Los colectivos han presentado sus demandas ante el Parlamento para mejorar la atención a los pacientes andaluces

Los médicos andaluces exigen una equiparación salarial a nivel nacional
La Mesa del Grupo de Trabajo para mejorar la asistencia sanitaria constituido en la Comisión de Salud y Familias


16 nov 2021. 15.00H
SE LEE EN 6 minutos
“Estamos muy quemados”. Así ha resumido el estado de los facultativos andaluces el secretario de Salud, Servicios Sociosanitarios y Dependencia de UGT, Antonio Macías Borrego. Uno a uno, las seis federaciones, colegios y sindicatos representantes de los sanitarios andaluces han presentado sus demandas al Grupo de trabajo para la mejora de la asistencia en Andalucía. Una mesa donde, entre los puntos más destacados, se ha presentado la necesidad equiparar el salario de los facultativos andaluces al resto de España así como mejorar la Atención Primaria con más plazas y retención del talento de la región.

Tanto desde Ccoo como desde UGT, sindicatos presentes en la mesa, se ha puesto de manifiesto la sobrecarga asistencial a la que están sometidos los profesionales del Servicio Andaluz de Salud (SAS). Una sobrecarga que, tal y como ha señalado José Pelayo Galindo, secretario general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de Ccoo, “se suma a la excesiva burocratización” y lleva a que la “Atención Primaria esté sufriendo hasta límites insospechables”.

Ambos sindicatos también han hecho hincapié en los problemas surgidos por la atención telefónica, implantada con la llegada de la pandemia. Así, tras más de un año de este tipo asistencia, Ccoo ha recalcado que “se vulnera el principio de accesibilidad de los pacientes”, sin que este tipo de atención rebaje los tiempos de demora, situados entre siete y 14 días. En este punto, Pelayo ha subrayado la falta de consideración con la brecha digital, por la cual no se atiende a las necesidades formativas de los médicos ni se tiene en consideración “la seguridad del paciente”, generando situaciones por las que “se han he llegado a hacer diagnósticos sin ver a los pacientes”, con los problemas de seguridad clínica que esto puede suponer.

Ante los presupuestos sanitarios, Antonio Macías, ha señalado que “no queremos que los aplausos sean constantes, necesitamos vernos reconocidos por la Administración”. En este punto, el representante de UGT ha destacado la necesidad de mejorar las condiciones retributivas de los profesionales sanitarios, poniendo el foco en la equiparación y los complementos salariales y manifestando su contrariedad ante el complemento de exclusividad de la privada “que no ha aumentado el número de facultativos dedicados exclusivamente al SAS y que supone un coste de 30 millones de euros al año, una cantidad que se ha retraído del RCP. Nos sentimos como una caja de donde se saca dinero para atender otras cuestiones”, ha recalcado Macías.

¿Cuánto tiempo dedica un médico de Familia a cada paciente?


La Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria (SamfyC) ha presentado ante el grupo de trabajo la queja de los sanitarios por el tiempo de dedicación a la atención personalizada. Según esta sociedad, un médico de Familia atiende a “unos 60 pacientes cada día, uno de cada cinco sin cita previa”. Unas cifras que suponen “un desgaste físico y emocional” que debe ser atendido por la Administración.


“Ocho minutos de atención telefónica, 10 para la presencial y 30 para la asistencia domiciliaria”



De este modo, la presidenta de SamfyC, Pilar Cerceño, ha propuesto aumentar los tiempos dedicados a cada paciente, mejorando los medios y sumando formación específica en teleformación. En concreto, Cerceño ha solicitado ubicar la media de tiempo de atención a cada paciente en “ocho minutos de atención telefónica, 10 para la presencial y 30 para la asistencia domiciliaria”.

Estas mejoras deberían ir, según ha señalado SamfyC, junto a un aumento del gasto a la Atención Primaria, alcanzando el 25 por ciento del total del presupuesto dedicado a sanidad. El incremento permitiría establecer unas condiciones económicas igualitarias al resto de España, “evitando la fuga de batas blancas”. A esta medida la sociedad médica añade la necesidad de “aumentar las plazas MIR”, sumando reconocimientos específicos a los médicos tutores. Toda una lista de propuestas cuyo fin último es devolver el prestigio y la calidad de los servicios sanitarios andaluces.

Enfermeros, farmacéuticos y fisioterapeutas: la primera línea de atención


Junto a los representantes médicos, el Grupo de trabajo sanitario ha convocado al Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía y la Asociación Andaluza de Enfermería Comunitaria. Los representantes de los tres organismos han destacado la importancia de dotar de recursos a sus profesionales, pues son “la primera línea de atención a los pacientes”.

En el caso de los farmacéuticos, el presidente del Consejo andaluz, Antonio Mingorance, ha subrayado el papel que durante la pandemia han jugado los servicios farmacéuticos. Así, ha manifestado como “cuando todo estaba cerrado han sido los farmacéuticos quienes han atendido y han informado a la población”. Un trabajo que debe ser reconocido y fomentado por la Administración.

Por su parte, Juan Manuel Niebla, presidente del Colegio de Fisioterapeutas, ha puesto de manifiesto el “intrusismo” y la falta de reconocimiento en general de la profesión de fisioterapeuta. En concreto, Niebla ha destacado cómo “no estamos representados en ningún cargo intermedio, hay otro profesional que nos dice cómo llevar nuestro trabajo”, una situación que les lleva a exigir a la Administración que “el coordinador y el responsable de Fisioterapia sea un fisioterapeuta”. Se trata así de una demanda “lógica” que se suma a la importancia de “actualizar la cartera de servicios en el SAS”, pues esta estaría anticuada y actuaciones que la ciencia ya habría desacreditado.

Finalmente, el último turno de palabra lo han tenido los representantes de la Enfermería Comunitaria, desde donde se ha destacado que “se deberían ofertar más plazas para las convocatorias EIR. Andalucía era pionera en los inicios de la reforma sanitaria en la década de los 90 y ahora estamos en la cola de España”. Junto al aumento de las plazas, el colectivo de enfermería ha recalcado la necesidad de “trabajar en equipo e igualdad de condiciones respetando las competencias de cada profesional”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.