vie 21 febrero 2020. 12.40H
El 6 de noviembre de 1920, los representantes de varios los colegios de médicos de España se daban cita en Valencia en una asamblea que se convertiría en un hito histórico: la configuración de lo que hoy en día se conoce como el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos. El 10 de noviembre, de forma oficial, se fijaban las bases de una confederación que aglutina a los más de 260.588 médicos colegiados que hay en España (último dato registrado en el INE) y que hoy ha renovado su compromiso en una sede tan histórica como la efeméride: el Congreso de los Diputados.

Precisamente la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha sido la encargada de inaugurar el acto en la sala Ernest Lluch para quien los asistentes ha tenido un sentido homenaje. En sus palabras, Batet ha comparado la profesión médica con la política poniendo como ejemplo facultativos que han portado la cartera de Sanidad durante estos años de la democracia como Ana Pastor o María Luisa Carcedo.

En un acto en el que los facultativos han renovado su compromiso con la sociedad, el presidente del máximo organismo, Serafín Romero, ha recordado el papel de los médicos en el desarrollo del Sistema Nacional de Salud (SNS) asegurando que los médicos han protagonizado una “historia de compromiso institucional con el SNS apoyando grandes medidas puestas en marcha”. En la mesa, Romero y Batet han estado acompañados del ministro de Sanidad, Salvador Illa, y por el médico y diputado, Agustín Zamarrón.


Entre los restos del SNS que Salvador Illa ha destacado están "el envejecimiento, la cronicidad,  la despoblación, la falta de profesionales sanitarios y la digitalización del sistema"


Precisamente el ministro de Sanidad -al que Serafín Romero ha 'diagnosticado' desde su ojo clínico como un hombre de consenso-, ha puesto en valor el reconocimiento de la sanidad española dentro y fuera de sus fronteras. Un hecho que, a su juicio, es gracias al trabajo de todos los profesionales sanitarios, incluidos los médicos.  “Buena parte de este éxito de nuestros SNS se debe al trabajo riguroso de nuestros profesionales y, de manera especial, de nuestros médicos”.


El cambio en el SNS


En sus palabras, el ministro de Sanidad ha querido poner un toque de actualidad al acto recordando alguno de los restos con los que se ha encontrado al llegar al Paseo del Prado y con los que pretende avanzar. El envejecimiento, la cronicidad,  la despoblación, la falta de profesionales sanitarios o la digitalización del sistema; todo ello “manteniendo la eficiencia y sostenibilidad de nuestra sanidad”. En ese sentido, Illa ha pedido también la colaboración de todos los implicados, CCAA, pacientes y grupos políticos, así como “las profesiones sanitarias y los proveedores del sistema”.

Pero Illa no ha sido el único que ha puesto sobre la mesa los retos del SNS. El propio Serafín Romero ha asegurado que es el tiempo de “tomar medidas valientes para redefinir el sistema”. El modelo de formación sanitaria especializada, las áreas de capacitación o el barreno del daño santiario, son algunos de los puntos que los médicos han puesto en la agenda del ministro.

Así las cosas, Romero ha recordado a la sala que no hay debate social en el que no esté el profesional sanitario. Por ello, y con motivo de los nuevos debates sociales como la eutanasia o los vientres de alquiler, el máximo representante de los facultativos de España ha invitado a mirar la Declaración de Ginebra y su Código Deontológico “para todo aquel que quiera saber nuestra opinión al respecto”. 


Patrimonio Inmaterial de la Humanidad


Una de las peticiones más reiteradas de los médicos, que la relación médico-paciente sea considerada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, también se ha planteado en este foro. En este sentido, los médicos han reiterado la necesidad de que esto se reconozca. Algo con lo que ha coincidido el ministro Salvador Illa.

El político catalán ha subrayado que “los pacientes esperan que los médicos sean técnicamente competentes, francos y abiertos, honestos y veraces, y que muestren respeto en el trato personal, cualidades que le hacen acreedores de confianza, prestigio y consideración social”.


Batet: "Tanto los médicos como los políticos tenemos en nuestro ADN el compromiso con el otro"


Algo de lo que se ha sentido orgulloso Romero. “Nuestra responsabilidad es proteger y tutelar las necesidades de salud de las personas. Desarrollar funciones esenciales que incluyen la protección social, compromiso con la innovación, colaboración y trabajo en equipo”, ha añadido.


Médicos y políticos


Una de las comparaciones que más ha gustado a la sala ha sido la realizada por Batet sobre las similitudes entre la profesión médica y los políticos. “Ambas actividades siguen siendo un arte que precisan de la prudencia. Tienen en su ADN el compromiso con el otro y su finalidad es el servicio”, ha introducido.

Además, Batet ha asegurado que tanto la Medicina como la Política implican “el ejercicio de un poder sobre los demás orientado al servicio público”. Una actividad cargada de poder que, a su vez “implica” responsabilidad. Por ello, y en virtud del poder que tienen sobre el paciente o la sociedad en general, la presidenta del Congreso ha inspirado a ambas partes a tener, por encima de todo, respeto hacia “quienes asumen las consecuencias de nuestras decisiones y a quienes participan, aunque sea desde opciones distintas”.

Serafín Romero, presidente de Cgcom; Meritxell Batet, presidenta del Congreso de los Diputados; Salvador Illa, ministro de Sanidad; y Agustín Zamarrón, diputado del PSOE en el Congreso de los Diputados.



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.