Alarcó: "Si Pablo Casado me ofrece ser ministro de Sanidad, diría que sí"

El portavoz de sanidad del PP en el Senado hace balance de legislatura y presenta el modelo sanitario de su partido

Antonio Alarcó, portavoz de sanidad del PP en el Senado.
Alarcó: "Si Pablo Casado me ofrece ser ministro de Sanidad, diría que sí"
dom 31 marzo 2019. 14.00H
Antonio Alarcó Hernández (Santa Cruz de Tenerife, 1951) es de esos políticos enmarcados fuera de lo común. Y es que además de ser portavoz de Sanidad del Partido Popular (PP) en el Senado, durante la última Legislatura, él sigue desempeñando su labor como jefe del servicio de Cirugía Funcional en el Hospital Universitario de Canarias, y “sin cobrar ni un solo euro, desde hace más de diez años”. Para el político, que vuelve a repetir como número 1 al Senado en las listas de Tenerife, su mayor recompensa diaria es “la satisfacción de dedicarse a los demás, como médico y senador”. Tal es así, que si llega el hipotético caso de que Pablo Casado le propone ser su próximo ministro de Salud –en la entrevista explica que cambiaría el nombre del ministerio- le diría que sí, sin dudarlo, por una simple razón: “Tengo experiencia suficiente para afrontar ese reto”. 

¿Qué balance hace de esta legislatura en el Senado en el ámbito sanitario?

Nos hemos convertido en la cabeza de lanza en cuestiones tan importantes en sanidad como la aprobación por unanimidad del plan de genómica. No conozco ninguna cámara legislativa en el mundo que haya apostado políticamente por un plan similar, como el Senado. Es una propuesta que nace de una moción que hicimos José Martínez Olmos (PSOE) y yo, y así se lo debo de reconocer. Es un logro mutuo. Además, este plan debería de ser la base de algo imprescindible, que es un pacto por la sanidad. No se puede hacer, ni se debe hacer política con la sanidad. En todo caso, se puede hacer política sanitaria, que es un tema técnico.

¿Cómo explicaría al paciente la importancia de este proyecto?

Antonio Alarcó opina sobre el plan para luchar contra las pseudoterapias del Gobierno y sobre la homeopatia. 

En España hay 3 millones de ciudadanos afectados por una enfermedad psiquiátrica. Su tratamiento necesita una medicación. La que se suministra hoy por lo general es muy poco efectiva, ¿por qué? Porque no tiene la genómica hecha, depende de la determinación del genoma para ver si tiene metabolismo lento, súper lento, súper rápido. Por eso es necesario el plan de genómica. El próximo carnet de identidad de los españoles va a ser el del genoma.

¿En cuánto tiempo?

Cuanto más tarde peor. El genoma necesita ahora una inversión. Cada euro que se invierta en el genoma, revierte en cuatro euros a la ciudadanía. ¿Y ahora qué problemática existe con esto? La seguridad que debe de existir en el almacenaje de esos datos, porque son nuestros y hay que respestar la intimidad de cada uno. 

De ser de nuevo elegido como senador, ¿le gustaría volver a repetir como portavoz sanitario?

He dedicado mi proyecto vital a la Medicina. Mi proyecto vital es dedicarme a los demás. Y esto no tiene que ver con ninguna religión. Lo llamo humanismo activo que aprendí de mi padre y que lo practico con alegría. Hago política como opero en el quirófano: con seriedad. Y ese es mi eslogan. Lo que nunca he sido en mi vida es negligente, ni en la política, ni en la cirugía.

¿Ve a Pablo Casado como próximo presidente del Gobierno?

Sí. Hace 4 años invité a Pablo Casado a La Laguna para hablar con mi grupo parlamentario. En una rueda de prensa dije, "estamos ante el próximo presidente de Gobierno de España”. Lo dije porque lo sentía.

¿Qué planes trae Pablo Casado para la sanidad española?

Antonio Alarcó: "Por culpa de las jubilaciones está habiendo un vacío enorme de talento en la universidad y en nuestros hospitales".

Todas las aportaciones en materia sanitaria nacen en la Comisión Nacional de Sanidad del Partido Popular, de la cual tengo la suerte de ser vicepresidente. Ahí realizamos numerosas aportaciones, que por cierto, una de las cosas que propuse es que el Ministerio de Sanidad cambie su nombre para denominarse de Salud. Debe de cambiarse siempre que sea posible y suponga coste cero, porque la salud es mucho más profunda que la sanidad. 

Supongo que habrá más propuestas.

Claro. Sus prioridades son reducir las listas de espera, elaborar el registro de profesionales sanitarios, establecer un distrito único sanitario europeo. Con esto último ya no hay que hablar de cuántos especialistas necesitamos en España, sino cuántos necesitamos en Europa. Pablo Casado viene de una familia de médicos, de oftalmólogos, con lo cual para él la sanidad es uno de los pilares del Estado de Bienestar.

Si Pablo Casado llega a la Moncloa y le ofrecer ser su ministro de Sanidad, ¿aceptaría?

Hay muchos condicionantes. Pero si gobernara, y espero que sí, no tengo ninguna duda de que aceptaría el cargo, porqué cuando uno tiene juventud acumulada como yo, la vanidad, se lo garantizo, está en un segundo plano. Me siento preparado, porque he dedicado mucho tiempo a la sanidad y voy a seguir dedicándolo. Tengo raíces suficientes para afrontar este reto.

En este marco político que vivimos actualmente de controversia y de enfrentamiento, ¿cree usted posible un pacto a nivel nacional en pro de la sanidad?

¡Tiene que ser posible! Las generaciones futuras no nos perdonarán que no hagamos factible ese pacto para que uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo sea equitativo y sostenible. Y otro punto importante: no hay ningún país en el mundo que jubile al talento. El derecho constitucional a  jubilarse es un derecho que defiendo a ultranza. Ahora bien, que te obliguen a jubilarse cuando uno no quiere eso no es serio.

Entiendo por tanto que su partido está a favor de no forzar la jubilación de médicos. 

Sin duda. Está habiendo un vacío enorme de talento en la universidad, en nuestros hospitales. No es cuestión de que no entren los jóvenes, es que a un jubilado no lo sustituye nunca un joven, lo sustituye otro un poco menos mayor. Hay que aprovechar ese talento. No nos podemos permitir el lujo de despreciarlo.

Precisamente, ese pacto en Medicina Genómica fue alcanzado y promovido de forma unánime entre el PP y PSOE. ¿Será esa la última vez que veamos un acuerdo entre ambas formaciones políticas?

Antonio Alarcó y la proposición de convertirse en el próximo ministro de Sanidad de España. 

Pues si es la última vez sería un grave error que no sería perdonable a quien lo ejerza.

Cuando usted escucha que hay que recentralizar la sanidad, tal y como ha hecho Vox en su programa electoral, ¿qué piensa?

Eso aún no lo he visto por escrito. 

Aparece en el programa electoral con el que concurrieron a las elecciones andaluzas

Sí, bueno, y salir de Europa y quitar las comunidades autónomas. Yo creo en las comunidades autónomas, lo que no creo es que las comunidades autónomas tengan que triplicar o cuadriplicar lo que ya hace alguien. Los grandes problemas sanitarios no se resuelven localmente, se resuelven con ideas nacionales y europeas, no hay otra. 

Pero ese modelo que usted propone tiene cierto parecido a una recentralización del sistema sanitario. ¿Quieren otorgar más poder de acción al Ministerio de Sanidad?


"Que haya 17 comunidades autónomas y 2 ciudades autónomas, no justifica que haya 17 sistemas sanitarios distintos"


No digo más poder, hablo de llegar a una cartera de servicios universal. Hay que hacer una cartera de servicios ¡pactada y nacional! A partir de ahí abogar por una gestión directa. No tiene sentido que haya más, por ejemplo, universidades que en Alemania o que sobran dos mil y pico camas de agudos, faltando casi medio millón de larga estancia. ¿Dónde pone eso en la Constitución?

¿Qué diagnóstico hace de la gestión sanitaria a nivel autonómico?

El principio constitucional, de que hay 17 comunidades autónomas y 2 ciudades autónomas, no justifica que haya 17 sistemas sanitarios distintos. No es ir contra de las autonomías, ni mucho menos, es ir a la necesidad objetiva de una correcta organización. Nosotros somos partidarios de un Pacto por la Sanidad. Eso significa hacer una cartera de servicios factible. Hay que darle más financiación.

¿En esa cartera de servicios que usted mencionara iría implantada y financiada la vacuna del Bexsero o meningococo B?

Bueno, vamos a ver, una vez pactada hay que financiarla. Lo que se pacta tiene que financiar la cartera de servicios, no el territorio, sin duda. Por eso es necesario un acuerdo político.  Por eso, aunque uno pase de la política, la política no pasa de ti, influye sobre la vida entera.

¿Haría obligatoria la vacunación en determinadas vacunas?

Lo haría, sí. No tenga usted ninguna duda. Si usted tiene una enfermedad contagiosa hoy aquí en Madrid, y no la declara, usted cae usted en materia penal. Se debe de pactar cuales son obligatorias. Se llama salud pública.

¿Cómo valora el Plan para Luchar contra las Pseudociencias promovido desde el Ministerio de Sanidad y el Ministerio de Ciencia?

Hay algunos médicos que practican pseudociencias, es verdad y hay que luchar contra eso.

Antonio Alarco en un momento de la entrevista. 


¿Cree que se debería de perseguir penalmente a esos médicos?

¿Se debería de perseguir? Sin ninguna duda, ¿se tiene que prohibir? Sin duda. ¿Perseguirlos penalmente? No soy capaz de responder, porque eso lo analizan los juristas. Las pseudociencias son una estafa y son ilegales. Hacen mucho daño a los pacientes. 

¿Para usted la homeopatía es pseudociencia?

Para mí la homeopatía es una cosa alternativa que tiene que ver muy poco con la ciencia. Lo practican algunos profesionales. Pero si lo que se está intentando decir es que la homeopatía puede sustituir a un fármaco, eso no es cierto. ¿Que es verdad que se puede usar la naturaleza en muchos casos? Claro, pero lo que se tiene que hacer es exponerla científicamente.

Por lo tanto, ¿el médico no debe recetar homeopatía?

El título de médico no faculta para nada. Faculta para ser médico voluntariamente, y a partir de ahí hay que tener una ética determinada para utilizarlo.

Usted ha estado operando durante más de 10 años de forma gratuita como en el Servicio de Cirugía Funcional del Hospital Universitario de Canarias. ¿Por qué?

Creo que hay que dedicarse a los demás, merece la pena. ¿Pero qué me dijeron cuando dije que quería trabajar gratis? “Oiga, es que cómo va a estar usted trabajando sin cobrar.” “ Pues sí, por qué no, cuál es el problema.”  Algunos querían crearme problemas. En definitiva, sigo haciendo trasplantes de páncreas, el único factor es que no cobro. ¿Es creíble? No. ¿Por qué lo hago? Porque yo si no opero no soy yo. Lo digo con orgullo, porque no hay cosa que peor llevo que las descalificaciones contra los políticos, cuando dicen que todos somos malos. Me niego. Lo que es cierto es que hay un grupo determinado, que generalmente es pequeño, que hace daño a la profesión. 

¿Está de acuerdo con que se contraten a MIR sin especialidad como ha sucedido en algunas comunidades, como Castilla León?

Antonio Alaracó: "Para mí la homeopatía es una cosa alternativa que tiene que ver muy poco con la ciencia"

¿Médicos sin especialidad? No. A no ser que sean médicos sin especialidad cuya misión a cumplir como médicos no exija una especialidad concreta. ¿Es bueno? No. ¿Es mejor que no hubiera ninguno? Sí. Pero lo ideal es que no, a no ser que su misión sea médico general, que los hay todavía y que hacen una misión muy importante.

Para terminar, ¿sobran facultades de Medicina en España?

La distribución actual, producto de los localismos, ha creado más facultades de Medicina de lo necesario. ¿Sobra alguna en concreta? No, no es ese el tema.  Globalmente Alemania tiene menos facultades de Medicina que España. Luego, si globalmente Alemania tiene menos facultades de Medicina que España es evidente. Aunque la enseñanza médica en España es muy buena, junto a nuestros MIR. Es verdad que en honor a ese criterio de evidencia no sobra. Es evidente que el sistema actual no es correcto y desde luego tenemos que facilitar que no sea así.

¿Cree usted que hay precariedad en la docencia médica en las universidades española?

No, yo no creo eso. Lo que hay precariedad es por jubilaciones. Soy catedrático desde hace mucho tiempo, y detrás mío tengo cuatro profesores asociados, ninguno titular. ¿Por qué no tengo ningún titular? Porque no han sacado plazas. ¿Tenemos gente preparada detrás mía? Muchísimas. ¿Qué ocurre? Que el día que nos jubilemos no hay sustituto detrás.

¿Cómo evalúa los últimos criterios que se aprobaron para ser profesor de Medicina?

Bueno, los últimos criterios son insostenibles.

Los aprobó el Gobierno del Partido Popular.

No, los últimos que puso el Gobierno del PP están está en fase de corrección. Lo que hizo mi gobierno es intentar subir al máximo el nivel posible en el profesorado. Por lo tanto, hay criterios en estos momentos que están en fase de discusión, independientemente al Gobierno que esté. Esos criterios hay que modificarlos porque casi se hace imposible que entre gente muy válida a la universidad. Esos criterios tienen que responder más a lo que significa el mercado que tenemos nosotros que cubrir.

Por lo tanto, ¿los cambiaría?

Los mejoraría, no los cambiaría, que es muy distinto.

Antonio Alarcó posa en los estudios de Redacción Médica. 


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.