15 dic 2018 | Actualizado: 17:40

Lío en el Sindicato Médico: dimisión catalana y España se degrada en la UE

La salida de Metges de Catalunya de CESM ha provocado una serie de consecuencias en cadena a nivel sindical

De izquierda a derecha, Albert Tomàs, Francisco Miralles, Tomás Toranzo y Enrico Reginato.
Lío en el Sindicato Médico: dimisión catalana y España se degrada en la UE
mié 21 febrero 2018. 17.40H
Laura Díez
El proceso independentista ha sacudido prácticamente todos los sectores de la sociedad. Los médicos no son una excepción, y un simple movimiento de fichas puede provocar una serie de consecuencias en cadena a nivel sindical, como la pérdida de una vicepresidencia española en la organización europea. 

Esto es lo que ocurrió el pasado mes de septiembre, cuando el sindicato Metges de Catalunya (MC) decidió posicionarse a favor de las instituciones catalanas y apoyaran las concentraciones que defendían el referéndum del 1-O. Días después era la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), de la que formaba parte MC, la que emitía un comunicado posicionándose en contra de esta decisión y defendiendo su "total apoyo al Estado de Derecho". Los roces provocaron que el sindicato autonómico decidiera desvincularse de la Confederación, y esto a su vez abría otra incógnita: ¿qué pasaba entonces con los cargos representativos de CESM ocupados por miembros de Metges o a propuesta suya?

El nuevo representante español en FEMS es Rafael Carrasco, aunque la federación aún no ha sido notificada



En esta situación se encontraba Albert Tomàs, responsable de Relaciones Institucionales de CESM y vicepresidente de la Federación Europea de Médicos Asalariados (FESM). En la última gran cita del sindicato europeo en Málaga, Tomàs fue ratificado por Francisco Miralles y Tomás Toranzo, secretario general y presidente de CESM, respectivamente, una ratificación condicionada, "pendientes de que Metges reconsiderara su posición. Como no lo hizo, Albert presentó su dimisión, que es lo que teníamos hablado. Es lo coherente, él está propuesto porque MC estaba aquí. Si ya no están, pues entiende que debe presentar su dimisión y se la aceptamos", explica a este diario Francisco Miralles

La versión del principal afectado, Albert Tomás, matiza que cuando surgió la polémica con Metges puso su cargo a disposición de la directiva de CESM, que aprovechó la reunión internacional en Málaga para ratificarle. Sin embargo, dos semanas después recibió la llamada del presidente de la confederación para pedirle que presentara su dimisión, "y la presenté, porque no voy a suponer ningún problema. Decidieron que yo, como soy catalán, y el sindicato catalán no estaba en CESM, tenía que dimitir", señala. 

Se da la circunstancia de que el propio Tomàs fue el promotor del cambio en los estatutos de la Federación cuando Carlos Amaya ya no pertenecía a CESM y continuaba de vicepresidente europeo. "Añadí que no se podía tener cargo alguno en la Federación si el sindicato que te ha propuesto no te avala. En mi caso, como CESM no me avalaba, en noviembre presenté mi dimisión, y ahora no tengo cargo alguno", relata a Redacción Médica

Ya hay sustituto

Pese a que Tomàs no ha recibido el documento oficial por parte de CESM que confirma su dimisión, Miralles anuncia que ya existe un sustituto para el cargo de secretario de Relaciones Internacionales. Se trata de Rafael Carrasco, presidente del Sindicato Médico Andaluz (SMA), que fue nombrado en el último Comité Ejecutivo y que llevará la representación de CESM en la FEMS. "La secretaría técnica lo propuso y lo ratificó el Comité Ejecutivo. Al final el único candidato era Carrasco, lo consensuamos y lo ratificamos. La vicepresidencia no la tenemos porque Tomàs ya no representa a la CESM pero tenemos representante en Europa", comenta el secretario general. 

Por su parte, el presidente actual de la FEMS, Enrico Reginato, ha señalado a este diario que Tomàs "lamentablemente" dimitió porque "dentro de CESM surgieron problemas legales relacionados con la secesión catalana. El mandato expiraba en octubre de 2018", apunta, recordando que en la próxima Asamblea General, en junio, se decidirá si se elige un nuevo vicepresidente hasta octubre, aunque "probablemente no se hará", ya que los vicepresidentes son dos y para estos pocos meses "la FEMS puede operar igualmente". 

De momento, el presidente de la federación europea añade que no saben todavía quién será el nuevo delegado de CESM, pese a que según explica Miralles, Carrasco ya ha asumido las funciones. Queda pendiente ver si España recupera su puesto de importancia en la vicepresidencia en la FEMS o queda degradada a una representación rasa. Lo que sí es seguro que Albert Tomàs no podrá optar a asumir de nuevo el cargo. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.