24 de junio de 2017 | Actualizado: Sábado a las 14:50
Especialidades > Neumología

Sanidad tendrá listo el plan nacional de tuberculosis antes de fin de año

Se ha conformado un grupo de trabajo de las comunidades autónomas para abordarlo

Dolors Montserrat, ministra de Sanidad (izquierda), y Sarai Quirós.
Sanidad tendrá listo el plan nacional de tuberculosis antes de fin de año
Redacción
Martes, 28 de marzo de 2017, a las 16:20
La Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (Neumomadrid) ha hecho público el compromiso del Ministerio de Sanidad con las sociedades científicas de crear un Plan Nacional de Prevención y Control de la Tuberculosis antes de que concluya el año.

Este acuerdo ha tenido lugar en el contexto de la estrategia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) contra la tuberculosis, que fija para 2035 dos objetivos principales: reducir un 95 por ciento la mortalidad y un 90 por ciento su incidencia en todo el mundo.  Asimismo, se han celebrado de forma reciente el Día Mundial Contra la Tuberculosis y la VI Jornada de Actualización de la Red Nacional Contra la Tuberculosis y por la Solidaridad (Red TBS).

Así se ha referido a este asunto la coordinadora del Grupo de Enfermedades Infecciosas y Tuberculosis de Neumomadrid, Sarai Quirós, quien formó parte de las conversaciones mantenidas con el ministerio.

A esta reunión se invitó a un miembro de la Organización Mundial de la Salud (OMS); a un representante del Ministerio de Sanidad; a la Unión Internacional contra la Tuberculosis y Enfermedades Respiratorias; al Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos; a la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ); a la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc); y a la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), además de miembros de a organismos más específicos como Cruz Roja Española y la Agencia de Salud Pública de Barcelona.

“Los representantes de Sanidad hicieron mención, entonces, del primer Plan Nacional de Prevención y Control de la Tuberculosis, aprobado en 2007, y lo describieron como una estrategia que se dirigía a las partes básicas del problema, de modo que era necesario reeditarla y actualizarla por medio de un nuevo plan nacional, tarea que ahora les ocupa”, ha declarado Quirós.

Las líneas generales del borrador de esta Estrategia Nacional contra la Tuberculosis, que se prevé esté lista en 2017, son las siguientes: abordar el retraso diagnóstico, mejorar el estudio de contactos, poner los tratamientos al alcance de todos, potenciar la vigilancia epidemiológica, abordar la tuberculosis en fronteras y viajes, y, por último, un estudio en profundidad acerca del abordaje de la tuberculosis.

Plan de estudio en refugiados

En la actualidad, se ha conformado un grupo de trabajo constituido por representantes de todas las comunidades autónomas, quienes han destacado como objetivos más cercanos la creación de una red nacional de laboratorios de tuberculosis para homogenizar y controlar tanto las nuevas técnicas diagnósticas como la calidad de los nuevos test diagnósticos; un protocolo de vigilancia epidemiológica a nivel nacional; un plan de tuberculosis unificado de las comunidades autónomas; y la conclusión de un listado de siete indicadores de seguimiento del plan desde las comunidades autónomas y de forma global para ver los puntos débiles detectados en los últimos años y así poder implementar mejoras.

A estos aspectos se une el manejo de la tuberculosis multirresistente. En este contexto, “está a punto de publicarse por la Separ una nueva guía y un plan de estudio de la tuberculosis en refugiados”, ha puntualizado la especialista.

“Una vez elaborado un borrador con las aportaciones del grupo de trabajo de todas las comunidades autónomas, se incorporarán las sociedades científicas para hacer sus aportaciones al plan nacional, punto al que todavía no hemos llegado, ha señalado.

“Acto seguido, se pasará a la Comisión de Salud Pública, en la que participa la Dirección General de Salud Pública del Ministerio y los directores generales de todas las comunidades autónomas. El siguiente paso consiste en acudir al Consejo Interterritorial, donde los consejeros de Sanidad lo analizan y cumplen el final del proceso de aprobación, de modo que el objetivo es que, para finales de 2017, esté concluido y aprobado el Plan Nacional”, ha ratificado.

Por otra parte, Javier García Pérez, secretario general de la Red TBS y coordinador del Área de Tuberculosis e Infecciones Respiratorias de la Separ, en la recién celebrada VI Jornada de Actualización organizada por la Red TBS, ha confirmado que la ruta prevista por el Ministerio de Sanidad sigue vigente y a la espera de cumplirse en los próximos meses.

5.000 muertos cada día

Otro de los asuntos que se ha reseñado por parte de la Red TBS y Neumomadrid ante las autoridades del Ministerio de Sanidad, repara en la “falta de coordinación entre comunidades autónomas y ausencia de vigilancia y de control por parte del gobierno central de la tuberculosis” y en una crítica al Real Decreto 16/2012 porque “limita el acceso asistencial y sanitario de la población inmigrante, principal diana de la enfermedad”.

No en vano, según ha precisado García Pérez, del total de casos de tuberculosis en España, un 30 por ciento la padecen ciudadanos inmigrantes. Además, se sabe que, en Madrid y Barcelona –con mayor proporción de población de estas características– ese porcentaje oscila entre un 40 y un 55 por ciento.

Por otra parte, y según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la tuberculosis todavía mata a 5.000 personas cada día y hasta 4,3 millones de los infectados no está ni diagnosticado ni tratado.

No obstante –ha puntualizado García Pérez– otras fuentes de información ceñidas al territorio español, como el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, reflejan que España ha conseguido bajar un 4,27 por ciento los casos de tuberculosis con respecto a 2014, y, en general, está disminuyendo la prevalencia de la enfermedad  un dos por ciento cada año, ritmo todavía insuficiente para lograr las metas fijadas por la OMS para 2035.