratos que teníamos con ellos, a través de la intervención de un accionista preferente que había allí, y hemos decidido no seguir con el proyecto.

¿A cuánto podrían ascender las pérdidas económicas de todo este asunto a HM Hospitales?

No hemos pagado nada, solo hemos hecho una auditoría durante dos meses que tendrán que abonar ellos, como dice el contrato.

¿Emprenderán acciones legales contra este centro?

Sí, claro, en la medida de lo posible, ya que creemos que se han vulnerado los derechos que adquirimos en base a los contratos que teníamos firmados.

Abarca Cidón explica la situación con la Clínica Sagrada Familia.

Y tras esta experiencia, ¿se les han quitado las ganas de apostar por Cataluña?

No, ni muchísimo menos. Cataluña es un mercado imprescindible en nuestra expansión en España, porque es el primer mercado de España en número de pólizas. Nosotros hemos crecido en base a un modelo que ha apostado siempre por el seguro de salud, por la socialización de la sanidad privada, y por dar la máxima cobertura asistencial y tecnológica. Por eso, no podemos dejar fuera a Cataluña.

En cuanto a los problemas que está habiendo en la sanidad catalana, como en otras comunidades, están relacionados con la colaboración público-privada, bien con los conciertos, las concesiones, o los convenios singulares. Nosotros hemos apostado por un modelo que ha huido siempre de este tipo de colaboración, porque entendemos que no tiene la suficiente estabilidad jurídica como para poder apostar por ellos.

Si invierten en Cataluña, ¿no temen que el número de pólizas pueda bajar tras los mensajes que lanza el actual equipo de Gobierno autonómico?

No, creo que, a pesar de la crisis y de la ideologización de la sanidad, el sector sanitario privado ha seguido creciendo. En mi opinión, esto se reconduce a que la colaboración público-privada clásica se justifica ideológicamente con un motivo claramente político y electoralista, para intentar potenciar los supuestos servicios sanitarios públicos de mayor calidad. Eso pone en riesgo lo que es la colaboración público-privada, pero no la libertad que pueda tener un usuario de un seguro de salud.

El sector de la sanidad privada está viviendo una etapa de adquisiciones muy importantes. ¿Cómo valora, como presidente de HM Hospitales, las posibles fusiones entre Vithas y Nisa o las de Quirónsalud?

Hacen lo mismo que hago yo, porque aquí solo tienes dos opciones: o quedarte parado y esperar a unirte a algún proyecto, o dar un paso para adelante e intentar aumentar tu tamaño con la intención de ser más competitivo.

Vivimos un momento político muy complicado que no sabemos muy bien por dónde va a salir y, en la medida de lo posible, todo lo que sea crecer en tamaño, te puede permitir tener estabilidad a medio y largo plazo. Por tanto, entiendo que los movimientos que hace Vithas, en este caso sobre Nisa, o Quirónsalud entran dentro de la evolución natural del sector.

¿Cómo afectan estos movimientos empresariales a su grupo?

No me preocupan. Los únicos que me preocupan son los que pueda tener, en un momento determinado, el Estado o una comunidad autónoma por una cuestión ideológica. Desde un primer momento, HM Hospitales ha pretendido competir con el sistema sanitario público, tanto en calidad, en docencia, como en investigación. Por eso, nuestro modelo es diferente al que pueden tener otros grupos.

El hecho de que nuestros competidores vayan creciendo en tamaño, no es un perjuicio a nosotros. En el sector sanitario privado no es una cuestión solamente de tamaño, sino del valor que aportes, desde el punto de vista del valor asistencial y de la oferta sanitaria. Obviamente, de Vithas a Nisa es un movimiento muy importante y llamativo, que además consolidaría a ese grupo como el segundo de España. Pero para nosotros, no es una cuestión de crecer por crecer, sino de consolidar el proyecto y aportar valor.

¿Cuál es el principal competidor de HM Hospitales? 

Tal y como es el modelo de HM Hospital, ¿su principal competidor sería directamente el SNS?

Sí, porque nuestro modelo no es el complementario a la sanidad pública ni dependiente de este sistema. Nosotros queremos que la gente encuentre la máxima satisfacción a la demanda cuando contrate un seguro de salud y, por eso, siempre digo que prefiero que un paciente se me vaya a Quirónsalud a que se vaya a la pública, porque lo perdemos para siempre. Lo que importa es que el paciente se encuentre a gusto en el sector sanitario privado.

¿Cuál de los cuatro grandes partidos le parece que defiende más y mejor los intereses de la sanidad privada en España?

Ninguno. Al revés, todos ellos ven a la privada como un tema tabú y no nos sentimos protegidos por nadie. A pesar de la crisis, de competir con un sistema sanitario público de alcance total y con cobertura universal, seguimos creciendo.

¿Cuál es la principal amenaza para la sanidad privada?

Todo lo que sean movimientos más vinculados a la izquierda porque hacen que existan riesgos sobre aquellos modelos que están sustentados en la colaboración público-privada.

O sea, que si Pablo Iglesias llegase algún día al Gobierno, ¿sería el enemigo ‘número uno’ de la sanidad privada?

No sería el enemigo ‘número uno’ porque no creo que lo haga con la intención de jorobar, sino que simplemente es un tema ideológico que no tiene en consideración la pérdida de empleo o cierre de hospitales. Lo estamos viendo en Cataluña y en la Comunidad Valenciana, por ejemplo. Desde hace años, el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) ha sacado informes absolutamente objetivos de la aportación en valor, en camas, en recursos y en dinero de la sanidad privada.

Otra propuesta sanitaria es la de extender el modelo Muface a todas las personas, no sólo a los funcionarios. Como representante de la sanidad privada, ¿cómo valora esta iniciativa?

Muface, el sistema que tienen los funcionarios, ha demostrado durante 30 años que realmente da un servicio y que la mayoría de ellos eligen la provisión sanitaria privada. Es un modelo que claramente genera un ahorro con respecto al SNS y si se extendiera a otros colectivos, aumentaría la capacidad de elección de la gente, y favorecería un sector empresarial que está creciendo, que genera empleo directo y, además, lo hace a un coste menor que lo que lo hace la gestión pública tradicional.

Recientemente, HM Hospitales vivió un cambio organizativo, asumiendo usted la Presidencia y manteniendo la Dirección General del grupo. ¿A qué se debió?

Se debe a la propia evolución natural de nuestra familia. Es decir, los cambios se producen a efectos del Consejo de Administración, después de que mis padres decidieran asignar los cargos institucionales a la función que venía haciendo cada uno. Entonces, yo quedo como presidente y director general del grupo; mi hermano Alejandro es el director de Recursos Corporativos y el consejero delegado del Consejo de Administración; y mi hermana Elena hace las veces de secretaria general y de bisagra entre los dos con los temas de marketing.

Los cambios organizativos en HM Hospitales.

¿Piensa delegar la Dirección General a otra persona y ostentar solo la Presidencia?

No, en principio no, porque por el nombramiento no hago más de lo que hacía antes. Llevo muchos años asumiendo la representación institucional de HM Hospitales y luego he sido gestor sanitario. Por otro lado, tengo un equipo de gente que está bastante organizado y no creo que haga falta ninguna persona en medio.

¿Dónde está HM Hospitales ahora y dónde le gustaría estar a corto-medio plazo?

HM Hospitales es ahora la referencia para el sistema sanitario privado en España, tanto en calidad, en docencia y en investigación, y un ejemplo a seguir para otros muchos hospitales y grupos hospitalarios, con toda la humildad del mundo lo digo. Lo que nos gustaría es seguir consolidando nuestro modelo de gestión, porque creemos que funciona, que da mucha satisfacción, que permite crecer y da estabilidad. No hay ningún objetivo relacionado con tamaño y, de hecho, todos los objetivos que hay a cinco años los hacemos siempre sobre la estructura en ese momento.

¿Cómo valora los primeros meses de Miguel Ángel Sánchez Chillón al frente del Icomen?

Muy positivamente. Me presenté al Colegio de Médicos de Madrid con la intención de cambiar las cosas y creo que Chillón está demostrando que lo importante es cambiar las cosas y lo está haciendo. En la última asamblea, cuando se aprobaron los presupuestos, avanzó cuatro años de un paso porque llevábamos cuatro años sin presupuestos. Hoy por hoy lo que toca es apoyar cualquier cambio porque es lo que necesita el colegio, sobre todo, de gestión y de organización.

Antes de él, la entidad estaba como la jungla y ahora está con el cuchillo y el machete desbrozando las grandes ramas. Puedo tener mis diferencias ideológicas o de enfoque con Miguel Ángel Sánchez Chillón y su Junta, pero ahora no toca eso, porque además creo que lo está haciendo bien, ya que está predominando la faceta del médico sobre cualquier otro asunto.

Tras cinco años al frente de la Secretaría General del IDIS, dejó este cargo el pasado mes de diciembre. ¿Echa de menos representar los intereses de la privada desde una organización?

No lo echo en falta, al revés, porque han sido cinco años de mucho trabajo y de mucho trabajo atropellado. Impulsamos el IDIS en un momento en el cual la sanidad privada no se conocía, por lo que tenías que estar permanentemente atento para ponerla en valor. Afortunadamente, lo hicimos entre todos muy bien gracias a que superamos los personalismos. Ahora que no estoy dentro, consigo organizar mejor mi trabajo y sigo defendiendo los intereses del sector desde la Presidencia de HM Hospitales. Creo que la gente que está actualmente lo está haciendo fenomenal y están construyendo nuevos proyectos que hacen que todavía la institución tenga y aporte más valor.

La entrevista a Juan Abarca Cidón, presidente de HM Hospitales, tuvo lugar en el plató de Redacción Médica. 


Si se lo pidieran, ¿volvería?

No me lo va a pedir nadie porque el IDIS no necesita a nadie en particular.

¿Y particularmente le gustaría volver?

Soy patrono del IDIS. Y no, qué va, al revés, he descansado mucho. Luego me presenté al Colegio de Médicos de Madrid con mucha ilusión pero sinceramente, menos mal que no gané, porque si hubiera ganado... Ahí me pudo posiblemente la ambición, pero creo que aportamos nuestro granito de arena para movilizar a que la gente fuera a votar y para que se estén llevando a cabo reformas en la institución. Y Miguel Ángel Sánchez Chillón está demostrando, por ahora, que también lo está haciendo.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.