22 de septiembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 10:10
Especialidades > Neurología

La dieta mediterránea 'combate' el deterioro cognitivo de los mayores

Para realizar el estudio, se han medido las habilidades cognitivas (memoria y atención) de casi 6.000 personas mayores

La dieta mediterránea es rica en verduras, cereales o aceite de oliva, entre otros alimentos.
La dieta mediterránea 'combate' el deterioro cognitivo de los mayores
Redacción
Viernes, 04 de agosto de 2017, a las 15:40
Las personas mayores que presentan algunas dificultades cognitivas debido a la edad pueden reducir estos riesgos de deterioro con la dieta mediterránea, según un estudio publicado en Journal of the American Geriatrics Society para la Fundación Salud en Envejecimiento de Estados Unidos.

Los mismos resultados se dieron para aquellos mayores que siguen la conocida como 'MIND diet', una versión de la dieta mediterránea que incluye 15 tipos de comida, considerada como saludable para el cerebro y, por lo tanto, para el sistema cognitivo. Esta dieta es rica en verduras de hoja verde, otras verduras, nueces, bayas, judías, cereales, mariscos, aves de corral, aceite de oliva y vino.

Así, los investigadores información de 5.907 mayores que participaron en el estudio Salud y jubilación, completando un cuestionario en el que se les preguntaba por sus hábitos alimenticios. Además, se midieron las habilidades cognitivas de estos, en concreto, las de memoria y atención.

Un 35% menos de deterioro cognitivo

Gracias a estos resultados se ha podido evidenciar que aquellos que ingieren alimentos de la dieta mediterránea y la 'MIND diet' obtuvieron un mejor resultado en los test de habilidades cognitivas, frente a aquellos que no siguen una dieta saludable. En concreto, los mayores que si siguen estos dos tipos de dieta han mostrado un 35 por ciento menos de riesgo de deterioro cognitivo; mientras que aquellos que lo hacen de forma "moderada" han presentado un 15 por ciento menos de riesgo.

En términos generales, el estudio ha demostrado que seguir una alimentación saludable basada en la dieta mediterránea y 'MIND diet' está relacionado con una mejor función cognitiva, así como un menor riesgo de presentar discapacidad cognitiva en unos años.