25 de julio de 2017 | Actualizado: Lunes a las 18:10
Especialidades > Pediatría

Los pediatras se pronuncian sobre los zumos: nunca antes del año de vida

La Academia Americana de Pediatría ha elaborado un consenso sobre el uso de los zumos de frutas

Los pediatras se pronuncian sobre los zumos: nunca antes del año de vida
Redacción
Miércoles, 24 de mayo de 2017, a las 13:00
El zumo de frutas no ofrece beneficios nutricionales a bebés menores de un año y debe evitarse su consumo. Así de clara se ha manifestado la Academia Americana de Pediatría en un documento de consenso que evalúa la influencia de esta bebida en niños de hasta 18 años.

El consumo de zumos de frutas en bebés y niños pequeños puede estar asociado a diarreas, flatulencias, caries (por su contenido en azúcar) y hasta malnutrición, por lo que la Academia recomienda al pediatra medir este consumo cuando tengan alguno de estos casos. En general, no debe utilizarse como sustitutivo de la leche materna (o de vaca), pues estas contienen nutrientes que no se encuentran en el zumo, como proteínas, fibra, grasas, etc.

Además, se recomienda evitar el uso de botes fácilmente transportables (algunos con taza acoplada incluida), con los que el niño puede acostumbrarse a tomar zumo a todas horas. Tampoco se les debe dejar en la cama con uno de estos objetos y darle zumo antes de dormir o como método para calmar al niño alterado. Igualmente, no es recomendable darlo durante las comidas.

El zumo, concluyen los pediatras, no tiene un papel esencial en las dietas equilibradas de bebés y niños, y tampoco es igual que el consumo de fruta sólida. De hecho, los pediatras deben promover activamente el consumo de fruta en lugar de zumo, y limitar esta bebida a la mitad de la cantidad de fruta recomendada.

En niños de 1 a 3 años, la cantidad recomendada es, como mucho, de 118 mililitros diarios. Entre los 4 y los 6 años, el documento establece un máximo de 177 ml/día, y entre los 7 y los 18 años el consumo debe limitarse a 236 ml/día.