IDIVAL trabaja para diseñar futuros ensayos clínicos con fármacos

La proteína amiloide, muy presente en fases presintomáticas del alzhéimer
La enfermedad de Alzheimer se relaciona con el depósito cerebral de beta amiloide


17 feb 2022. 17.00H
SE LEE EN 3 minutos
El grupo de Enfermedades Neurodegenerativas del Instituto de Investigación Valdecilla (Idival), junto con los servicios de Neurología y Medicina Nuclear del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (HUMV), han participado conjuntamente en un estudio que llega a describir la frecuencia de los depósitos cerebrales de la proteína amiloide en personas sanas y con deterioro cognitivo a partir de los 50 años.

Han llegado a participar cerca de 20.000 pacientes en el estudio, que ha resultado clave para abrir la puerta a conocer al detalle las fases presintomáticas de la enfermedad de Alzheimer. Por otra parte, su descubrimiento repercute directamente en el diseño de futuros ensayos clínicos con fármacos antiamiloide. La procedencia de los pacientes estudiados es de 85 cohortes de diferentes centros de investigación de todo el mundo, además del grupo HUMV-Idival, que forma parte de la iniciativa internacional Amyloid Biomarker Study. La investigación, liderada por Olin Janssen y Willemijn Jansen, de la Universidad de Maastricht (Países Bajos), se acaba de publicar en la revista digital JAMA Neurology.

La enfermedad de Alzheimer se relaciona con el depósito cerebral de beta amiloide y se puede medir utilizando una técnica de neuroimagen conocida como PET (Tomografía por Emisión de Positrones) de amiloide, o determinando la proteína beta amiloide (Aβ42) en líquido cefalorraquídeo (LCR).

El impacto del amiloide en los pacientes estudiados


Entre el colectivo de personas que no presentaban esta demencia, el amiloide aparece en el 24 por ciento de las personas con cognición normal, en el 27 por ciento de las personas con deterioro cognitivo subjetivo y en el 51 por ciento de las personas con deterioro cognitivo leve. Los resultados son parejos tanto si se utiliza PET de amiloide como el Aβ42 del LCR. Pese a ello, cuando se vuelven a calcular los puntos de corte basándose en la distribución de las mediciones de los biomarcadores observadas en cada cohorte, el Aβ42 de LCR detecta un 10 por ciento más de casos positivos de amiloide que la PET, lo que aumenta la prevalencia de los depósitos de amiloide en personas cognitivamente normales a un tercio.

Por otra parte, la prevalencia del amiloide aumenta con la edad entre las personas sin demencia. Los investigadores ofrecen el siguiente ejemplo: según las mediciones ajustadas de Aβ42 en el LCR, el 17 por ciento de las personas cognitivamente normales de entre 50 y 54 años tiene indicios de amiloide. A los 70 años, un tercio lo tiene, y a los 95 años, más de la mitad.

Las conclusiones a las que llegan los investigadores es que este descubrimiento sugiere que las fases muy iniciales de la enfermedad de Alzheimer pueden ser más frecuentes de lo que se estimaba anteriormente, lo que tiene importantes implicaciones para las estrategias de diseño y reclutamiento de ensayos clínicos con fármacos antiamiloide, y para las políticas de planificación de la atención sanitaria.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.