Las centrales llaman a hacer un "frente común" para reconocer las "especificidades" del colectivo

La lucha por el A+ entierra la fractura territorial del sindicalismo médico
Rafael Carrasco, Xavier Lleonart, Tomás Toranzo, Mabel Arcinega y Gabriel del Pozo.


16 nov 2022. 11.50H
SE LEE EN 4 minutos
“Estamos unidos para exigir al Ministerio de Sanidad, en función de sus competencias, que dé soluciones a los problemas de nuestra profesión”. Son palabras de Tomás Toranzo, que este miércoles ha proclamado una alianza médica “a nivel estatal” destinada a “presionar” para, entre otros objetivos, establecer un Estatuto “específico” para el colectivo médico y avanzar hacia la llamada categoría A plus. El presidente de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) ha anunciado este “frente común” en el que también se encuentran el Sindicato Médico de Euskadi, el de Andalucía y Metges de Catalunya, cuyos responsables han abogado también por poner soluciones a los problemas de la Formación Sanitaria Especializada, la falta de profesionales y el modelo de guardias. 

Los responsables sindicales del Sindicato Médico de Euskadi, Metges de Catalunya, el presidente de CESM, secretario general de CESM, y el presidente del Sindicato Médico Andaluz.


En una comparecencia de prensa en la que han participado también Gabriel del Pozo (secretario general de CESM), Xavier Lleonart (responsable de Metges de Catalunya), Mabel Arcinega (Sindicato Médico de Euskadi) y Rafael Carrasco (Sindicato Médico Andaluz), Toranzo ha denunciado que la actual regulación del sistema sanitario “es insostenible”. “La profesión está harta, ha dado todo de sí durante la pandemia y la vocación no puede ser la excusa de las administraciones para maltratar a los sanitarios”, ha advertido.

En este sentido, ha anunciado la creación de un “frente común” que ejerza presión sobre el Ministerio para que se aborden soluciones “para una profesión que comparte inquietudes, vocaciones y responsabilidades”.

Entre otras reivindicaciones, el secretario general de CESM, Gabriel del Pozo, ha hecho mención a la necesidad de desarrollar “un Estatuto específico” para un personal médico cuyo oficial “ya estaba regulado mucho antes que el Estatuto Marco”.

Dos vías para el Estatuto médico "específico"


Según Rafael Carrasco, en caso de que no pueda desarrollarse un Estatuto único para los médicos, se podrían recoger estas “especificidades” dentro del propio Estatuto Marco. En este sentido, ha apuntado que bajo este paraguas normativo se podría impulsar un nuevo grupo de clasificación, el A plus, que “diferencie” a la profesión médica del resto. “Se trata de adaptar nuestras condiciones de acceso y laborales a este nuevo marco”, ha apuntado el dirigente del Sindicato Médico Andaluz, que ha apelado a los 10 años que tarde un facultativo en formarse y ha subrayado que “esto no es una guerra contra nadie”, en alusión a las reivindicaciones de las enfermeras.

Xavier Lleonart ha rechazado poner “plazos” al impulso de la categoría A plus, pero ha aseverado que el colectivo es “optimista”. “El Ministerio va a tener que contar tarde o temprano con nosotros, y confiamos en que esta medida pueda salir adelante. Pero aunque no fuera así, eso no nos desacreditaría ni nos quitaría razón, porque lo merecemos”, ha recalcado.

A este respecto, ha avanzado que los sindicatos se servirán “de todas las medidas de presión que se tengan al alcance para que los tiempos se acorten”. Incluida la huelga, han apuntado los responsables sindicales, que sin embargo han incidido en que esta sería una medida extrema.

Un sistema MIR "que sirva solo para ordenar"


Durante la comparecencia, los sindicalistas han denunciado también los problemas que arrastra el Sistema Nacional de Salud relativos a la interinidad, el sistema de guardias y la falta de profesionales. “Sabemos que hay falta de especialistas en Familia, Psiquiatría, Radiodiagnóstico… pero seguramente el gran problema no es ese, sino que faltan profesionales que quieran ejercer en las condiciones que se nos ofrecen”, ha defendido Lleonart.

En cualquier caso, han considerado que la solución del problema no pasa por crear más plazas de médico, sino de reformular el MIR para “adecuarlo” a las necesidades del SNS. “Que sirva únicamente para ordenar a los aspirantes, que ya son médicos”, ha afirmado Mabel Arcinega.

Un momento de la comparecencia.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.