11 de diciembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 09:20
Especialidades > Neumología

Los neumólogos prefieren enfrentarse al cáncer de pulmón 'en equipo'

La Separ solicita que se formen grupos pluridisciplinares

Carme Hernández, enfermera y directora de Separ Pacientes.
Los neumólogos prefieren enfrentarse al cáncer de pulmón 'en equipo'
Redacción
Lunes, 30 de enero de 2017, a las 14:30
El tumor de pulmón continúa a la cabeza de cánceres mortíferos en España a pesar de una discreta reducción de la mortalidad en el último año de un 2,9 por ciento. Por eso, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) aboga por que su abordaje sea multidisciplinar.
 
Neumólogos, cirujanos torácicos, fisioterapeutas respiratorios y enfermeros son algunos de los profesionales que se coordinan frente a este tumor, y ese trabajo condiciona la calidad del tratamiento o incluso la precocidad del diagnóstico, según ha dado a conocer la Separ.

“Desde la Separ queremos desafiarnos como neumólogos, cirujanos torácicos, enfermeros y fisioterapeutas respiratorios, y enfrentarnos todos juntos a algunos de los retos que en estos momentos plantean las patologías respiratorias más prevalentes en nuestro entorno”, ha explicado Carme Hernández, enfermera y directora de Separ Pacientes.

En sentido estricto, un equipo multidisciplinar de cáncer de pulmón está integrado por neumólogos, oncólogos  médicos, cirujanos torácicos, radioterapeutas, patólogos, radiólogos y expertos en cuidados paliativos. Además, en muchas ocasiones también se incorporan otros profesionales sanitarios que facilitan un abordaje todavía más integral, como son enfermeras, fisioterapeutas, psicólogos o asistentes sociales.

“Nuestro primer reto, el cáncer de pulmón, es un reto sanitario de primer orden. El acceso a equipos multidisciplinares ahorra tiempo en la realización del diagnóstico más exacto y garantiza la mejor opción de tratamiento adaptada para cada paciente de forma individual”, ha señalado.

“La comunicación de las decisiones es crucial para asegurar una transición suave entre los distintos servicios que participan y para evitar la omisión de cualquier aspecto del cuidado de los pacientes”, ha asegurado Eusebi Chiner, neumólogo y codirector de Separ Pacientes.

En una reciente encuesta realizada sobre el funcionamiento de estos grupos multidisciplinares, los resultados muestran que el tiempo de envío al especialista de referencia, así como el tiempo entre el diagnóstico y la iniciación al tratamiento habían disminuido.
 
Por otra parte, un 50 por ciento de los grupos han realizado una guía de funcionamiento propia que recoge las indicaciones de las guías internacionales más recientes adaptadas al centro sanitario.
 
“La clave fundamental de un equipo multidisciplinar es la comunicación, por una parte entre los distintos profesionales para favorecer la coordinación en el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento posterior del paciente y, por otra, la comunicación del equipo con el paciente y  sus familiares”, ha concluido Matilla.

El tabaco está detrás de un 80 por ciento de los casos

La sociedad científica advierte de que su desarrollo se vincula al tabaquismo, ya que un 80 por ciento de los casos se da en personas fumadoras y un 89 por ciento de los casos son prevenibles. Sus síntomas no se manifiestan hasta que la enfermedad está avanzada y solo un 15 por ciento de los casos se detecta en etapas iniciales.
 
En las últimas décadas, los avances en los resultados de su tratamiento han experimentado una mejoría modesta, ya que la supervivencia de esta enfermedad permanece todavía muy baja.
 
“Por su complejidad, el abordaje del cáncer de pulmón requiere la interacción entre especialistas de diferentes campos porque éstos aportan distintas habilidades y culturas de trabajo”, ha asegurado José María Matilla, coordinador del Área de Oncología Torácica de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ).
 
A lo que ha añadido que “conseguir esta coordinación en el cuidado de esta patología es de alta prioridad en los sistemas públicos debido al volumen de casos, la letalidad de la enfermedad y para evitar la disparidad en la calidad del tratamiento y el seguimiento de los pacientes”.