Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Especialidades > Oncología Médica

El aumento continuado de peso eleva el riesgo de cáncer

La obesidad es la segunda causa prevenible de cáncer en Reino Unido

El riesgo de cáncer puede aumentar hasta un 50% en hombres.
El aumento continuado de peso eleva el riesgo de cáncer
Redacción
Lunes, 07 de noviembre de 2016, a las 17:10
El aumento sustancial de peso durante muchos años eleva el riesgo de cánceres relacionados con la obesidad en un 50 por ciento en los hombres y en casi un 20 por ciento en las mujeres, según concluye una nueva investigación presentada este lunes en la Conferencia del Cáncer del Instituto Nacional de Investigación del Cáncer (NCRI, por sus siglas en inglés), de Reino Unido.

Investigadores de la Universidad de Manchester y The Health eResearch Center, en Reino Unido, observaron el aumento de peso durante muchos años y evaluaron el riesgo de desarrollar cánceres relacionados con la obesidad. Se trata de una nueva forma de ver el impacto a largo plazo de ser obeso a través de la vida de una persona y el vínculo con el desarrollo de cáncer.

En el estudio de aproximadamente 300.000 personas en América, incluyendo alrededor de 177.500 hombres y 111.500 mujeres, los autores clasificaron a la población en cinco diferentes trayectorias de peso de por vida, examinando los cambios en el índice de masa corporal (IMC) entre las edades de 18 y 65. Algunas personas ganaron un poco de peso entre las edades de 18 y 65 años, mientras que otras se convirtieron en obesas mórbidas.

La población fue seguida durante un promedio de 15 años para ver quién pasó a desarrollar cánceres relacionados con la obesidad. Los científicos encontraron que los hombres que pasaron de un IMC de alrededor de 22 a 27 presentaban un 50 por ciento más de riesgo de desarrollar cáncer relacionado con la obesidad en comparación con aquellos que se mantuvieron dentro de un rango de peso saludable.

En los hombres que pasaron de tener sobrepeso a obesidad mórbida, el riesgo subió un 53 por ciento en comparación con el mismo grupo. Por su parte, las mujeres que pasaron de un IMC de 23 a alrededor a 32, tuvieron un 17 por ciento más de riesgo en comparación con las mujeres cuyo peso comenzó en el grupo saludable y se mantuvo estable.

De las 300.000 personas en el estudio, hubo alrededor de 9.400 mujeres y 5.500 hombres que fueron diagnosticados con cánceres relacionados con la obesidad después de los 65 años. Varios de los tipos de cáncer relacionados con la obesidad sólo pueden afectar a las mujeres, como por ejemplo el cáncer de útero y cáncer de ovario.

Cambios en la dieta y ejercicio

El sobrepeso u obesidad es la segunda causa prevenible de cáncer más grande en Reino Unido después del tabaco y contribuye a alrededor de 18.100 casos de cáncer cada año. Está relacionada con una amplia gama de tipos de cáncer incluyendo intestino, mama y páncreas.

La autora principal e investigadora de la Universidad de Manchester, Hannah Lennon, señala: "Esta investigación demuestra lo importante que es mirar el incremento de peso durante la vida de una persona para obtener una imagen más clara del riesgo de cáncer a través de la vida en comparación con el IMC de alguien en un solo punto".

"Este estudio también podría ser realmente útil en salud pública. Podría ayudar a identificar a las personas que más se beneficiarían de tomar medidas para controlar su peso antes de que surjan problemas de salud, incluyendo un diagnóstico de cáncer", añade esta experta.

Por su parte, Harpal Kumar, director ejecutivo de Cancer Research UK, destaca: "Ésta es una manera realmente interesante de ver el riesgo de cánceres relacionados con la obesidad durante toda la vida y nos ayuda a entender los efectos del aumento de peso con el tiempo".

"Es importante que las personas estén informadas sobre las formas de reducir su riesgo de cáncer. Y aunque no hay garantías contra la enfermedad, mantener un peso saludable puede ayudarles a recopilar probabilidades a su favor y tiene un montón de otros beneficios también. Hacer pequeños cambios en la comida, la bebida y la práctica de ejercicio que se puedan mantener a largo plazo es una buena manera de llegar a un peso saludable y permanecer en él", apostilla.

La directora del NCRI, la doctora Karen Kennedy, subraya: "Este estudio proporciona una comprensión más profunda de las consecuencias para la salud causadas por la epidemia de obesidad. Ayuda a pintar la imagen de cómo se podría acumular el riesgo con el tiempo para diferentes personas y podría proporcionar a los profesionales de la salud un medio para evaluar el riesgo de un individuo".

Este trabajo fue financiado por Cancer Research UK como parte de la National Awareness and Early Diagnosis Initiative (NAEDI), así como el Instituto Farr y vinculado con el nuevo NIHD Manchester BRC Cancer Prevention and Early Detection.