Se ha iniciado un ensayo con humanos con el anticuerpo MCLA-158 que en estos momentos se está ampliando

Un fármaco consigue bloquear las células madre de los tumores
El equipo de investigadores del IRB.


25 abr 2022. 17.50H
SE LEE EN 3 minutos
La ciencia ha logrado dar un nuevo paso de gigante en el abordaje de los tumores a partir de células madre. Investigadores del IRB Barcelona, un centro de investigación impulsado por la Generalitat y la Universitat de Barcelona (UB) y que tiene un consorcio internacional con la empresa Merus N.V, han conseguido realizar un fármaco en células madre cancerosas y con una toxicidad mínima. Se ha demostrado que el anticuerpo MCLA-158 exhibe propiedades terapéuticas tales como la inhibición del crecimiento de los cánceres colorrectales con mutación KRAS, el bloqueo de la iniciación de metástasis y la supresión del crecimiento tumoral en modelos preclínicos para varios tipos de cáncer epitelial.

Los investigadores del estudio, que ha sido publicado en la revista Nature Cancer, explican cómo se ha llevado a cabo el anticuerpo y qué respuestas ha tenido en los modelos experimentales de cáncer, recreados en ratones. Hasta ahora, el fármaco experimental ha sido testado en diez pacientes, logrando que se les redujera el tumor. Todos estos datos forman parte de un ensayo en fase 1 y salieron a la luz en octubre de 2021, después de su publicación por parte de la empresa holandesa Merus N.V.

Actualmente todos aquellos pacientes que sufren tumores sólidos como el gástrico, esófago o colon acaban recurriendo a la cirugía, la quimioterapia, radioterapia o inmunoterapia. Todas estas técnicas no ofrecen ni mucho menos la eliminación de la patología, por lo que el paciente puede sufrir una recaída y acabar muriendo.

El anticuerpo MCLA-158, conocido por su nombre comercial de Petosemtamab, ya ha sido experimentado en ratones y los investigadores han alcanzado la conclusión de que logra bloquear el surgimiento de metástasis y frena el crecimiento de tumores sólidos primarios. Después de este éxito, se decidió dar un paso más e iniciar un ensayo en humanos, que en estos momentos se sigue ampliando.

El anticuerpo aborda dos proteínas que fomentan el tumor


Este anticuerpo también tiene la peculiaridad de que reconoce dos proteínas diferentes de las células madre del cáncer, que son la EGFR y la LGR5. La primera de ellas potencia un crecimiento sin control de las células, mientras que LGR5 marca las células madre, responsables de la expansión de los tumores. La misión del anticuerpo es reducir la proteína EGFR, en todas las células que tienen integrado el segundo marcador, LGR5. Así pues, consigue frenar su expansión y la supervivencia de las células que expanden el cáncer.

Otro apunte para tener en cuenta es que el anticuerpo no afecta a las células madre sanas de nuestro cuerpo, claves a la hora de regenerar los tejidos. En frases tempranas al estudio los investigadores eliminaron los anticuerpos que suponían una mayor toxicidad.

El próximo paso que los científicos ya están realizando es seguir corroborando el avance y actividad de más pacientes con este anticuerpo a medida que avanza el ensayo clínico. El líder del estudio, el especialista Eduard Batlle, espera que "entre dos y cuatro años" el fármaco reciba el visto bueno de las agencias del medicamento.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.