El Gobierno lanza a audiencia pública los criterios de calidad de las nuevas unidades asistenciales de radioterapia

El cambio de tratamiento exigirá la firma del oncólogo y el radiofísico


30 may 2022. 13.50H
SE LEE EN 3 minutos
El Ministerio de Sanidad ha lanzado a audiencia pública el real decreto por el que se establecen los criterios de seguridad de las unidades asistenciales de radioterapia, que establece que los cambios en los tratamientos oncológicos “no se podrán iniciar ni modificar sin las firmas electrónicas” de los profesionales sanitarios implicados.

En concreto, del oncólogo radioterápico y del radiofísico hospitalario responsable de la dosimetría clínica, recoge el proyecto sobre los criterios de calidad y seguridad de las unidades asistenciales de radioterapia, que añade que “diariamente, los técnicos superiores de radioterapia y dosimetría firmarán de forma electrónica el tratamiento que hayan administrado”.

Paralelamente, el proyecto recoge que el especialista en radiofísica hospitalaria radioterápica será responsable de la aceptación, estado de referencia inicial y puesta en marcha para uso clínico de los equipos generadores de radiaciones con fines terapéuticos, de los equipos de simulación, de los sistemas de planificación y tratamiento de radioterapia, de los equipos de la medida de la radiación y de la red de registro, verificación y gestión.

Este sistema de registro, verificación y gestión de los tratamientos de radioterapia se realizarán a través de una red que incluirá una ficha electrónica de tratamiento del paciente.

Formación “específica y acreditada” para uso de radioterapia


El protocolo de seguridad para unidades asistenciales de radioterapia contempla también la “formación específica y acreditada” de los profesionales implicados en el uso de nuevos equipos y técnicas. 

En este sentido, establece que todo el personal vinculado a esta práctica estará “obligado a actualizar y perfeccionar sus conocimientos y habilidades” mediante la participación periódica en las correspondientes actividades de formación continuada.

La realización de estas actividades, recoge el documento, estará garantizada por la persona titular del centro y será supervisada por el responsable designado para la ejecución del programa de garantía de calidad y seguridad.

“Los programas de formación continuada contemplarán, para las diferentes categorías de personal, los objetivos, contenidos, actividades e instrumentos de evaluación correspondientes a su titulación, competencias y nivel de responsabilidad, incluyendo en todo caso, objetivos específicos en materia de protección radiológica”, añade. Esta formación será acreditada por la autoridad sanitaria competente “cuando se considere oportuno”.

En cualquier caso, con independencia de lo anterior, la instalación de un nuevo equipo o la implantación de una nueva técnica requerirán “de una formación adicional específica previa” a su uso clínico “en la que deberán participar los profesionales implicados”.

El Ministerio de Sanidad pretende con este proyecto “optimizar los criterios de calidad por los que se rigen las unidades asistenciales de radioterapia”, así como adecuarlos a las previsiones genéricas incluidas en el real decreto sobre justificación y optimización del uso de las radiaciones ionizantes para la protección radiológica de las personas con ocasión de exposiciones médicas.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.